02.04.2020 |
El tiempo
jueves. 02.04.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Empiezan a llegar los Epis, con 15.000 mascarillas para Cantabria

Empiezan a llegar los Epis, con 15.000 mascarillas para Cantabria

Una de las reclamaciones más repetidas de esta crisis del COVID-19, junto a la realización de test, es que se dote a los profesionales expuestos al virus de equipos de protección individual (Epis) y, al fin, tras varios días de espera, comienzan a llegar a Cantabria estas dotaciones, con más de 15.000 mascarillas de diversos tipos. Se trata de guantes, gafas y mascarillas que ya desde hace mucho tiempo están agotados en las farmacias y distribuidoras, y cuya adquisición con el estallido de la crisis se ha convertido en una odisea.

En Cantabria los últimos datos apuntan que hay 42 sanitarios contagiados, un 10% del total de los casos detectados (425) y un 0,47 del total de este personal. Según denuncian sindicatos y colectivos sanitarios, muchos de esos contagios podrían haberse evitado si se hubiera dotado a esos profesionales de Epis y con una mejor previsión.

Según explica la Consejería de Sanidad a Efe, con el envío del Ministerio del pasado domingo han llegado y se ha repartido gel y 4.680 mascarillas FPP2, 1.460 FPP3, y 9.000 quirúrgicas (en total más de 15.000).

Por otro lado, el Servicio Cántabro de Salud ha recibido donaciones de material de protección. Gracias a las donaciones, han llegado muchas mascarillas de protección FPP1 (2.127), FPP2 (4.525) y FPP3 (120), además 840 mascarillas de protección con cintas, 600 elásticas y 5.850 quirúrgicas.

También más de 100.000 guantes, 2.580 calzas, 400 batas y cien manguitos, además de rollos de celulosa, gafas de seguridad, gel y alcohol, y mamparas. También hay pedidos de 320.000 mascarillas quirúrgicas, 125.000 mascarillas FFP3, 40.000 batas, 40.000 hisopos, 15.000 kits , 480 gafas protección y 850 máscaras protectoras.

Además, para tratar de absorber está ingente demanda de equipos de protección han surgido numerosas iniciativas de ciudadanos particulares y empresas que se han puesto manos a la obra para elaborar y donar mascarillas, guantes y elementos de protección.

Y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha asegurado este martes mismo que no hay «ningún impedimento» para que las comunidades autónomas sigan adquiriendo los productos de protección que crean que necesitan.

Illa ha recordado que, además de mascarillas, el Ejecutivo está comprando en el mercado chino test rápidos y respiradores, y se está activando la producción nacional porque el autoabastecimiento «es lo que va a proporcionar la garantía de disponer de esos productos en las próximas semanas y meses».

El malestar ha llegado a tanto que la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) ha presentado una denuncia ante el Tribunal Supremo en la que solicita que requiera al Ministerio de Sanidad la distribución de material de protección entre el personal sanitario, dada la situación de emergencia sanitaria por el COVID-19.

Los sanitarios no son los únicos en pedir esas protecciones, y las mascarillas, guantes o gafas protectoras también se han convertido en una de las principales reivindicaciones del personal de guardia en la Justicia, de los trabajadores de servicios sociales, o de miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.

Comentarios