06.08.2020 |
El tiempo
jueves. 06.08.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

«Cantabria nunca ha tenido los hospitales colapsados»

El vicepresidente de Cantabria, Pablo Zuloaga responde las cuestiones planteadas por ALERTA valorando las medidas que están adoptando en esta crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19

El vicepresidente de 
Cantabria, Pablo Zuloaga
 en su despacho del Gobierno de Cantabria. / José Ramón
El vicepresidente de Cantabria, Pablo Zuloaga en su despacho del Gobierno de Cantabria. / José Ramón
«Cantabria nunca ha tenido los hospitales colapsados»

PREGUNTA.- ¿Cómo va a ser la «desescalada» en Cantabria? ¿Tiene el Gobierno de Cantabria previsto un posible rebrote y que volvamos al confinamiento como está ocurriendo en otros países?

RESPUESTA.- La «desescalada» en Cantabria y en España la tienen que definir el estudio que se inicia la semana que viene de la mano del Ministerio y del Instituto Carlos III de Madrid, en el que, como sabes, se van a hacer 2100 pruebas en Cantabria, para valorar hasta donde llega la inmunidad de la sociedad de Cantabria, y qué personas han superado la enfermedad y puedan estar expuestas a una ‘nueva normalidad’. Lo que parece claro en la cabeza de todo el mundo, es que cuando salgamos del confinamiento nuestra vida no va a ser como antes del 13 de marzo, cuando se decretara el estado de alarma. La vida social va a cambiar, los hábitos sociales van a cambiar y por supuesto, la llegada a los espacios públicos va a ser paulatina aparentemente. Ojalá sea una de las Comunidades que podamos ir por delante del resto. 

P.- ¿No cree que es un poco escaso el testeo de 2.100 personas para una población de más de 500.000 habitantes?

R.- Ahí me tengo que remitir a lo que me dicen los expertos. Y la última conversación sobre este tema fue con el catedrático de epidemiología de la Universidad de Cantabria, él decía que la muestra es estadísticamente significativa. Y que por lo tanto sirve para lo que se pretende, que es tener una foto de cómo está Cantabria para analizar la ‘desescalada’. Creo que en esto nos toca a los portavoces políticos ser muy responsables y evitar dar nuestras opiniones personales. Y trasladar las opiniones de los expertos. 

P.- Según el gerente de Valdecilla, Rafael Tejido, el hospital tuvo el primer caso Covid-19 el 29 de febrero. ¿Por qué se tardó tanto en actuar desde el Gobierno de Cantabria?

R.-Bueno de hecho nuestra región fue de las que primero actuó con respecto al resto de regiones del país. Ya parece que ha pasado una década. Pero aquella semana desde el domingo 8 de marzo y el día 14 que se declarara el confinamiento, Cantabria ya estaba tomando decisiones por delante de otras comunidades autónomas. Recuerdo aquel martes cuando decidíamos suspender la programación del Palacio de Festivales, y suspender el concierto de Sergio Dalma, que tenía previsto celebrarse aquel domingo. 

También a raíz de que Madrid y País Vasco cerrarán de manera unilateral los colegios, hicimos que aquél viernes, Cabárceno pareciera que estuviera en un mes de agosto. Nos vimos obligados también, basados en los informes que nos llegaban de Salud Pública, a pedir a todos los hosteleros de Cantabria que cerrarán aquél sábado, antes que en España. 

Por lo tanto, creo que en Cantabria hemos actuado con mucha celeridad. Y creo que es justo poner en valor el esfuerzo la Consejería de Sanidad y de Salud Pública para tenernos bien asesorados. 

P.- Sabemos que son más de 180 los muertos en Cantabria, según las funerarias han aumentado en un 50% el número de fallecimientos desde que comenzó la crisis. ¿Cree que la falta de test hace pensar que el número de decesos puede ser mayor?

R.- Creo que esta crisis nos tiene que hacer valorar la forma de actuar en el pasado y poner en valor nuestra sanidad pública. 

Es terrible tener que hacer frente a las cifras de muertes como las que estamos teniendo que convivir. El dolor de las familias al no poder despedir a sus seres queridos. Es una situación muy compleja de articular respuestas ante tanto dolor desde los gobiernos.  

En cualquier caso, creo que la ciudadanía sale a aplaudir cada día a los profesionales de los servicios de salud porque están haciendo un trabajo extraordinario. Cantabria ha pasado diferentes etapas muy complejas, desde los momentos más complicados en donde acceder a equipos sanitarios era muy complejo, no solo en Cantabria sino en todo el mundo. O aquellos días en donde la curva de contagio no paraba de subir y por tanto también los ingresados en las UCIs nos alarmaban. Llegamos a dotarnos de 600 camas para los Covid, y teníamos un escenario dibujado de hasta 1.000 camas en nuestros hospitales de Cantabria… Bueno todo aquello quedó atrás gracias al trabajo, insisto, de los profesionales sanitarios. Y a día de hoy estamos por debajo de las 200 personas ingresadas y por debajo de 20 personas en las UCIs. 

