21.06.2021 |
El tiempo

"Esto es un cachondeo", afirma Cuevas

El presidente de la Asociación de la Hostelería cántabra, Ángel Cuevas. / ALERTA
El presidente de la Asociación de la Hostelería cántabra, Ángel Cuevas. / ALERTA
"Esto es un cachondeo", afirma Cuevas
El presidente de la Asociación Empresarial de Hostelería de Cantabria (AEHC), Ángel Cuevas, lamenta "el mareo" que sufre el sector por el cambio de criterio en las restricciones que se le aplica y cree que el consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, debería dimitir. "¡Qué buen momento para que dimita el consejero!", dice.

Cuevas lo señala así a los medios, después de que Sanidad informara ayer, miércoles, a última hora de la tarde, de que no aplicará las restricciones sobre límite horario de cierre de la hostelería y restauración y del ocio nocturno, que fijó la pasada semana.

La Consejería lo decidió así después de que el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) acordara el cambio de estatus de las medidas aprobadas la semana pasada en relación a la hostelería y restauración, ocio nocturno y eventos multitudinarios.

Pero a estas horas, recuerda Cuevas, las medidas que rigen en Cantabria son las que se publicaron la pasada semana, con tope horario para el sector, de las dos de la mañana para ocio nocturno y la una para el resto de la hostelería.

A la vez, destaca el presidente de los hosteleros, aún debe pronunciarse el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria tras el recurso que el sector presentó a esa resolución de Sanidad.

Por eso, ahora los negocios hosteleros están "en un limbo" y sin tener claro "a qué atenerse", lamenta el presidente de la Asociación de Hostelería.

"Esto es un cachondeo", afirma Cuevas, que recalca a Sanidad que los negocios "deben organizarse" y que hay que hacer pedidos, sacar a empleados del Erte y preparar turnos.

"¡Qué buen momento para que dimita el consejero de Sanidad!", añade, antes de subrayar que, tras quince meses de pandemia, con un sector, el de la hostelería, especialmente "castigado", la administración debería meditar más sus medidas. 

"Esto es un cachondeo", afirma Cuevas
Comentarios