25.02.2021 |
El tiempo
jueves. 25.02.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

Buruaga exige acelerar el ritmo de vacunación con un plan «transparente»

Pide entre 3.500 y 4.000 dosis al día y puntos de vacunación fuera de los hospitales y centros de salud como alternativa a la saturación asistencial

César Pascual y María José Sáenz de Buruaga. / alerta
César Pascual y María José Sáenz de Buruaga. / alerta
Buruaga exige acelerar el ritmo de vacunación con un plan «transparente»

La presidente del PP cántabro, María José Sáenz de Buruaga, ha exigido al Gobierno regional que acelere «al máximo» el ritmo de vacunación en la comunidad autónoma y que disponga un plan «transparente», con recursos adicionales y que no se desprecie la colaboración con la sanidad privada. Sáenz de Buruaga ha criticado en rueda de prensa la «falta de previsión y planificación» del Ejecutivo regional, que, a su juicio, «no ha buscado vacunar bien, sino quedar bien», asistiendo al «esperpento de vacunar antes a un delincuente que a un abuelo vulnerable».

Ha advertido de que con el actual ritmo de vacunación no se cumplirán las previsiones de que para verano estén vacunados 246.000 cántabros, para alcanzar las estimaciones a nivel nacional que ha apuntado el Ministerio de Sanidad. Y ha exigido al presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, que «asuma su responsabilidad» como máxima autoridad de la región que le otorga el estado de alarma por la pandemia de la covid-19, porque «no es un espectador, ni un oyente, ni un comentarista».

«Una rápida vacunación es no solo una cuestión de salud pública, sino también de salud económica», ha subrayado la presidenta de los populares cántabros, para quien el Gobierno de Revilla «no está dando la talla ante un desafío tan extraordinario».

Acompañada por el portavoz de Sanidad del PP en el Parlamento regional, César Pascual, María José Sáenz de Buruaga ha señalado que para cumplir con el plan del Ministerio de Sanidad en Cantabria se tendría que vacunar a unas 10.000 personas a la semana, una cifra que, según ha asegurado, «no encaja en absoluto» con la propuesta de la Consejería de Sanidad de administrar 2.000 dosis diarias.

De esta forma, la presidenta del PP cántabro ha señalado que se inmunizará a 1.000 personas al día, al ser necesarias dos dosis, mientras que, según sus cálculos, se tendría que vacunar a entre 3.500 y 4.000 personas diariamente para cumplir con las estimaciones del Ministerio de Sanidad.

Con ese objetivo, ha exigido también «menos propaganda» y un plan regional de vacunación con un número de dosis «suficiente», criterios de preferencia «claros» y un calendario «ágil», para asegurar «la equidad y acabar con la improvisación y la arbitrariedad».

planes de contingencia. Y ha reclamado que ante la tercera ola de la pandemia «que ya está aquí» y el previsible desbordamiento de los servicios sanitarios se anticipen «planes de contingencia alternativos» que permitan mantener el ritmo de vacunación.

Para ello, Sáenz de Buruaga ha propuesto habilitar entre 7 y 11 puntos de vacunación estratégicamente situados en la región, de igual forma que se dispusieron los ‘coroautos’, ante la previsible saturación de los hospitales y los centros de salud.

Según la propuesta de los populares, concretada al «máximo» y fruto, según su presidenta, «del conocimiento y de un análisis riguroso», para alcanzar el objetivo de vacunación diaria sería necesario entre 14 y 22 equipos de profesionales, dependiendo si se vacuna 5 o 7 días a la semana.

En caso de falta de profesionales, el PP cántabro propone recurrir a personal recientemente jubilado o a estudiantes, y, según ha subrayado María José Sáenz de Buruaga, «en ningún caso debe despreciarse, sino todo lo contrario, la colaboración con la sanidad privada, por ejemplo, para vacunar a los asegurados de Muface», o todos los centros que tengan enfermería.

«Hay que vacunar al mayor volumen de población en el menor tiempo posible», ha incidido la presidente del Partido Popular de Cantabria, quien ha concluido pidiendo al presidente regional que muestre la misma «rapidez» en planificar y organizar la vacunación, que, a su juicio, tuvo para «cerrar la hostelería».

Buruaga exige acelerar el ritmo de vacunación con un plan «transparente»
Comentarios