09.12.2019 |
El tiempo
lunes. 09.12.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

TRIBUNALES

La acusada afirma que pese a lo que está pasando volvería a cuidar de su suegro

La acusada durante el juicio. / José Ramón
La acusada durante el juicio. / José Ramón
La acusada afirma que pese a lo que está pasando volvería a cuidar de su suegro
La mujer acusada de asesinar al padre de su pareja sentimental, de 86 años, en el verano de 2017 en la localidad de Carasa (Voto) ha manifestado este miércoles que a pesar de lo que está pasando ella, volvería a cuidar a este hombre, al que atendió durante once años, desde que murió su esposa.

"A pesar de lo que estoy pasando, yo le volvería a cuidar". Con estas palabras de la acusada ha concluido la última de las tres sesiones del juicio que se ha seguido contra ella en la Audiencia de Cantabria, a la espera del veredicto del jurado.

En esta última sesión, el fiscal ha mantenido su petición de 20 años de cárcel para esta mujer en base al dictamen de las forenses, que, según ha recordado, concluyeron que la causa de la muerte fue una fractura en la vértebra C7, con rotura de médula ósea, por un desplazamiento "brusco" de la cabeza hacia atrás provocado, a su juicio, por la acusada.

Sí ha modificado en su escrito final la hora de la muerte, que ha situado como límite a las 22.30 horas, cuando en la casa solo estaba la acusada, porque su pareja llegaba algo más tarde de esa hora de trabajar, según ha explicado ella misma en el juicio.

El representante de la Fiscalía ha alegado que el motivo de este homicidio solo lo conoce la acusada, aunque ha apuntado como causa al síndrome del cuidador, por el cansancio que causa cuidar durante años a alguien.

Y ha defendido que existen los agravantes de indefensión, por la edad avanzada del hombre y su delicado estado de salud, y de parentesco. "A veces, la gente hace cosas que no esperamos", ha resumido el fiscal.

Sin embargo, la defensa ha reiterado su petición de inocencia para esta mujer y ha argumentado que la acusación "se ha montado en base a elucubraciones y suposiciones" y que está basada "únicamente" en el testimonio de las forenses, que, según ha afirmado, "han faltado a la verdad para salvar su trabajo chapucero".

Ha criticado que el fiscal haya situado la hora de la muerte como límite a las 22.30 horas, retrasando en una hora la que marcaron las forenses, lo que, a su juicio, se ha hecho para situar solo en la casa a la acusada. "No puede mantener la hora de las forenses y se inventa una hora", ha apostillado.

El abogado defensor también ha incidido en que, según la rigidez y las livideces del cadáver, la muerte se produjo 5 o 6 horas antes de que se encontrase el cuerpo, pasadas las 10 de la mañana, como concluyeron los peritos forenses de la defensa, lo que sería compatible con que la acusada y su pareja oyeran sobre las cinco de la madrugada roncar al hombre, como ambas han declarado.

Y ha subrayado que está demostrado "científicamente" que la rotura de la médula osea a la altura de la vértebra C7 produciría una tretraplejia y no la muerte, lo que solo se produce con una rotura por encima de la vértebra C4, que afecta al bulbo raquídeo, ha aseverado.

"No sabemos si esa rotura no se pudo producir al mover el cadáver, que se girase la cabeza", ha señalado el abogado defensor, quien ha recordado que el anciano padecía una osteoporosis grave y ha recalcado que la causa de la muerte fue un fallo multiorgánico.

A su juicio, este caso "tenía que haberse sobreseído desde el principio", porque está basado en las conclusiones de una médico que "lee muchas novelas" y a la que "todo le parecía raro" y en una autopsia que "parte viciada" de que es un asesinato después de que la doctora hablase con las forenses. "Hicieron su trabajo al revés", ha concluido la defensa en relación a la labor de estas profesionales. 

loading...
Comentarios