Cantabria nunca ha tenido los hospitales colapsados y eso se ha hecho sin ninguna ingerencia política. Solamente con las decisiones de los profesionales que cada día atienden a los pacientes que llegan a nuestros hospitales. 

P.- Según algunos sanitarios en la primera etapa de la guerra contra el Covid les ha faltado material para combatirlo. ¿Cree que ha podido influir en los cerca de 290 sanitarios contagiados por el coronavirus?

R.- Evidentemente, el tener recursos limitados para proteger al personal sanitario es un problema que ha existido en toda España y en todo el mundo. Y por supuesto, ha afectado también a Cantabria. Llevamos más de 290 sanitarios acumulados que han dado positivo y la verdad es que ya han superado la enfermedad más de 170 de los que han dado positivo y tenemos menos de 120 casos activos. Creo que ellos gozan del reconocimiento de toda Cantabria y desde el Gobierno y la consejería de Sanidad, todos los esfuerzos son pocos para dotarles de material. 

Recuerdo que cuando iban llegando los primeros pedidos de material de protección se celebraba con una gran noticia, pero yo a pesar de aquello era consciente de que cualquier esfuerzo era poco porque la demanda era muchísimo mayor del material que conseguíamos traer a Cantabria. Y ahí también, hay que agradecer no solo al SCS, sino también a las diferentes donaciones particulares y de empresas. 

P.- ¿Qué les diría a aquellas personas que tienen miedo y que piden test masivos para la población?

R.- Es muy difícil lanzar un mensaje ante la incertidumbre que está viviendo la ciudadanía. Se mezclan muchos sentimientos, el que más pesa en los hombres y mujeres de Cantabria, es el de dolor. Ver tan cerca de ellos la enfermedad y ver que a un ser querido no se pueden despedir de él. Es muy complejo lanzar un mensaje de sosiego a la ciudadanía en una circunstancia como esta. 

Lo único que puedo decir es que el Gobierno de Cantabria trabaja para poner en marcha soluciones a los problemas que está generando el Covid. No sólo en la gestión sanitaria, sino también en cómo tenemos que volver a arrancar como economía en Cantabria después de que todo pase. 

Llevamos dos semanas intensas trabajando en un plan de choque con los sindicatos, con la patronal y con todos los grupos políticos, porque yo hago mío ese mensaje de que ‘de ésta salimos unidos’. Y creo que es fundamental que los políticos estemos a la altura que nos exige la ciudadanía y dejemos a un lado los intereses de partido, remando todos en la misma dirección. 

El Gobierno de Cantabria ha hecho un plan de choque, donde queremos que se recupere lo antes posible el empleo en Cantabria. Que los trabajadores tengan asegurada la reincorporación al trabajo. La economía de las familias también esté asegurada. Y por supuesto, la Sanidad siga financiada en una situación como ésta. Y por eso, se han destinado 52 millones de euros del resto de consejerías a la de Sanidad. Y con esto, se suma a los más de 300 millones que tenemos previsto para volver a impulsar el empleo, la economía y que ninguna familia se quede atrás. 

P.- La Confederación de Enfermeros de España ha denunciado a Sánchez y al Ministro Illa por la distribución de mascarillas defectuosas. ¿Qué opina al respecto?

R.- Hay que poner en la tesitura que se merece cómo se ha procedido en la compra de material sanitario en el último mes. Tenemos una dependencia extraordinaria de los mercados exteriores, de los mercados de China. Y creo que ésta es una de las reflexiones que debemos de asumir una vez que pase esto. La globalización es un efecto contra el que el Gobierno de Cantabria o el de España no pueden luchar solos. 

Pero hay que tener en cuenta algunas reflexiones. En Cantabria hemos sido afortunados de tener un laboratorio como el de Idival o el Ibbtec que en su trabajo han conseguido fabricar hisopos cuando menos había en el mercado. Y hemos podido, haciendo test a un ritmo muy superior al resto de CCAA.  Creo que lo que debemos aprender de esta crisis sanitaria en cuanto a que la inversión en ciencia, innovación, e investigación es fundamental para los gobiernos. 

Y yo la verdad que siempre que he tenido la oportunidad durante esta crisis, de reunirme con los investigadores, les he pedido ayuda para ganar el debate social. Antes, hablar de inversión en ciencia era como predicar en el desierto. Y creo que ahora la ciudadanía tiene claro la importancia que los gobiernos hagamos un esfuerzo inversor en investigación. 

P.- En cuanto a las residencias ¿Cree que esa falta de material sanitario ha tenido mucho que ver en la cantidad de fallecimientos en este tipo de centros?

R.- Es terrible la situación que se vive en las residencias a pesar del esfuerzo de los trabajadores y trabajadoras y todos los medios que se ponen a disposición. La edad media de las personas fallecidas es de 84 años. Y eso hace ver que son el sector de la población más vulnerable ante una enfermedad como esta. 

