18.11.2019 |
El tiempo
lunes. 18.11.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

Mare reclama 374.000 euros cobrados indebidamente a 58 trabajadores

Entre los años 2008 y 2012 y que corresponden a abonos salariales que incumplieron la normativa y que fueron detectados por la Intervención General de Cantabria en una auditoría

La vicepresidenta regional, Eva Díaz Tezanos. / ALERTA
La vicepresidenta regional, Eva Díaz Tezanos. / ALERTA
Mare reclama 374.000 euros cobrados indebidamente a 58 trabajadores

La empresa pública Mare reclamará 374.000 euros cobrados indebidamente por 58 trabajadores entre los años 2008 y 2012, que corresponden a abonos salariales que incumplieron la normativa y que fueron detectados por la Intervención General de Cantabria en una auditoria. Reclamar el reintegro de esas cantidades es una de las 45 recomendaciones que hace la intervención general en la auditoria sobre recursos humanos de la empresa pública que presentó ayer, en rueda de prensa, la vicepresidenta del Gobierno regional, Eva Díaz Tezanos, de cuyo departamento depende Mare.

El Gobierno y Mare, que no hicieron alegaciones al informe, aceptaron todas las recomendaciones y presentaron un plan corrector con el que prevén que todas estén cumplidas en el plazo de un año. De hecho 14 de esas medidas ya están implantadas y otras 12 se encuentran en vías de implantación. Díaz Tezanos subrayó que se van «dar todas las facilidades» a los trabajadores que tendrán que devolver los 374.000 euros que no debieron cobrar y que se tratará de llegar a un acuerdo con ellos sobre un asunto, apuntó, que puede llegar a los tribunales. De los exactamente 374.004,59 euros que se reclamarán, 199.282,65 corresponden a incrementos salariales sobre conceptos absorbibles percibidos por 23 trabajadores en 2008.

Según el informe, con la aprobación del nuevo convenio debería haberse creado y aprobado un concepto absorbible que no se creó. Otros 155.255,61 euros son la suma de subidas salariales indebidas a nueve empleados entre 2009 y septiembre de 2015, periodo que coincide con la ley de sostenibilidad de los servicios públicos que aprobó el PP en 2012. Entre los afectados hay trabajadores de distintas categorías, incluidos operarios. Además se va a reclamar el reintegro de 19.466,33 euros por pagos indebidos de conceptos según convenio a 26 trabajadores desde 2008.

La vicepresidenta insistió en que Mare es a día de hoy una empresa «competitiva, solvente y saneada económicamente» y un ejemplo por su protocolo de contratación, que otras empresas han incorporado. Eso se ha conseguido, explicó, tras seguir precisamente la «al cien por cien» las 27 recomendaciones de la auditoria sobre el sistema de contratación de los años 2013 y 2014 que hizo también la Intervención General y que dieron lugar a un nuevo protocolo. Como ejemplo de las malas prácticas que recogía ese informe, que también fue presentado a los medios, se refirió a los contratos menores, una fórmula «generalizada» en la empresa pública hasta el punto de que en 2015 superaron los 8.600, mientras que de agosto de 2018 a mayo de 2019 fueron 289. Según la vicepresidenta, ahora la gestión en este ámbito se caracteriza por el rigor en el gasto, el ahorro económico, la eficiencia y el cumplimiento de la normativa.

El departamento de Díaz Tezanos recibió el 17 de mayo la segunda auditoria a la que ha sido sometida Mare esta legislatura, este vez sobre recursos humanos y que corresponde al ejercicio de 2017. Según la vicepresidenta va a permitir poner en marcha medidas como las que ya se tomaron en contratación para mejorar la gestión. Incidió también en que ninguno de estos dos informes fue encargado a empresas externas sino que forman parte del plan de control de las empresas públicas de la Intervención General.

Entre las recomendaciones del plan corrector que aún no se iniciaron está la aprobación «de forma urgente» de un una estructura retributiva por puestos de trabajo atendiendo a criterios como el nivel de responsabilidad, la complejidad técnica o la especial dedicación que no estén contemplados en el convenio. Otras son evitar los cambios en el horario y en los servicios y si son necesarios, justificarlos y avisar en un plazo razonable a los trabajadores, o fijar una jornada laboral anual mínima de trabajo «y no sólo en términos de máximos».

Comentarios