05.07.2020 |
El tiempo
domingo. 05.07.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

El curso escolar acabará en junio

La tercera evaluación solo se tendrá en cuenta para subir nota y la repetición será «muy excepcional»

Colegio Cervantes en Torrelavega. / ALERTA
Colegio Cervantes en Torrelavega. / ALERTA
El curso escolar acabará en junio

El curso escolar acabará en junio, la tercera evaluación solo podrá ser tenida en cuenta para subir la nota de las dos anteriores, la repetición será una circunstancia «muy excepcional» y se flexibilizarán los programas para adaptarlos a la docencia no presencial. Son las decisiones que ha tomado la Consejería de Educación después de que el Ministerio y las comunidades hayan acordado que el curso no se prolongue más allá de junio, aunque los Ejecutivos autonómicos podrán organizar o apoyar la realización de actividades de refuerzo en el periodo estival, «en formas diversas y combinadas con actividades lúdicas». En el caso de Cantabria, se está «valorando la conveniencia» de abrir los centros en julio para el alumnado que quiera participar, voluntariamente, en actividades de refuerzo, según ha señalado la consejera de Educación, Marina Lombó tras la Conferencia Sectorial. Lombó ha explicado que, como otras comunidades autónomas, Cantabria está analizando ese escenario, pero que «lo prioritario ahora mismo es cerrar este curso». Además ha dicho que esa posibilidad «dependerá de una actuación coordinada de los tres niveles de la Administración: el Estado, que deberá aportar financiación, las comunidades autónomas y los ayuntamientos». 

hoja de ruta. Según Lombó, el Ministerio ha planteado un documento que han aceptado en su mayor parte las comunidades autónomas y que servirá de «hoja de ruta» para que las decisiones que adopte cada territorio sigan el mismo criterio. Pero le corresponde a cada administración educativa autonómica planificar el desarrollo del tercer trimestre y el final de curso en su territorio tras el cierre de las aulas por el coronavirus.

En Cantabria se ha decidido que en Infantil y Primaria la docencia se enfocará a la recuperación, el repaso, el refuerzo y la ampliación de aprendizajes ya impartidos.

Y en Educación Secundaria y Bachillerato si se produce avance en contenidos será centrado en elementos esenciales, adaptado a la situación actual y a las dificultades derivadas de la docencia no presencial, detalla el Gobierno regional en un comunicado. Cantabria ya envió a los centros unas instrucciones provisionales, a las que se sumarán las definitivas, previsiblemente el próximo viernes. «A pesar de la premura, y cerrados los aspectos más generales con el Ministerio, nuestra intención es que toda la comunidad educativa tenga esta información lo antes posible», ha dicho Lombó.

Según ha resaltado, todas las decisiones de la Consejería para trasladar el documento acordado con el Ministerio a Cantabria se han tomado teniendo en cuenta las aportaciones del Consejo Escolar de Cantabria, los comités de directores de Primaria e Infantil, Secundaria y Educación Concertada, el servicio de Inspección, los asesores de los Centros de Profesores de Cantabria y los asesores técnicos de Atención a la Diversidad, Evaluación, Innovación y TICs.

Tras el acuerdo, el final del curso se mantendrá en las fechas establecidas en el calendario escolar vigente, el 23 de junio en Educación Infantil y Primaria y el 25 para ESO, FP y Bachillerato. «Los docentes están trabajando, los alumnos están estudiando, es excepcional, sí, pero lectivo», ha defendido la consejera. Ha explicado también que cada autonomía adecuará la evaluación a las circunstancias actuales «de forma ligeramente distinta».

Cantabria mantendrá la evaluación del tercer trimestre, además de la evaluación final, pero, según Lombó, «ningún estudiante se verá perjudicado» por la crisis sanitaria, por lo que «todo lo que se realice se tendrá en cuenta solamente para subir la nota final». Asimismo ha incidido en que la repetición de curso será «aún más excepcional» de lo que era ya en cursos anteriores. En el caso que la evolución del alumno durante el curso haga necesaria esa repetición, será una decisión «muy motivada y consensuada» entre todo el equipo docente.

En relación a los contenidos, Ministerio y comunidades autónomas han coincidido en la necesidad de adaptar los currículos y las programaciones didácticas a la situación actual. El documento consensuado recoge que se revisarán los currículos y las programaciones didácticas para centrar las actividades lectivas del último trimestre en los aprendizajes y competencias imprescindibles, renunciando a un cumplimiento exhaustivo de los propósitos iniciales. «El criterio es la flexibilidad y estamos todos de acuerdo», ha dicho Lombó, quien ha explicado también que en las instrucciones provisionales ya se les trasladó a los docentes la necesidad de identificar aquellos aprendizajes que se consideran esenciales.

Como propusieron los directores de Infantil y Primaria de Cantabria, en esos niveles la docencia se centrará en reforzar o ampliar aprendizajes anteriores. En las etapas de Secundaria y Bachillerato sí se podrán ver nuevos contenidos, como había solicitado el Comité de Directores de esta etapa, pero siempre con la premisa de garantizar la equidad, la igualdad de oportunidades y el carácter inclusivo de la educación.

aspectos esenciales de cada curso. El avance que se produzca se centrará en aquellos aspectos esenciales de cada curso y de una manera adaptada a estas circunstancias: priorizando un enfoque práctico, mediante trabajos, investigaciones o cualquier otro método que decidan los docentes. «Se verá sólo aquello que se considere imprescindible y se enseñará teniendo en cuenta que el alumnado no está en las aulas», ha resumido la consejera.

En todo caso, ha apuntado, el documento también establece que se adaptará el currículo y las actividades educativas del próximo curso, 2020-2021.

El curso escolar acabará en junio
Comentarios