16.06.2021 |
El tiempo
miércoles. 16.06.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

Los lobos mataron 4.100 cabezas de ganado en 21 meses en Cantabria

Galicia, Asturias, Cantabria y Castilla y León piden el aplazamiento del grupo de trabajo del lobo

Uno de los dos potros muertos por los lobos en la finca El Jaro de Cabezón de la Sal el 25 de abril de 2020. / A. Saja
Uno de los dos potros muertos por los lobos en la finca El Jaro de Cabezón de la Sal el 25 de abril de 2020. / A. Saja
Los lobos mataron 4.100 cabezas de ganado en 21 meses en Cantabria

El director general de Biodiversidad del Gobierno de Cantabria, Antonio Lucio, ha asegurado que los lobos han matado a unas 4.100 reses de ganado entre abril de 2019 y diciembre de 2020 en la región, lo que ha supuesto indemnizaciones por más de 1 millón de euros a ganaderos. En concreto, los datos de 2019 reflejan que los lobos atacaron a  2.600 reses mientras que en 2020, con datos aún provisionales porque los afectados pueden pedir indemnización por los daños hasta un año después, la cifra llega hasta los 1.500 ejemplares.

Por ello, los ataques que hayan podido ocurrir durante los meses de noviembre y diciembre de 2020 todavía se están analizando o incluso, puede que no hayan llegado los informes o las peticiones.

Cerca de 170 lobos en la región. Tras la decisión de incluir al lobo en el listado de especies de protección especial, Lucio ha explicado que teniendo en cuenta los daños producidos en reses y el lugar donde se han producido, la última estimación del cupo de lobos ibéricos con los que cuenta la región es de 19 grupos reproductores y calculando el número medio por grupo eso podría equivaler a unos 170 ejemplares. «El Plan de Gestión del Lobo solo permite extraer el 20 por ciento del cupo de lobos que haya en el momento, por lo que ahora el cupo de extracción para la campaña 2020-2021, que comenzó el pasado 1 de agosto y finalizará el 31 de julio de este año, es de 39 ejemplares», ha explicado. Lucio ha señalado que para controlar el cupo de lobos en Cantabria, no se hacen batidas sino que se hacen «esperas o aguardos» ya que los guardas del Medio Natural tienen datos «muy precisos» de dónde se encuentran los animales, porque «no es un control discriminado, se hace en función de las zonas y del número de daños».

Así, según precisa, generalmente tras hacer un seguimiento de los grupo de lobos ibéricos en la región, los guardas o esperan en el sitio a dispararles o bien con un pequeño grupo recorren el terreno y disparan. «Lo que tiene la gestión del lobo en Cantabria es que también habilita, no la realización de batidas de caza por parte de cazadores como caza deportiva del lobo, no, sino en batidas de jabalí en determinadas zonas de Cantabria y en determinadas batidas, tras autorización por parte de la Consejería, se les permite disparar a un lobo», ha añadido el director general de Biodiversidad.

Sin embargo, ha matizado que «lógicamente» esa opción de disparar a un lobo se encuentra dentro de ese cupo de 34 ejemplares que se ha determinado para la temporada 2020-2021. Antonio Lucio aclara que, si el plan de gestión del lobo contempla que en una zona concreta de Cantabria se deben matar dos lobos porque «no hay que quitar más» si se matan en dos batidas de jabalí, los guardas, salvo que los daños se disparasen otra vez, no harían mas controles. «Es un control absolutamente exhaustivo, no es que un control de que los cazadores cuando salgan a cazar puedan disparar al lobo, de ninguna manera. Nosotros no hacemos batidas de lobo que se subasten o que se vendan, sino simplemente la caza de jabalí en aquellas zonas que entendemos que es posible que el control de un ejemplar en una batida dentro de ese cupo pueda ayudarnos a conseguir el cupo», ha añadido. Y ha asegurado que en la práctica, por encima del 60 por ciento los lobos son capturados por los guardas.

indemnizaciones. Lucio ha explicado que desde la implantación en abril de 2019 del Plan de Gestión del Lobo en Cantabria hasta finales de 2020, han pagado o están en fase de tramitación más de un millón de euros por los daños producidos por los lobos en los reses de ganado de toda la región. Porque, según ha explicado, antes de abril de 2019 solo se pagaban daños por las zonas. Y, en concreto, en 2019 se han pagado algo más de 600.000 euros en daños, mientras que en 2020 han sido 400.000 euros, con la provisionalidad de los datos de este último año.

