02.07.2022 |
El tiempo

SINDICATOS

La corrupción sindical no tiene fin

La Justicia anula unas elecciones a CC.OO. tras acreditar que se «amañaron» para salir elegidos

La secretaria general de USO en Cantabria, Mercedes Martínez y Carlos Sánchez, secretario general de CCOO de Cantabria, en rueda de prensa. / ARCHIVO
La secretaria general de USO en Cantabria, Mercedes Martínez y Carlos Sánchez, secretario general de CCOO de Cantabria, en rueda de prensa. / ARCHIVO
La corrupción sindical no tiene fin

Entre sindicatos anda el juego. En esta ocasión se trata de la organización sindical de Comisiones Obreras, que según la sentencia el Juzgado de lo Social Nº5 de Santander, simuló un proceso electoral  en una empresa de limpieza, mediante documentos falsos con el fin de ganar las elecciones sindicales.

El magistrado ordena la nulidad total de las elecciones al quedar acreditado que «no es que no hubiera votaciones; es que no hubo nada de nada de real», tal y como afirma el sindicato USO.

Los hechos se producen en la empresa URBASER S.A El brusco, dedicada a la recogida de residuos urbanos en los municipios Bareyo, Arnuero, Liérganes, Argoños, Escalante, Ribamontan al Mar y Liérganes y que cuenta con una plantilla de 12 trabajadores. El sindicato CC.OO, a través de Mariano Pérez Conde, secretario de Acción Sindical de la Federación de Servicios, promovió elecciones sindicales el 21 de noviembre de 2021. Para ello se confeccionó en un bar de la zona un calendario que fue ocultado a todos los trabajadores, exceptuando el candidato de CC.OO, y que en tan solo 35 minutos comprimió constitución de mesa, reclamaciones al censo electoral, presentación de candidaturas y proclamación de candidaturas.  Un  afiliado de USO tuvo conocimiento casual de los hechos y fue rechazada su candidatura por llegar 2 minutos tarde a pesar de que tan solo 32 minutos antes se había constituido la mesa electoral.

Las graves irregularidades no acabaron ahí. Inducido por el responsable sindical de CC.OO, se realizó a continuación un acta falsa con fecha del día posterior, 22 de noviembre, donde se simula unas elecciones sindicales que nunca existieron. El cúmulo de falsedades y de irregularidades se culmina con un acta de votaciones donde se dicen que han ejercido su voto un total de 14 trabajadores, es decir, 2 más de los que tiene la empresa ya que habían causado baja meses antes.

Para USO, esta sentencia pone en evidencia un caso grave de corrupción sindical que muestra el escaso respeto por los valores democráticos y el Estado de derecho por parte al menos de un dirigente de CC.OO. Por ello, USO emplaza a la dirección de este sindicato a que depure responsabilidades y lo limpie de conductas fraudulentas que tanto daño están haciendo a los trabajadores y al movimiento sindical.

La corrupción sindical no tiene fin
Comentarios