23.10.2020 |
El tiempo
viernes. 23.10.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

El Fiscal baja a 25 y 21 años la pena por la muerte del anciano en el garaje

Los dos hermanos han reconocido los hechos durante la vista, y este viernes, han vuelto a pedir perdón por la muerte del anciano y han insistido en que no vinieron a Santander para matar a nadie

Uno de los acusados por la muerte del anciano en un garaje en Santander ejerce su derecho a la última palabra en la Audiencia Nacional. / ALERTA
Uno de los acusados por la muerte del anciano en un garaje en Santander ejerce su derecho a la última palabra en la Audiencia Nacional. / ALERTA
El Fiscal baja a 25 y 21 años la pena por la muerte del anciano en el garaje

El fiscal ha rebajado a 25 y 21 años de cárcel su petición de condena para los dos hermanos del País Vasco acusados de matar a un anciano en un garaje de Santander en 2017, y ha reducido a siete años la pena que solicitaba para el tercer encausado, el santanderino que les acompañó en su coche, al que solo imputa un delito de robo.

El Ministerio Público, que reclamaba inicialmente 35 años de cárcel para los tres hombres que se han sentado esta semana en el banquillo de la Audiencia de Cantabria, ha mantenido ayer, viernes, en sus conclusiones, la acusación de asesinato para los dos hermanos, mientras que las defensas han pedido que se les condene por homicidio.

El jurado, que se reunirá para deliberar el lunes, tendrá que decidir si los dos hombres querían o no acabar con la vida del anciano, que fue encontrado muerto, maniatado y amordazado en un garaje de la calle Beato de Liébana de Santander el 5 de febrero de 2017.

Allí se hicieron con las llaves de su casa, a la que se dirigieron en el coche que conducía el tercer implicado, para robar el dinero que supuestamente guardaba la víctima en la caja fuerte por la venta de un inmueble. Pero solo encontraron joyas, que se llevaron, además de 200 euros que tenía la pareja en casa para gastos diarios. Los ladrones dejaron atada y amordaza a la mujer del anciano, que se encontraba en la cocina cuando entraron en el piso, y que consiguió aflojar una de las ataduras y salir del piso a pedir ayuda. A las nueve de la mañana del día siguiente uno de los hermanos hizo una llamada anónima a la Cruz Roja desde una cabina de Vitoria, situada a dos kilómetros de su casa, alertando de que podía haber dos ancianos atados en una garaje y una vivienda de Santander, cuyas direcciones proporcionó.

Los dos hermanos han reconocido los hechos durante la vista, y este viernes, cuando han ejercido su derecho a la última palabra, han vuelto a pedir perdón por la muerte del anciano y han insistido en que no vinieron a Santander para matar a nadie. El fiscal ha argumentado que los dos hermanos realizaron «todos los actos necesarios» para que el anciano muriera porque «le asfixiaron introduciéndole un trapo hasta la laringe», le taparon la boca y la nariz con una bufanda, sobre la que además dieron dos vueltas de cinta y le dejaron boca abajo.

«Y eso se lo hicieron a una persona de 1,59 metros de estatura y 81 años. Con la mitad de esas acciones le hubieran matado sobradamente», ha afirmado. Según la acusación particular, que pide las mismas penas que el fiscal, los dos hermanos «quisieron matarle y le mataron». «Que su intención inicial fuera solo robarle en su conciencia queda, pero su intención final fue matarle, no hay duda», ha subrayado.

Las defensas sostienen, sin embargo, que si su intención hubiera sido matar, uno de los hermanos no habría salido al día siguiente de su casa temprano para llamar a la Cruz Roja, y alertar de lo que había pasado, sabiendo además que su llamada estaba siendo grabada.

El fiscal pide 20 años de cárcel por asesinato para el hermano que hizo la llamada y 16 por el otro, al que aplica la atenuante de drogadicción, además de cinco años para cada uno de ellos por robo con violencia en concurso medial con un delito de detención ilegal.

Las defensas piden 15 años por homicidio y cuatro años y cinco meses por robo para el primero de los hermanos y que se rebaje la pena por drogadicción al segundo.

El Fiscal baja a 25 y 21 años la pena por la muerte del anciano en el garaje
Comentarios