06.08.2020 |
El tiempo
jueves. 06.08.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Cantabria decreta entre hoy la obligación de mascarillas, con duras sanciones

Una ciudadana circula con su bicicleta en Santander. / ALERTA
Una ciudadana circula con su bicicleta en Santander. / ALERTA
Cantabria decreta entre hoy la obligación de mascarillas, con duras sanciones
El Gobierno de Cantabria ultima la elaboración del decreto que obligará a llevar la mascarilla en toda la comunidad, que se publicará "hoy", y que según advierte su presidente, Miguel Ángel Revilla, incluirá "duras" sanciones para quienes lo incumplan, que tendrán que pagar "bastante dinero".

El jefe del Ejecutivo cántabro ha explicado, a preguntas de los periodistas tras reunirse con la dirección del Consejo de la Mujer, que será "hoy por la tarde o mañana por la mañana" cuando se publique en el Boletín Oficial de Cantabria (BOC) la regulación de la obligatoriedad de la mascarilla, que será "amplia y detallada", con "muchísimos apartados para que la gente sepa a qué atenerse".

"Si es a una hora prudencial se publicaría hoy, sino casi con toda seguridad mañana se publicará en el BOC y entrará en vigor en el mismo momento de su publicación", ha afirmado Revilla, quien ha defendido la necesidad de llevar puesta la mascarilla.

Sostiene que está comprobado que su uso está relacionado con que la virulencia del virus haya disminuido y que "muy pocas" personas que se están contagiando necesitan hospitalización y son "mucho más leves", debido a que la carga viral es "mucho menor".

Cuestionado por las sanciones por no llevar la mascarilla, Revilla ha afirmado que van a ser "duras" y de "bastante dinero".

En Cataluña se ha estipulado que la multa por no llevarla ascienda a cien euros. "Los catalanes son más ricos, igual aquí ponemos un poco menos, pero por ahí andará la cosa", ha señalado.

PRUDENCIA, SOBRE TODO, A LOS JÓVENES

Miguel Ángel Revilla ha reconocido que le preocupan de especial manera los jóvenes, que después de tres meses de un comportamiento "ejemplar" entiende que están con ganas de divertirse, pero ha hecho un llamamiento a seguir las normas de seguridad porque "en muchos casos no se cumplen". "No nos queda más remedio", ha enfatizado.

Tras hablar con el lehendakari, Íñigo Urkullu, coinciden en que los nuevos infectados por coronavirus son sobre todo menores de 30 años.

A su juicio, se puede uno divertir pero al mismo tiempo "no cometer esas insensateces" y ha apuntado que los focos de contagio que se están dando responden a lugares donde hay convivencia de jóvenes sin mascarillas y con contacto físico permanente, como las fiestas o los botellones.

"Hay que cuidarlo porque nos ha costado muchísimo llegar a esta situación tan boyante en el aspecto sanitario para que lo podamos tirar por la borda", ha insistido.

Y ha pedido a los ciudadanos que adviertan a quienes no lleven la mascarilla o que lo pongan en conocimiento de la Policía.

"Si hacemos esto yo creo que podemos salvar la papeleta, va a seguir habiendo casos, pero cada vez serán menos y más leves", ha recalcado, convencido de que "en diciembre o enero" habrá una vacuna para la COVID-19, y defendiendo que hasta entonces el buen comportamiento de uno mismo es el único antiviral.

Revilla reconoce que el uso de la mascarilla es "muy incómodo", pero "no llevarla es correr un riesgo propio y ajeno", ha apostillado.

"La única manera de cortar de raíz el comportamiento de algunos desaprensivos es obligar a todos a llevar la mascarilla, que se ha demostrado absolutamente eficaz y supone solidaridad", ha dicho.

El objetivo es mantener la "envidiable" situación de Cantabria, que, a su juicio, está ayudando "a salvar el verano" permitiendo que haya una "gran" afluencia de turismo nacional, que ve a la región como una opción "relativamente segura" y con los medios para combatir rebrotes como él mismo espera que ocurra.

"Que sepan que estamos preparados para dar respuesta a cualquier situación que se plantee", ha apostillado.

EL CONTROL DE LOS CONTAGIOS

Revilla ha lanzado un mensaje de seguridad a los ciudadanos y ha asegurado que los casos que vayan surgiendo se podrán controlar, porque ahora hay una capacidad de seguimiento "muy importante" que no había antes gracias al equipo de rastreadores.

En este sentido, ha mencionado dos episodios ocurridos esta semana en Cantabria, que han sido "controlados de manera absolutamente rápida y eficaz".

En primer lugar, ha hecho referencia a la llegada al puerto de Santoña de un barco de Burela (Lugo), con tripulantes de Cabo Verde.

Han dado positivo en la COVID-19 dos tripulantes de la embarcación "Mar de Annea", donde se localizó el primer contagio importado, y el tercero es de otro bonitero, también gallego, que estaba haciendo la campaña en Cantabria.

Tras salir el primer caso se trasladó a diez marineros, las tripulaciones de tres barcos gallegos (el "Mar de Annea", el "Ledicia" y el "Sapilo") a un centro del Gobierno de Cantabria habilitado para atender estas situaciones: el albergue de Solórzano.

Revilla ha explicado que el resto han dado negativo en la prueba de PCR y todos ellos están "completamente aislados sin posibilidad de contagiar a nadie".

El otro episodio de coronavirus al que ha aludido es el detectado a un joven vasco que estaba con sus amigos en una casa rural en Selaya.

Tras confirmarse ese caso, se aisló la cabaña y se hizo la prueba a todos los demás, que dieron negativo.

Cinco de los jóvenes eran Sestao, con sus domicilios allí, otros dos tenían a sus padres en una vivienda de fin de semana en Laredo y otro en Castro Urdiales, por lo que a estos últimos se les ha confinado en sus respectivos domicilios en Cantabria, mientras que el Servicio de Salud del Gobierno vasco ha trasladado a los otros cinco a Sestao.

También ha señalado que el día 19 se cumplirá, si no hay más fallecidos, los 60 días sin muertes por la enfermedad en Cantabria", ha incidido Revilla, quien añade sin embargo esto "no nos puede hacer relajarnos lo más mínimo". 

Cantabria decreta entre hoy la obligación de mascarillas, con duras sanciones
Comentarios