03.12.2020 |
El tiempo
jueves. 03.12.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

La flota cántabra confía en el bonito tras el fiasco del verdel y el bocarte

Un pesquero pasa junto a la isla de Mouro. / Cubero
Un pesquero pasa junto a la isla de Mouro. / Cubero
La flota cántabra confía en el bonito tras el fiasco del verdel y el bocarte
La flota pesquera de Cantabria se muestra esperanzada ante la llegada del bonito a las costas de la región para intentar paliar, en esta tercera gran cita del Cantábrico, los resultados adversos en unas campañas de la caballa (verdel) y el bocarte (anchoa) marcadas por la crisis sanitaria del coronavirus.

Tras detectarse hace una semana los primeros cardúmenes de túnidos en aguas de la región, la mayor parte de las embarcaciones de pesca al curricán y viveros han salido a la mar en busca del atún blanco que, si bien "parece que ha hecho una entrada halagüeña, desde hace tres días apenas se encuentra por aquí".

Así lo ha explicado a Efe el presidente de la Federación de Cofradías de Pescadores de Cantabria, Miguel Fernández, al que no le preocupa ese extremo porque considera que "aún es temprano" para que el bonito gane presencia en esta pesquería.

Después de las primeras partidas llegadas de las Azores que, como es habitual, se han pagado a un montante elevado en lonja, los precios "se están nivelando con medias de 4,20 a 4,30 euros/kilo".

"El lunes se desembarcaron en Santoña unos 50.000 kilos entre 14 barcos pequeños y 4 de viveros, y esta mañana unos 12.000 kilos", ha explicado Fernández, que se han despachado rozando los cuatro euros.

Este año el Total de Admisible de Capturas (TAC) de bonito para toda la flota del Cantábrico se sitúa en 15.500 toneladas, una cifra acordada por la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT) y que, a diferencia de especies como el verdel, no está supeditada a un reparto entre comunidades autónomas.

Precisamente, la costera de la caballa abrió la temporada pesquera en el norte de España con ilusión ante un aumento del cupo después de sendos descensos del 20 por ciento en los dos últimos años.

La flota cántabra confía en el bonito tras el fiasco del verdel y el bocarte
Comentarios