19.11.2019 |
El tiempo
martes. 19.11.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

ELECCIONES CIUDADANOS

Cs no descarta ningún escenario en Santander y se ve en el equipo de gobierno

El portavoz de Ciudadanos en Cantabria, Félix Álvarez. / ALERTA
El portavoz de Ciudadanos en Cantabria, Félix Álvarez. / ALERTA
Cs no descarta ningún escenario en Santander y se ve en el equipo de gobierno

El portavoz de Ciudadanos (Cs) en Cantabria, Félix Álvarez, cree que su partido entrará a formar parte del equipo de gobierno de Santander "sin ningún duda" y prevé una negociación "dura" en la que no descarta ningún escenario, incluso que el candidato naranja, Javier Ceruti, se haga con la Alcaldía.

"Vamos a ver hasta donde somos capaces de llegar", ha dicho este lunes Álvarez, quien ha subrayado que, en cualquier caso, en Santander habrá cambio "sí o sí" con su partido en el gobierno municipal.

El portavoz de Cs ha hecho balance en rueda de prensa de los resultados de las elecciones locales y autonómicas del 26 de mayo, con los que se ha mostrado "satisfecho", y ha avanzado cómo encara Cs las negociaciones que se abren ahora, siempre dentro del marco que proponga Madrid.

Ciudadanos, ha destacado, será decisivo, además de en Santander, en otros ayuntamientos como San Vicente de la Barquera, Camargo y Astillero, donde ha sido la primera fuerza política y no descarta un gobierno en minoría.

El partido naranja ya ha constituido una comité negociador, del que forman parte Álvarez, el secretario de Acción Institucional, Diego Marañón; la número dos de la lista al Parlamento, Marta García; el secretario de Organización, Esteban Martínez y la número uno en la lista de Cabezón de la Sal, Esther Merino.

Sobre la negociación en Santander, donde sus dos concejales serán clave a la hora de formar el próximo gobierno municipal, ha subrayado que no descarta ningún escenario, dentro del marco que plantee el partido a nivel nacional y "en conexión directa" con la agrupación local.

Félix Álvarez ha dicho que Cs no tiene "líneas rojas" en unas negociaciones que serán "duras y exigentes" y que su obligación es trasladar a la acción de gobierno "la mayor parte de su programa electoral".

Preguntado si Ciudadanos formaría parte de un gobierno municipal con el PP en el que también estuviera Vox (que ya ha pedido la Concejalía de Cultura), ha insistido en que su partido va a negociar con el PP y que si se cierra un pacto, no depende de la formación naranja si luego los populares llegan o no a acuerdos con el partido de Abascal.

También ha hecho hincapié en que Cs se va a sentar a hablar con todas las fuerzas políticas "por respeto a los votantes" pero que otra cosa es llegar a acuerdos.

Por el momento no ha habido reuniones oficiales para negociar pactos municipales ni tampoco Álvarez había recibido esta mañana la llamada del secretario general del PRC, Miguel Ángel Revilla, para sentarse a hablar en el Parlamento dentro de la ronda de contactos que los regionalistas iniciarán este martes con el PP.

El portavoz de Cs da por hecha la reedición del pacto PRC-PSOE a cambio de "otras nuevas promesas previas en infraestructuras".

Se ha mostrado convencido que el PSOE le dará a Revilla "un papel firmado" donde se "apostará" por incrementar las partidas para las infraestructuras que Cantabria necesita, además del inicio de los trámites del tren a Bilbao.

Pero ha vaticinado que las promesas del PSOE se van a quedar en eso, "en simples promesas", y también que esta va a ser una legislatura difícil para Cantabria, cuya economía, ha dicho, es "extremadamente débil".

A su juicio, los resultados en las autonómicas, que le han dado tres diputados en el Parlamento, consolidan el proyecto político de Cs, que va a hacer una oposición "vigilante, dura, firme y responsable al servicio de todos los cántabros".

Álvarez ha destacado que Cs ha pasado de uno a tres diputados, con lo que ha conseguido grupo propio en la Cámara regional, que "no es una cuestión baladí", y que en los ayuntamientos ha pasado de 21 a 31 concejales, con presencia un 18 corporaciones.

Ha agradecido el apoyo de los 26.000 cántabros que han votado el 26 de mayo a Cs, que ha crecido un 15 por ciento respecto a los comicios de 2015.

El portavoz del partido naranja ha señalado además que esos resultados aunque son buenos podían haber sido mejores pero se han conseguido tras una campaña "dura y desigual" en la que además ha estado sometido a una "presión externa inhumana".

Así, ha afirmado que ha sido objeto de una "campaña de desprestigio" en las redes sociales en la que se ha utilizado su pasado como cómico. Pero ahora, ha añadido, tiene cuatro años por delante "para demostrar muchas cosas". 

Comentarios