Postura común del norte de España. Por otro lado, Galicia, Asturias, Cantabria y Castilla y León han solicitado aplazar la reunión del grupo de trabajo sobre el lobo «hasta que no se aclaren las circunstancias e irregularidades» en la última reunión de la comisión estatal para el patrimonio natural y la biodiversidad, celebrada el pasado 4 de febrero.

Así se lo ha comunicado la directora general de Patrimonio Natural del Gobierno gallego, Belén do Campo, al director general de Biodiversidad, Bosques y Desertificación, Jorge Luis Marquínez, después de recibir un correo electrónico del comité de flora y fauna silvestre y del grupo de trabajo del lobo, con la convocatoria a una reunión técnica para hoy, miércoles, en base al cumplimiento de los acuerdos adoptados en la comisión estatal.

Las regiones al norte del río Duero, informa la Consellería de Medio Ambiente gallega en un comunicado, consideran que dicha resolución «es una propuesta, no un acuerdo, que no da por finalizado el procedimiento administrativo» y que, además, «presenta una serie de irregularidades que deben ser corregidas». Tal y como viene denunciando la Xunta de Galicia, estas irregularidades afectan tanto a la tramitación del procedimiento como a la celebración de la última reunión de la comisión estatal, al indicar que el propio dictamen emitido por el comité científico señala «la ausencia de criterios objetivos para la inclusión de especies en el Listado de especies silvestres en régimen de protección especial (Lesrpe)».

Así, la Administración gallega se suma a las acciones y medidas que las comunidades al norte del río Duero (Asturias, Cantabria y Castilla y León) emprenden para frenar la inclusión del lobo en el citado Listado.

Según expone la Xunta en el comunicado, estas regiones, que albergan más del 95 % de los lobos de España, defienden que «esta decisión estatal carece de fundamento técnico y científico y vulnera las competencias exclusivas en materia de caza de las comunidades autónomas», al señalar que la propia normativa comunitaria permite que las poblaciones de lobo al norte del Duero «puedan ser gestionadas con normas cinegéticas».

A consulta pública la norma que da al lobo protección especial. Por su parte, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco) ha sacado a consulta pública este martes la orden para incluir a todas las poblaciones españolas de lobo («canis lupus») en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial. Las alegaciones en esta fase pública se podrán presentar hasta el próximo 26 de febrero. Para incluir al lobo en ese listado hay que modificar, mediante una Orden, el anexo del Real Decreto 139/2011, de 4 de febrero, que lo incluye, según el texto consultado por Efeagro.

El documento publicado ayer incide en que la información científica sobre el estado de conservación del lobo «aconseja que goce de un régimen de protección especial».

De este modo, según el Ministerio, se atienden las propuestas de actualización recibidas y se mantiene esta herramienta de protección legal de la biodiversidad actualizada, de acuerdo al conocimiento científico disponible. Además, se da cumplimiento a los acuerdos adoptados en el seno de la Comisión Estatal para el Patrimonio Natural y la Biodiversidad, del 4 de febrero pasado.

La Ley 42/2007, de 13 de diciembre, permite a este Departamento incluir o cambiar de categoría en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y en el Catálogo de Especies Amenazadas los taxones merecedores de una atención y protección particular en función de su valor científico, ecológico, cultural, por su singularidad, rareza o grado de amenaza. También los que figuren como protegidos en los anexos de las Directivas y los convenios internacionales ratificados por España. El informe indica, además, que «no se han valorado más alternativas que la elaboración de la Orden Ministerial», ya que la norma «habilita al titular del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico a ello».

Podemos pide recuperar el borrador del Plan del Lobo de 2016

Podemos Cantabria ha pedido a la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria que de marcha atrás en sus «posicionamientos frente al lobo» y recupere el borrador del Plan del Lobo de 2016, nacido del acuerdo entre la Federación de Caza, colectivos conservacionistas y ecologistas y las principales asociaciones ganaderas de la región. En un comunicado, la formación considera que la política llevada por la Consejería con respecto al lobo «ha sido un fracaso que no ha dejado contento a nadie», señalando que se ha mantenido al lobo como especie cinegética y han aumentado los ataques a los ganaderos. Para Podemos, existía un consenso que «inexplicablemente se dinamitó» y es hora de recuperarlo y trabajar «por el bien de todos».

EQUO. Por otro lado, EQUO Cantabria ha mostrado este martes su satisfacción por que la Comisión Estatal de Protección del Patrimonio Natural y la Biodiversidad haya aprobado la propuesta de elevar la protección del lobo y lo ha valorado como un «paso clave» para que se prohíba definitivamente la caza de esta especie al norte del Duero.

Los lobos mataron 4.100 cabezas de ganado en 21 meses en Cantabria
Comentarios