01.12.2022 |
El tiempo
972x90_cuenta_online_si_te_da.gif

ECONOMIA

La economía en el campo cae un -4,9% cada vez más cercado por la burocracia

Según los datos del Instituto Cántabro de Estadística (ICANE), la economía de Cantabria crece un 0,8% en el 2º trimestre, mientras que el sector primario ha sido el único sector en negativo, con un retroceso del -1,1% trimestral y del -4,9% interanual

Granjero conduciendo su tractor en un campo verde al atardecer en Cantabria. / ALERTA
Granjero conduciendo su tractor en un campo verde al atardecer en Cantabria. / ALERTA
La economía en el campo cae un -4,9% cada vez más cercado por la burocracia

Ya se viene advirtiendo la caída paulatina del sector primario, y los datos que recoge el Instituto Cántabro de Estadística del último trimestre lo confirma. La ganadería, la pesca y agricultura se debate entre la supervivencia y las ayudas del Gobierno.

Según la contabilidad trimestral publicada ayer por el ICANE, Tanto en el trimestral como en el interanual, el único sector en negativo fue el primario, con un retroceso del -1,1% y del -4,9%, respectivamente.

Por contra, el principal crecimiento en relación al trimestre anterior y en comparación con el segundo trimestre del año pasado correspondió a comercio, transporte, hostelería, información y comunicaciones, que repuntó un 2% y un 21,9%, respectivamente; seguido de los impuestos netos sobre los productos, con incrementos del 1,6% y del 6,5%; y la construcción, con subidas del 1,4% y del 3,8%.

En términos trimestrales, el cuarto sector con un crecimiento más importante fue actividades financieras y seguros, inmobiliarias y profesionales, con un 0,8%, seguido de la industria y energía (0,1%).

El sector de administración pública, sanidad, educación, actividades artísticas, recreativas y otros servicios permaneció estancado con respecto al primer trimestre del año.

En el interanual, el cuarto sector de mayor crecimiento fue administración pública, sanidad, educación, actividades artísticas, recreativas y otros servicios (1,9%), seguido de las actividades financieras y seguros, inmobiliarias y profesionales (1,7%) y de la industria y energía (1,2%).

SECTOR PRIMARIO. De norte a sur y de este a oeste, el sector primario atraviesa una situación crítica en nuestro país. La escalada de los costes de producción, las restricciones de gas y la persistencia de una inflación elevada, provocan la ruina de agricultores y ganaderos. «Si esto sigue así de mal, con la subida de precios, nuestra decisión va a ser cerrar la explotación», aseguran la mayoría de los ganaderos y agricultores.

Además, el campo se encuentra cada vez más cercado por normativas, exigencias y burocracia. Lo que se ha hecho siempre, fuese bueno o fuese malo, ya no se puede hacer. Así ha ocurrido con muchas de las costumbres más arraigadas entre los agricultores y parece que así va a ocurrir con otra más: la quema de rastrojos.

La nueva Ley de Residuos y Suelos Contaminados para una ‘economía circular’, aprobada por el Gobierno de España en el mes de abril, prohíbe quemar los restos vegetales, lo que según el sector «supondría graves perjuicios a la agricultura y ganadería».  «Los gobernantes dicen que no, pero todo apunta a que quieren eliminar por completo el sector primario, tan necesario para la supervivencia de millones de familias», lamentan.

El sector pesquero, por su parte,  presentó ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea ante el inminente cierre, el próximo 8 de octubre, de 87 zonas a la pesca de fondo en Francia, España, Portugal e Irlanda, al tiempo que ha avisado de paros y concentraciones.

LA INDUSTRIA. Según los datos publicados ayer, la industria y la energía sube ligeramente un 0,1% en el tercer trimestre, respecto al anterior, aunque no suficiente para paliar la crisis actual. Las expectativas de la industria electrointensiva cántabra pasa por un momento crítico desde hace meses, donde fábricas como Ferroatlántica ha tenido que parar los dos hornos que tenía en funcionamiento, sin saber a ciencia cierta si será una decisión «para un día, para tres, o para un mes o más». Hoy 1 de octubre se cumple un mes desde la fábrica paró máquinas, con la incertidumbre sobre la evolución del producción y los precios de la electricidad, que hacen, a día de hoy, «imposible mantener la actividad».

Tras Ferroatlántica, llegó el expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) de Sidenor Forgings & Castings, anunciado el pasado viernes 9 de septiembre para «mitigar el incremento de los costes energéticos». La dirección de la empresa decidió también en ese momento parar la acería y la forja, ya que suponen el 70% del gsto mensual. el pasado día 25 la acería se volvió a activar, mientras que la forja se mantiene parada, previsiblemente hasta el próximo lunes 3 de octubre. En tan solo 24 horas otra  factoría de Cantabria, la Global Steel Wire (GSW) anunciaba el paro de la producción durante las últimas semanas del mes, y sin fechas cerradas, por la falta de pedidos, según el Comité de empresa.

Por otro lado, la emblemática fábrica de Torrelavega, Sniace, comenzaba con su despiece el pasado 18 de septiembre, al no recibir ofertas para poder retomar la actividad.

Sidenor, por su parte, anunciaba el pasado 23 de septiembre, que parará seis meses el tren de laminación de Reinosa, «por el alto coste energético», mientras que los trabajadores de esta sección serán recolocados en otros departamentos de la planta.

En otros sectores la crisis también se ha visto afectada, y la empresa Altadis en Cantabria anunciaba el pasado día 24 de septiembre despidos en su su planta de Entrambasaguas, «en un proceso de optimización» según un comunicado de la dirección de RR.HH. de la empresa, y el 29 de septiembre se formalizó el acuerdo de despidos y prejubilaciones entre la plantilla y la empresa.

LA AUTOMOCIÓN. El sector de la automoción en Cantabria «continúa en un momento complicado» por la falta de oferta y bajadas en la demanda, según la presidenta de la Asociación Empresarial de Concesionarios Oficiales de Vehículos de Cantabria (Asecove), Natalia de los Arcos.

Los tiempos de espera para adquirir un vehículo en Cantabria oscila entre los dos meses y hasta un año «en algunos modelos». «Hay una caída de ventas de turismos de un 15 %», ha advertido, aunque ha matizado que en el caso de los coches eléctricos, las compras están aumentando.

La economía en el campo cae un -4,9% cada vez más cercado por la burocracia
Comentarios