16.02.2020 |
El tiempo
domingo. 16.02.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

TRIBUNALES AGRESIÓN

Fiscalía mantiene la petición de 12 años para el acusado de violar a una joven 17 años

Fiscalía mantiene la petición de 12 años para el acusado de violar a una joven 17 años

La Fiscalía ha mantenido su petición de 12 años de cárcel para el joven acusado de agredir sexualmente a una chica de 17 años, mientras que la acusación particular, a la vista de la gravedad de los hechos que considera demostrados, ha elevado su petición de 12 años a 13 y nueves meses.

Así ha concluido este miércoles el juicio que se abrió el pasado 22 de octubre en la Audiencia de Cantabria y en el que la defensa ha pedido la libre absolución de su representado por entender que solo se han escuchado "dos versiones contradictorias" de lo ocurrido y que la relación sexual que el acusado ha reconocido que se produjo fue "proyectada" y "consentida".

Para la Fiscalía, la declaración de la presunta víctima en la que relató que cuando ambos se encontraban en las escaleras del inmueble en el que reside el acusado, éste sacó un cuchillo de grandes dimensiones y se lo colocó en la zona del estómago "exigiéndola tener relaciones sexuales", ha sido "persistente", "recurrente" y "creíble".

El fiscal considera que en el testimonio de la joven no hay "ninguna fisura", además de que no se aprecia motivo alguno para que se haya "inventado los hechos" que ha narrado.

Además, ha opinado que "no parece coherente" que haya denunciado al acusado solo por haber eyaculado en su interior exponiendo al joven a una "pena de prisión tan grave", cuando podía haberse dirigido a su centro de salud para que le facilitaran la "píldora poscoital".

También le parece una "prueba contundente" que, tras lo ocurrido, "en una noche de fiesta llamó a su madre ocho veces". Y ha añadido que el único que ha faltado a la verdad es el acusado que "primero declaró que no habían mantenido relaciones y solo cambió su declaración cuando apareció semen en la ropa interior de la joven".

Por su pare, la acusación particular ha afirmado que el procesado "se sirvió del engaño y de la vulnerabilidad de la víctima", primero haciéndola ir a su domicilio con la excusa de que el novio de la joven (primo del acusado) la iba a llamar desde la cárcel en la que se encuentra, para luego someterla amenazándola con un cuchillo.

"Se trata de un acto de dominación machista, no solo de acceso carnal", ha añadido el letrado, apuntando que tras la agresión, acompañó a la joven al salir del portal, acudieron a un establecimiento de copas, cogieron un taxi y se dirigieron a una discoteca "disfrutando de la intimidación ya sin la necesidad de exhibir el cuchillo que llevaba entre la ropa".

También ha incidido en que el "daño moral" que ha sufrido la joven "ha sido tan grave que ha tenido que cambiar su residencia a otra ciudad".

Sin embargo, la defensa ha opinado que no se han escuchado testimonios que avalen lo relatado por la presunta víctima y únicamente se han escuchado "dos versiones contradictorias" de lo ocurrido a partir de ambos se dirigieron al domicilio del acusado.

Además, ha señalado que el acusado primero afirmó que no había mantenido relaciones porque habían llegado al "pacto" de que "nadie tenía que saber que había consumido cocaína y que habían mantenido una relación sexual".

También ha recordado que varios testigos han relatado que estuvieron de "botellón" en la plaza de México de Santander, donde además de consumir alcohol "había sustancias estupefacientes (marihuana y cocaína)".

"Ella consumió alcohol y cocaína y estaba afectada", ha añadido el letrado, para quien "no es creíble" que solo hubiera bebido dos cervezas desde las 22.38 y la 1.45 horas, momentos en los que está acreditado que ya estaba en el botellón y entrando en el portal del acusado, respectivamente.

Asimismo, ha prestado atención al hecho de que la joven haya declarado que el acusado no se puso preservativo porque "no dio tiempo". Para la defensa, si lo hubiera usado no se habría producido la denuncia ya que "eso fue lo único imprevisto" que ocurrió aquella noche.

"Estaba afectada por consumo de alcohol y cocaína y enojada porque terminó dentro de ella y por eso ideó esta ficción", ha resaltado el letrado, para quien la joven tuvo "motivos espurios suficientes para no decir la verdad porque estaba enfadada con el acusado".

También le parece "absurdo" el argumento de que hubiera accedido a ir al domicilio del acusado para recibir una llamada "desde prisión, a las dos de la mañana" y ha recordado que la joven "pudo pedir auxilio" cuando estaban en las escaleras del inmueble "y no lo hizo", además de que "en todo momento tuvo disponibilidad de su teléfono móvil".

loading...
Comentarios