16.06.2021 |
El tiempo
miércoles. 16.06.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

El empresario de la excursión en canoa donde murió una menor declarará el 29

Momento del traslado de la menor fallecida en una excursión en canoa por el río Cares.
Momento del traslado de la menor fallecida en una excursión en canoa por el río Cares.
El empresario de la excursión en canoa donde murió una menor declarará el 29
La jueza de Llanes (Asturias) ha acordado posponer al 29 de enero la declaración como investigado del empresario de Cantabria que organizó una excursión en canoa por el río Cares en la que el verano pasado murió una niña de 14 años.

La declaración, prevista para este miércoles, ha sido aplazada ante la imposibilidad del abogado de la acusación particular de desplazarse a Asturias por los efectos del temporal, han confirmado a Efe fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA).

El mismo día 29 declararán como investigados los dos monitores que el día del accidente, el 3 de julio de 2020, eran responsables del grupo de adolescentes que participaban en la excursión.

La menor fallecida formaba parte de un grupo de veinte adolescentes que estaban de campamento de verano en Valdádiga y se desplazaron hasta el río Cares para realizar la práctica deportiva junto a tres monitores.

La canoa de dos plazas en la que se encontraba la joven fallecida, junto con otra componente del grupo, volcó al llegar a una zona de rocas y rápidos existentes un kilómetro después de la localidad de Mildón (Peñamellera Alta, en Asturias), y solo una pudo salir a la superficie mientras que la segunda quedó atrapada bajo el agua.

La Guardia Civil, que rescató el cadáver de la joven a la medianoche de ese día, inició una investigación para esclarecer las causas del accidente y determinar las posibles responsabilidades de las empresas contratadas para la realización de la actividad.

La realización de actividades deportivas como el barranquismo, el senderismo o el rafting obliga a las empresas encargadas de su planificación a disponer de las medidas de seguridad en función del factor de riesgo inherente a cada una.

Así, el río Cares, en alguna de sus zonas y concretamente en el rápido donde se produjo el accidente, está considerado como un río de aguas bravas lo que requiere de autorización para la actividad de Canoa-Raft (piragüismo en aguas rápidas), de la que la empresa encargada de la actividad contratada por el grupo carecía a pesar de publicitarse en su página web lo contrario, según la investigación del Instituto Armado.

Además, para llevar a cabo la función de monitor de estas actividades es necesario estar en posesión de una formación específica para su desarrollo, en materia de primeros auxilios, seguridad, protocolos de prevención de accidentes y evacuación de la que tampoco disponían.

La excursión no cumplía además con la ratio de guías/monitores cualificados por cliente que se estima conveniente para la actividad lo que la Guardia Civil cree que pudo ser clave en la demora de búsqueda de la niña tras caerse al río (de 10 a 30 minutos) tras un vuelco de varias canoas en el mismo punto y tampoco se llevó a cabo un recuento inmediato de los menores.

Según los agentes, la empresa no tenía tampoco medios alternativos de comunicación como emisoras y vehículos de apoyo lo que demoró en más de una hora la comunicación con los servicios de asistencia debido a la escasa cobertura telefónica existente en la mayoría del recorrido efectuado.

El empresario de la excursión en canoa donde murió una menor declarará el 29
Comentarios