29.05.2024 |
El tiempo

PLAN ANTITABACO

El plan antitabaco del Gobierno es una "maniobra de distracción"

Pascual urge a centrarse en asuntos relevantes como Atención Primaria y distribución de fondos, evitando distracciones como el plan antitabaco, y aboga por la cooperación en el CISNS

Una persona fumándose un cigarro. / María José López
Una persona fumándose un cigarro. / María José López
El plan antitabaco del Gobierno es una "maniobra de distracción"

El consejero de Salud de Cantabria, César Pascual (PP), ha expresado su deseo de abordar «temas serios» en el Consejo de Interterritorial de Sanidad, instando a evitar distracciones como el plan antitabaco. En su opinión, se debe dar prioridad a asuntos relevantes como la Atención Primaria y la distribución de fondos. Pascual ha subrayado la importancia de dejar de lado «maniobras de distracción» y concentrarse en cuestiones fundamentales. Respecto al tabaquismo, ha recordado que las comunidades autónomas siempre han implementado acciones al respecto. Además, ha llamado a la «serenidad» y ha criticado la búsqueda de confrontación por parte de la ministra de Sanidad, Mónica García, abogando por la cooperación en el marco del CISNS.

El consejero de Salud de Cantabria, César Pascual, ha dejado clara su postura en relación con el enfoque que considera necesario adoptar en el ámbito de la sanidad. Antes de participar en el Consejo de Interterritorial de Sanidad (CISNS), ha manifestado su preocupación por lo que él percibe como una tendencia hacia la distracción de temas cruciales en favor de otros que, a su juicio, no merecen tanta atención. Desde su punto de vista, la relevancia de la Atención Primaria y la distribución de fondos dentro del ámbito de la sanidad debe prevalecer sobre cualquier otro asunto que pueda surgir en la agenda. En ese sentido, ha hecho hincapié en la necesidad de evitar que se desvíe la atención hacia lo que él denomina «maniobras de distracción», como es el caso del plan antitabaco que se plantea discutir en el Consejo.

El consejero ha expresado su deseo de que se ponga fin a la constante discusión sobre el tabaquismo, recordando que las comunidades autónomas, incluida Cantabria, han llevado a cabo planes y acciones para abordar este problema de salud pública. Por lo tanto, considera que no es justo que se cuestione su compromiso con la lucha contra el tabaco.

Además, Pascual ha llamado a la «serenidad» en el debate y ha criticado la tendencia a realizar «declaraciones gratuitas» que no contribuyen a avanzar en la búsqueda de soluciones efectivas. En este sentido, ha advertido sobre la necesidad de evitar anuncios precipitados que luego deban ser corregidos, lo que puede generar confusión y desconfianza entre la población. En cuanto a la ministra de Sanidad, Mónica García, el consejero ha expresado su preocupación por lo que percibe como una actitud de confrontación por parte de esta, en lugar de buscar la cooperación y la coordinación necesarias para abordar los desafíos que enfrenta el sistema de salud. Ha instado a la ministra a centrarse en el trabajo dentro del CISNS y a dejar de lado las disputas públicas que, en su opinión, no contribuyen a resolver los problemas reales.

En última instancia, ha reafirmado su compromiso con el diálogo y la colaboración en el marco del Consejo Interterritorial, donde considera que deben discutirse y tomarse decisiones importantes que afectan a la salud de los ciudadanos. Por lo tanto, ha hecho un llamado a todas las partes involucradas a dejar de lado las diferencias políticas y trabajar juntos en beneficio de la población.

La postura de César Pascual refleja las preocupaciones y prioridades que existen en el ámbito de la sanidad en Cantabria y más ampliamente en España. La atención a la Atención Primaria y la distribución de fondos son cuestiones fundamentales que afectan directamente a la calidad de los servicios de salud que se ofrecen a la población. Por lo tanto, es comprensible que el consejero insista en la necesidad de darles prioridad en la agenda política y evitar que otros temas menos urgentes desvíen la atención de los verdaderos problemas.

Respecto al tabaquismo, es evidente que sigue siendo un problema de salud pública importante que requiere medidas efectivas por parte de las autoridades sanitarias. Sin embargo, la discusión sobre este tema no debería eclipsar otros asuntos igualmente importantes, como la falta de recursos en la Atención Primaria o la distribución desigual de fondos entre las comunidades autónomas.

La crítica de Pascual hacia la ministra de Sanidad también pone de manifiesto las tensiones políticas y la falta de cooperación que a veces dificultan la toma de decisiones en el ámbito de la salud. En lugar de centrarse en los intereses partidistas, es fundamental que todas las partes involucradas prioricen el bienestar de los ciudadanos y trabajen juntas para encontrar soluciones efectivas a los desafíos que enfrenta el sistema de salud.

El plan antitabaco del Gobierno es una "maniobra de distracción"
Comentarios