17.02.2020 |
El tiempo
lunes. 17.02.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria
ALERTA El Diario de Cantabria

Diego Higuera condenado a dos años de prisión y cuatro de inhabilitación

El que fuera director general de Cantur entre los años 2003 y 2011 fue declarado culpable por malversar de manera continuada 20.000 euros, aunque ya había devuelto una cantidad superior

El ex director general de Cantur Diego Higuera, en el centro, durante el juicio. / JOSÉ RAMÓN
El ex director general de Cantur Diego Higuera, en el centro, durante el juicio. / JOSÉ RAMÓN
Diego Higuera condenado a dos años de prisión y cuatro de inhabilitación

La Audiencia de Cantabria ha fijado para el ex director general de Cantur Diego Higuera una condena de dos años de cárcel y cuatro años de inhabilitación, después de que el jurado le considerara culpable de malversar de manera continuada 20.000 euros de esa sociedad pública. En una sentencia dada a conocer ayer, la magistrada de la Audiencia que presidió el juicio con jurado popular contra Higuera, rebaja a dos años la pena de cárcel, frente a los tres que pedía la Fiscalía (inicialmente eran 7), y le exime del pago de toda indemnización, dado que el acusado ya ha abonado una cantidad superior (78.024 euros).

Ésta fue la condena que le impuso el Tribunal de Cuentas al considerarle responsable contable directo en el procedimiento de reintegro que se siguió respecto de la sociedad pública. Según el relato de hechos que figura en la sentencia y que los miembros del jurado consideraron probados, el que fuera director de Cantur «dispuso de dinero público para usos propios o para fines o destinos ajenos al cargo por importe de 20.000 euros (17.000 euros en comidas en restaurantes, más 3.000 euros en multas, ropa, combustible, parking, tabaco, hoteles, servicios de taller mecánico y prensa rosa)».

Para llegar a esta conclusión, explica la resolución que los miembros del jurado revisaron una a una las facturas que obraban en la causa, al tiempo que desecharon las duplicadas. Después, cotejaron las facturas y los tiques con la agenda del acusado y los dossieres de prensa y, nuevamente, desecharon aquellas facturas que sí estaban vinculadas a eventos que constaban tanto en la citada agenda como en las publicaciones periodísticas, «concluyendo que dichos gastos estaban justificados».

Y, sobre las facturas y tiques restantes, en los que «no existe ninguna anotación del evento al que corresponde dicho gasto, tampoco el número de comensales y no consta en la agenda que a la fecha del gasto tuviese prevista alguna actividad relacionada con Cantur», concluyeron que ese dinero público lo usó «en propio beneficio». Los hechos considerados probados por el jurado, que pidió la suspensión de la condena, constituyen un delito continuado de malversación.

En este caso, la sentencia explica que se dan todos los requisitos que exige el tipo de delito, como tratarse de una persona al servicio de un ente público, que tiene a su cargo caudales públicos por razón de sus funciones y que quebranta la lealtad depositada, destinando el dinero a usos propios o ajenos obteniendo un beneficio y causando un perjuicio al patrimonio público.

Así, se destaca que «todos estos requisitos concurren, al haber quedado acreditado que durante los ocho años en los que desempeñó el cargo de director general de Cantur, dispuso de dinero público» y que «voluntariamente e intencionadamente» lo utilizó «en su propio beneficio» y «perjudicando el patrimonio público».
A la hora de determinar la pena, se han aplicado dos circunstancias atenuantes, la de dilaciones indebidas y la de reparación del daño, dado que el ahora condenado ha consignado en el Tribunal de Cuentas una cantidad superior al dinero del que dispuso.

Por todo ello, concluye la magistrada que «teniendo en cuenta la entidad de los hechos, la continuidad delictiva y la concurrencia de las dos atenuantes, se estima adecuada y proporcionada a la gravedad de los hechos bajar la pena en un grado e imponer al acusado la pena de dos años de prisión». La sentencia no es firme y contra la misma cabe recurso de apelación ante la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria.

loading...
Comentarios