Por parte de la Dirección General de Políticas Sociales y de la consejería de Sanidad, se hacen todos los esfuerzos para coordinar de la mejor manera posible todos los protocolos que se están llevando a cabo en las residencias, tanto en el uso de materiales como en las labores de desinfección. Y también de cómo aislar los casos positivos en las primeras etapas para que la enfermedad no se transmita en las propias residencias. Hay ejemplos de residencias que han podido asimilar muy bien la expansión de la enfermedad en sus instalaciones y lamentablemente hay otras que no han podido hacer nada para frenar la propagación. 

Creo que es muy injusto generalizar en cualquier sentido, y por supuesto, es importante reconocer lo que se está haciendo por la Dirección General de Políticas Sociales como por los trabajadores y trabajadoras de las residencias de Cantabria. 

P.- En cuanto al Fondo Covid. ¿Va afectar a los ciudadanos esta reestructuración del presupuesto?

R.- Bueno, lo que se pretende es afectar de manera positiva en la vida de los ciudadanos. Se trata de garantizar los servicios sanitarios en los que gozamos en nuestra comunidad autónoma a través del Servicio Cántabro de Salud. 

Evidentemente, para reforzar la aportación dineraria que se hace a la consejería de Sanidad se ajustan otras partidas de otras consejerías del Gobierno de Cantabria. Por poner algunos ejemplos, durante ya un mes y vamos camino del segundo, hay muchas instalaciones públicas que están cerradas, mantenerlas cerradas cuesta menos que mantenerlas abiertas y por tanto, en todas las consejerías se ha hecho un ajuste en el capitulo 2 de gastos corrientes que permite recuperar presupuesto para destinarlo a Sanidad. 

También, el hecho de haber podido tener los plazos administrativos cerrados durante el estado de alarma, es decir, que no cuenten los plazos para presentar ofertas o que no se puedan licitar ninguna obra o concurso, porque los plazos no cuentan supone, que lo que teníamos previsto para este plazo 2020 va a poderse ejecutar en menor cuantía. Si tenías prevista una obra que podías ejecutar en seis meses, al perder de momento un mes o dos, la inversión máxima del año será de cuatro. Ahí se recupera una capacidad inversora en el Gobierno de Cantabria que se destina en mayor medida a Sanidad. 

Y por otro lado, hay muchos eventos culturales y sociales que son de muy dudosa ejecución. Por lo tanto, hay una previsión de minorar ese tipo de inversiones para destinarlas a Sanidad. 

P.- En cuanto a las fiestas y actos culturales de este verano. ¿Tienen previsto que se realice alguna?

R.- Bueno es pronto para adelantar acontecimientos. Fíjate en Alemania se ha cancelado el ‘Octoberfest’, Pamplona ha cancelado San Fermín. Pero nosotros trabajamos en la hipótesis de que no todo pero sí parte se pueda desarrollar. En el plan de ajuste de la Dirección de Acción Cultural, algunas subvenciones nominativas muy potentes como el FIS o la de la Fundación Albéniz  han sido detraídas del presupuesto. Esto no quiere decir, que si se celebra no va a tener apoyo del Gobierno de Cantabria, no.

Si se celebran, como tenemos previsto celebrar, se utilizará el Plan de Choque de la Dirección de Acción Cultural. Pero en este momento, es una temeridad mantener una subvención nominativa congelando el gasto de más de un millón de euros en estos conceptos, cuando la necesidad en la consejería de Sanidad es tan apremiante. 

P.- En relación a la hostelería y turismo, se prevé un turismo nacional, pero siempre en menor medida que antes. ¿Qué tienen previsto?

Con la Asociación de Hostelería se trabaja codo con codo desde la Dirección General de Turismo y también desde Cultura, para buscar sinergias en las campañas que tenemos que hacer en la medida que la «desescalada» nos lo permita. 

Estoy convencido de que el sector cultural de Cantabria, que lo pasa mal de manera habitual y que con la crisis Covid lo esté pasando peor que el resto... Hay que tener en cuenta que la empleabilidad fluctúa mucho en estos sectores. Los creadores y artistas se dan de alta cuando tienen un proyecto entre manos. Y cuando no le tienen no están dados de alta, y muchos cuando se declaró el estado de alarma, no estaban dados de alta y quedan fuera por tanto de las ayudas. Y en este sentido, estamos trabajando con ellos porque el sector cultural de Cantabria es una prioridad para este Gobierno y será un motor para la recuperación. 

P.- Para terminar, minuto libre para que pueda dirigirse a nuestros lectores…

R.- Una llamada a la esperanza. Estamos trabajando en muchos escenarios, trabajando con muchos expertos e investigadores, y ese trabajo se ve reforzado con las consejerías que están al pie del cañón en esta crisis. Pero lo fundamental, el mensaje que pretendemos mandar a los ciudadanos es, que estamos preocupados por no dejar a nadie atrás y garantizar un mejor sistema de Salud. 

«Cantabria nunca ha tenido los hospitales colapsados»
Comentarios