27.01.2021 |
El tiempo
miércoles. 27.01.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

La Junta de Personal Docente de Cantabria pospone la protesta

STEC, Anpe, TU, CCOO y UGT, consideran que tras el auto del Tribunal Superior de Justicia  «Lombó no puede seguir ni un minuto más al frente de la Educación de Cantabria»

Rueda de prenda de la Junta de Personal Docente. / Hardy
Rueda de prenda de la Junta de Personal Docente. / Hardy
La Junta de Personal Docente de Cantabria pospone la protesta

La Junta de Personal Docente ha decidido posponer la concentración prevista este viernes, 6 de noviembre, ante el confinamiento municipal decretado en Cantabria, que entró ayer en vigor. La iniciativa se había adoptado por mayoría de los sindicatos representados en la Junta (STEC, ANPE, TU, CCOO y UGT) en señal de protesta por la suspensión de las vacaciones escolares, decisión anulada después judicialmente, y para exigir el cese de la consejera del ramo, Marina Lombó, por la medida y el revés judicial.

La protesta iba a tener lugar frente a la sede de la Consejería de Educación, pero se ha visto «alterada» por el anuncio de ayer a mediodía del presidente regional, Miguel Ángel Revilla, sobre el confinamiento de todos los municipios. En este sentido, la Junta recuerda que en el «conflicto provocado» por la Consejería «siempre» ha tenido presente realizar las acciones bajo el «respeto escrupuloso de todas las normas de seguridad». Y por eso ha estimado «conveniente», ante el cierre municipal, no llevar adelante la concentración del viernes. «Esta Junta deseaba poder dar cauces para la protesta contra la consejera Lombó a todo el profesorado y a la comunidad educativa en general, pero por encima de todo somos responsables socialmente y estamos comprometidos con la salud pública de Cantabria», argumenta el órgano sindical, que subraya que el acto previsto queda «pospuesto temporalmente» hasta que concluya el confinamiento municipal.

Según la Junta de Personal Docente, la protesta nacía en señal de protesta por la «falta de respeto», las «imposiciones», la ausencia de «diálogo» y las «manipulaciones» de la consejera de Educación, Marina Lombó, a la espera de que decida dimitir o sea destituida por el presidente de Cantabria. Miguel Ángel Revilla.

comparecencia. La presidenta de la Junta de Personal Docente, Belén González (STEC), junto a las representantes en la Junta de los sindicatos Anpe, Tu, CCOO y UGT, han considerado en rueda de prensa que, tras el auto del Tribunal Superior de Justicia que ha dejado en suspenso la decisión de la Consejería de suspender la semana de descanso lectivo, «Lombó no puede seguir ni un minuto más al frente de la Educación de Cantabria». Y han subrayado que si ella no dimite y el presidente no la destituye «de manera inmediata», el presidente será «corresponsable del caos que se está produciendo en el sistema educativo». Belén González ha destacado que la «imposición, sin ningún tipo de acuerdo o justificación» de la supresión desencadenó un conflicto que, a juicio de la Junta de Personal, «va mucho más allá de este problema concreto del calendario».

«Lo que ha ocurrido es la culminación de toda una política de imposiciones y falta absoluta de diálogo por parte de Lombó, que se viene manteniendo en toda su gestión desde que comenzó la pandemia», ha opinado González, para quien la medida adoptada por la Consejería ha sido «la gota que ha colmando el vaso y la chispa que ha hecho estallar un conflicto por la serie de asuntos que se vienen arrastrando desde hace meses». Por ello, la Junta de Personal organizó las protestas, que buscan que Lombó cese en el cargo, y que se se cumplan todas las recomendaciones hechas por los ministerios de Sanidad y Educación para convertir los centros educativos en lugares más seguros aún, principalmente con la contratación del suficiente profesorado para que se respete la distancia de seguridad interpersonal y se disminuyan las ratios.

También reclaman que se contrate todo el profesorado necesario para que como consecuencia de la pandemia y de las medidas de seguridad que lleva emparejadas, no disminuya la calidad del sistema educativo público, sino todo lo contrario. Así como que la Consejería ponga todos los medios para el cumplimiento íntegro de los planes de contingencia de los centros, de forma que el trabajo hecho por parte de los centros educativos no quede en papel mojado.

También reivindican que todo el dinero que ha recibido Cantabria (21 millones de euros) del Estado central en forma de fondos no reembolsables (Fondo COVID) se emplee en su totalidad en la red de centros públicos de Cantabria. Y alertan de que el profesorado no puede afrontar por segunda vez una situación como la que padeció desde mediados del mes de marzo, por lo que exigen una negociación laboral del teletrabajo antes de que haya que trabajar semipresencialmente o desde los domicilios. La Junta de Personal Docente ha insistido en que Lombó debe dimitir por una «cuestión de dignidad» y le han reprochado que aún «no se ha dignado» a convocar a las organizaciones sindicales para dar explicaciones de lo ocurrido, ni se haya disculpado por los daños causados.

La Junta de Personal Docente de Cantabria pospone la protesta
Comentarios