16.05.2021 |
El tiempo
domingo. 16.05.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

El Gobierno cántabro flexibiliza las medidas covid en las residencias

Este nuevo protocolo permite el contacto físico entre usuarios y familiares | 

El Gobierno cántabro adopta la medida a la luz de a reducción de los contagios por covid

Varios familiares en una visita en la residencia Virgen del Faro de Santander.  / HARDY
Varios familiares en una visita en la residencia Virgen del Faro de Santander. / HARDY
El Gobierno cántabro flexibiliza las medidas covid en las residencias

El nuevo protocolo aprobado por el Gobierno de Cantabria para los centros de mayores permite el contacto físico entre residentes y familiares y flexibiliza las medidas existentes hasta ahora, una vez que el proceso de vacunación e inmunización ha concluido con éxito en todas las residencias de la región.

Además, el documento, que aparece publicado este viernes en una edición extraordinaria del Boletín Oficial de Cantabria (BOC), autoriza la entrada de menores a las residencias, así como la reapertura de los centros sociales de mayores a partir del próximo lunes, 29 de abril.

El Gobierno regional adopta esta medida a la luz de la reducción de los contagios por covid entre los usuarios de estos centros, una vez que el proceso de inmunización se ha completado transcurridas unas semanas desde la finalización de la campaña de vacunación.

Cantabria, a diferencia de otras comunidades autónomas, ya permitía las visitas a las residencias desde el pasado 26 de mayo, así como las salidas de los residentes.

Ahora, el nuevo protocolo elaborado amplía el número de visitas que pueden recibir las personas usuarias de las residencias, así como el tiempo de duración, que estaba limitado a una hora.

El documento informa a los residentes, trabajadores y familiares de que, aunque existe un «riesgo significativamente menor de padecer la enfermedad después de la vacunación», éste no desaparece por completo, ya que la vacuna no garantiza una protección total.

Por este motivo, se hace hincapié en que el funcionamiento de los centros se ajustará al estricto cumplimiento de las medidas generales de protección y seguridad tanto para trabajadores como para usuarios (distancia de seguridad, higiene, protección, ventilación, desinfección de estancias y materiales comunes).

Otra de las novedades es que para la incorporación de un nuevo trabajador será necesario que haya recibido, al menos, la primera dosis de la vacuna o, en su defecto, una prueba de diagnóstica con resultado negativo.

En este último caso, se promoverá su vacunación lo antes posible y se extremarán las medidas de precaución hasta completar la pauta de vacunación. En cuanto a los residentes, se mantiene la conveniencia de establecer grupos convivenciales para las diferentes actividades y se asegurará el cumplimiento de las medidas de prevención cuando haya contacto entre los diferentes grupos en comedores salas de rehabilitación, gimnasios, capillas u otros lugares semejantes.

Lo mismo ocurrirá en los centros de atención diurna, donde seguirá un criterio de agrupamiento para que, en caso de posible contagio o sintomatología de un usuario, se pueda intervenir rápidamente.

Como criterios generales, el protocolo recuerda que no deberán acudir a los centros los trabajadores que tengan síntomas compatibles y que todos ellos deberán contar con un plan de contingencia y con un coordinador covid, tal y como se acordó desde el inicio de la pandemia.

Además, cada residencia deberá disponer de la capacidad de aislamiento individualizado para, al menos, el 10 % de sus usuarios.

También se autoriza la prestación de servicios de peluquería y podología, siempre con cita previa y garantizando en todo momento la protección del profesional y de la persona usuaria con mascarilla, así como la limpieza y desinfección de utensilios y superficies después de cada uso.

VISITAS. La dirección del centro continuará coordinando las visitas y la entrada de familiares para asegurar su escalonamiento, procurando que puedan ser diarias.

Se organizarán en función de las características de cada instalación y se efectuarán siempre con cita previa, por un tiempo limitado de al menos una hora.

Asimismo, se permitirá las visitas con niños siempre que se garantice un espacio específico para ello.

Las visitas se realizarán, generalmente, en dependencias con acceso directo desde el exterior, a fin de evitar la deambulación por el centro.

En todo caso las estancias y el mobiliario se desinfectarán tras cada visita y los visitantes acudirán provistos de mascarilla, que deberán abrir y colocarse tras el lavado de manos en presencia del personal del centro.

No está permitido introducir comida sin envasar u objetos del exterior que no sea posible desinfectar.

CENTROS SOCIALES. En los centros sociales de mayores se determinará el aforo máximo de las distintas dependencias y espacios comunes, así como de aquellos lugares en los que se podrán desarrollar actividades, realizando los ajustes en la organización horaria que resulten necesarios para evitar el riesgo de coincidencia masiva de personas.

En el acceso a los centros, así como en las diferentes salas de uso común, deberá existir cartelería informativa recordatoria de medidas de seguridad, así como dispensadores de gel hidroalcohólico para la higiene de manos.

Además, se llevará a cabo un control de los usuarios que acceden al centro, así como los que participan en cualquier taller o actividad.

El Gobierno cántabro flexibiliza las medidas covid en las residencias
Comentarios