08.03.2021 |
El tiempo
lunes. 08.03.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

Dimite la directora médica de Atención Primaria tras la vacunación de su madre

Una sanitaria del SCS espera para ser vacunada. / ALERTA
Una sanitaria del SCS espera para ser vacunada. / ALERTA
Dimite la directora médica de Atención Primaria tras la vacunación de su madre
La directora médica de Atención Primaria, Beatriz Josa, ha presentado hoy, miércoles, su dimisión, después de hacerse público que su madre, de 87 años, fue vacunada hace dos semanas contra la covid-19 con una dosis sobrante, cuando no estaba entre los grupos prioritarios en ese momento.

Después de que publicarse hoy esa información, la Consejería de Sanidad ha dado a conocer en un comunicado que Josa ha presentado su dimisión, aunque no aclara si ha aceptado esa renuncia y ha anunciado que el Servicio Cántabro de Salud (SCS) ha difundido entre los centros de salud el protocolo de gestión de las vacunas covid sobrantes.

Ese protocolo, según explica, sigue lo establecido en la estrategia de vacunación marcada por el Ministerio de Sanidad y las disposiciones de la Agencia Europea del Medicamento.

"El objetivo es garantizar el uso adecuado de cada una de las dosis y evitar que se produzcan situaciones como la que ha llevado a la directora médica de Atención Primaria a presentar hoy su dimisión", ha argumentado Sanidad, que no explica nada más sobre esa decisión.

Antes de que Sanidad remitiera esa nota de prensa, algunos medios de comunicación han publicado unas declaraciones de la gerente de Atención Primaria, Alicia Gómez, en las que rechazaba la dimisión de su directora médica.

Esta mañana, el consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, se ha mostrado partidario de que, antes de tirar una dosis y ante la escasez de ellas que existe, se vacune "a cualquier persona", y sobre el caso de la directora médica ha defendido que no fue Josa la que vacunó a su madre, sino que lo hizo el centro de salud.

El protocolo enviado hoy a los centros de salud, y que sirve de aclaración al enviado el pasado día 8 de enero, recoge, según ha detallado el Gobierno cántabro en su comunicado, que antes de desechar una dosis esta puede ser suministrada a algún paciente de la Zona Básica de Salud en la que se encuentre el centro.

Se debe hacer, según añade el Ejecutivo, respetando siempre los grupos de prioridad establecidos en la estrategia de vacunación: residentes y personal sanitario y sociosanitario de residencias de mayores, personal de primera línea en el ámbito sanitario y sociosanitario, otros trabajadores de centros sanitarios y sociosanitarios, grandes dependientes no institucionalizados y personas mayores de 80 años.

Para ello, en el documento remitido hoy a los centros de salud aconseja tener previsto un listado de personas preseleccionadas de acuerdo con estos criterios para, en el caso de que hubiera dosis sobrantes, garantizar su disponibilidad en el tiempo requerido, que para la vacuna Pfizer BioNTech, por ejemplo, no debe superar las 6 horas siguientes tras su reconstitución con el diluyente, ha recordado el Ejecutivo cántabro en su nota de prensa.

Dimite la directora médica de Atención Primaria tras la vacunación de su madre
Comentarios