04.03.2021 |
El tiempo
jueves. 04.03.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

El Fiscal ve miedo en los testigos y la defensa le acusa de confundir

Vista del exterior de los juzgados de Santander. / ALERTA
Vista del exterior de los juzgados de Santander. / ALERTA
El Fiscal ve miedo en los testigos y la defensa le acusa de confundir

La fiscal del apuñalamiento mortal a la salida de un 'after' de la capital cántabra ha aludido este jueves, en la penúltima sesión del juicio, al "miedo" de testigos presenciales a los familiares de los acusados, dos primos imputados por asesinato y maltrato de obra, a la hora de reconocerles como autores de los hechos.

Sin embargo, las defensas de S.L.G. y M.L.G. han cuestionado las pruebas contra sus clientes, que en su opinión se han recabado después de buscar "un culpable" -no "el culpable"- de un suceso cometido por "otra persona".

"Recogen indicios y luego dan forma", ha expuesto uno de estos letrados ante los miembros del jurado, que este viernes deberán deliberar y pronunciarse sobre el objeto del veredicto con el que el que quedará visto para sentencia.

En la sesión, celebrada desde la semana pasada en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Cantabria, las partes han expuesto durante cerca de cuatro horas sus informes finales ante el tribunal, tras seis jornadas en las que han oído a los procesados -que negaron su implicación en los hechos y se declararon inocentes-, testigos y peritos.

Antes de esta exposición, el Ministerio Público elevó a definitivas sus conclusiones, manteniendo que lo ocurrido es un delito de asesinato por el que sigue interesando 20 años de cárcel para el principal implicado o, alternativamente, que sea condenado por homicidio, penado con 12 años.

MIEDO A LA FAMILIA LARRALDE

"En Santander, a la familia Larralde se la tiene miedo", ha afirmado la representante de la Fiscalía en su intervención, durante la que ha avisado a los jurados que tendrán que "valorar ese miedo" -que ella no "justifica" pero sí "entiende"- al determinar la culpabilidad o inocencia de los arrestados por este crimen, cometido sobre las nueve y media de la mañana del 18 de agosto de 2018 en la calle Barcelona, a la salida del pub 'Vendetta'.

Entre otros testigos de lo sucedido, se ha referido a uno considerado clave por todas las partes: el portero del 'after', presente durante una pelea entre agresor y víctima, y cuya declaración se ha ido "diluyendo" a lo largo de la causa, hasta el punto de no reconocer en el juicio a S.L.G. como autor de la puñalada mortal.

Durante su exposición, la fiscal ha rechazado los "fuegos de artificio" lanzados por las defensas en torno a la investigación policial llevada a cabo -que fue "correctísimamente"- y otros extremos del proceso, por lo que ha tachado las cuestiones en torno a las diligencias de "brindis al sol".

"Son anzuelos, por si alguno cae", ha avisado a los jurados, a los que ha relatado los hechos enjuiciados, que fueron "muy rápidos" tras "un mal encuentro" fruto igualmente de la "mala suerte", después de una noche de copas.

En este sentido, ha aludido al estado del agredido tras el consumo de alcohol y otras sustancias durante varias horas, y ha destacado que uno de los vídeos recopilados de diferentes cámaras de seguridad "se le ve haciendo eses: no podía pelearse". "Llevaba las manos desnudas y una gran borrachera", ha ilustrado la fiscal sobre la víctima, que entonces tenía 38 años y un hijo menor, y que sufrió varias heridas por arma blanca, una de ellas "mortal de necesidad" en el pecho.

A su entender, por estar "embriagado" y "drogado" no se pudo "defender", ni el agresor le dio "opción" tras la trifulca, pues fue todo "muy breve". "No estaba preparado para ese ataque tan brutal", tras el que recibió una patada en la cabeza "totalmente gratuita", propia de "un matón" y achacada al segundo procesado.

TRUCOS DE MAGIA

Un asunto en el que ha vuelto a incidir la acusación particular, ejercida por la madre y hermanos del fallecido, y para quien ese hecho no constituye un maltrato de obra, sino "un poquito más": un ataque a la integridad moral, por el que pide para M.L.G. la misma multa que la fiscal -1.200-, además de 30.000 de indemnización y 15 meses de cárcel.

Por otro lado, este letrado ha censurado igualmente el "espectáculo" o "truco de magia" de la defensa del acusado por el asesinato, que propuso durante la prueba testifical que el portero del club mirara tras el biombo donde estaba su representado a ver si le reconocía, con resultado negativo.

Ha dudado de que el empleado del 'after' procediera siquiera a comprobarlo. "No sé si cerró los ojos, pero ni se molestó un minuto o 20 segundos en mirar y dar vuelta a la imagen, a ver si la nebulosa de su memoria le permitía recordar", ha comentado sobre esa práctica. "¿Y quién se cree que no vio al agresor?", se ha preguntado a continuación.

Para esta parte, durante las pesquisas y la prueba ha quedado "sobradamente acreditado" y "sin ningún género de dudas" la autoría del asesinato y la patada en la cabeza, a pesar del "miedo o lo que sea" de los testigos para "no querer reconocer a los acusados".

DISOLUCIÓN ANTICIPADA DEL JURADO

Sus defensas han cuestionado en cambio la investigación y proceso seguido contra ellos, hasta el punto que el letrado del enjuiciado por asesinato ha dedicado la primera parte de su informe a la presidenta de la sala, a la que ha pedido que aplique el artículo 49 de la Ley del Jurado para la disolución anticipada del mismo.

Un extremo que ha rechazado la magistrada al entender que se trata de una solicitud extemporánea, que se debía haber formulado en las cuestiones previas.

Este abogado, con despacho en Zaragoza, ha fundamentado su petición en tres motivos: la "cantidad de errores" cometidos por los policías nacionales de Santander encargados de la investigación; la forma de obtener las imágenes que de las cámaras de seguridad -que no fue "correcta" pese a que "no hace falta ir a la Nasa para que esto se haga bien"-; y la acusación de la Fiscalía fundamentada en unos fotogramas según los cuales "es anterior la huída que los hechos".

Cree que la representante del Ministerio Público ha actuado "mal" y tiene "la piel muy fina" al cuestionar el testimonio de algunos testigos -como el presidente de la asociación a través de la que S.L.G. cumplía una pena de trabajos en beneficios de la comunidad- y no otros.

BASARSE EN PRUEBAS, NO EN LA NOVELA DE LA FISCAL

"Como aquí tengan que ir a la cárcel de El Dueso todos los que faltan a la verdad, no hay ni celdas", ha comparado este abogado, que en su extensa intervención y una vez rechazada la petición de disolución del jurado ha instando a sus miembros a que no se centren en la "novela" de la Fiscalía, sino en las pruebas practicadas, ya que también ha aludido a otras que no se han efectuado y a su juicio sí deberían haberse hecho.

"No crean a la Fiscalía, ni a mí. Crean a las pruebas", ha insistido a los jurados, a los que teniendo en cuenta las "dudas máximas" en torno a la investigación y el proceso ha rogado también que "no hagan como la Policía" y primero "pongan un culpable y luego cuatro o cinco pruebas que le rodeen".

EL CULPABLE ES OTRA PERSONA

"Hacer justicia no es encontrar un culpable, sino al culpable", ha sentenciado la defensa de S.L.G., que ha opinado que en este caso existe "gran alternativa" y es que el apuñalamiento fue cometido por "otra persona".

En similares términos se ha expresado el abogado del segundo procesado, que ha apostado igualmente por "encontrar al culpable" y ha criticado también que primero "se recogen indicios" a los que luego les "dan forma".

Para este letrado, el verdadero "truco de magia" es que en tan poco tiempo diera tiempo a "todo" lo sucedido. Además, ha evidenciado las diferentes versiones e "incoherencias" de los testigos, como las relacionadas con la patada en la cabeza, que vio una mujer pero "a ella no la ve nadie", y que según la forenses pudieron ser "varias" o fruto de un golpe con un objeto contundente.

El Fiscal ve miedo en los testigos y la defensa le acusa de confundir
Comentarios