06.05.2021 |
El tiempo
jueves. 06.05.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

Supuestamente "se quedó para si misma 30 vales" del banco de alimentos

banco de alimentos
Supuestamente "se quedó para si misma 30 vales" del banco de alimentos

El juicio por las presuntas irregularidades en el banco de alimentos de Camargo se celebrará en la Audiencia Provincial de Cantabria, con jurado popular y el próximo mes de abril, en concreto del lunes 19 al viernes día 23, según informaron fuentes del proceso. Están acusados por un presunto delito de malversación con los vales de comida los dos voluntarios de la plataforma: Jimena González, que fue secretaria de Ganemos y para la que la Fiscalía pide 18 meses de prisión, mientras que el Ayuntamiento -que ejerce la acusación particular- eleva la petición a 22 meses. En esta causa, instruida por el titular del Juzgado número 4 de Santander, también está imputado F.M.P., para el que ambas partes reclaman seis meses de cárcel, inhabilitación de un año y multa de entre 150 y 360 euros.

Y para Jiménez, que fue secretaria del entonces concejal de Servicios Sociales de Camargo, Marcelo Campos, que fue expulsado de Ganemos y posteriormente del equipo de gobierno, el Ministerio Público también interesa que indemnice al Consistorio por el importe de vales de comida que repartía entre personas no incluidas en la lista de beneficiarios del Banco de Alimentos, a determinar en ejecución de sentencia y cuyo importe oscilaría entre 1.000 y 3.000 euros. Además, Fiscalía y Ayuntamiento piden para esta procesada, que fue cesada en noviembre de 2016, tras detectarse las irregularidades, inhabilitación para empleo o cargo público durante tres años, y multas que van de 3.600 euros a 5.040, respectivamente. El Consistorio pide asimismo que ambos acusados indemnicen conjunta y solidariamente a esta administración por el importe de vales de comida repartidos irregularmente.

SUPERVISIÓN Y CONTROL DEL BANCO DE ALIMENTOS. Según el auto de apertura oral, la secretaria del concejal de Servicios Sociales asumió a su llegada la «supervisión y control total» del Banco de Alimentos, y especialmente el reparto de vales de compra, en el que actuaba como «una especie de jefa de voluntarios a la hora de supervisar las entregas que se hacían a éstos de los vales». «Era quien de facto -y sin cobertura legal- se ocupaba de repartir los vales entre los voluntarios», relataba la citada resolución, del juez instructor, pese a que el secretario del Ayuntamiento «advirtió expresamente al concejal y a la acusada de que no podía realizar funciones administrativas de reparto de vales». En septiembre de 2016 Jiménez repartió vales a «al menos 14 personas no incluidas en las listas de beneficiarios ni familiares de éstos, y se quedó para sí misma al menos 30 vales», entre otras irregularidades.

Además, la acusada «cambió el sistema de reparto de vales», lo que hizo imposible controlar cuáles fueron entregados correctamente y cuáles no, si bien se pudo comprobar que en varias compras de finales de septiembre se usaron 8, 10, 12 o incluso 20 vales en una misma compra, cuando el número máximo que se podía repartir por unidad familiar era de cinco.

«El descuadre entre los cheques girados y los beneficiarios que inicialmente puede ser atribuido a la acusada es al menos de 160 bonos» por importe de 10 euros cada uno, lo que hace un total de 1.600 euros.

Además, los dos acusados consumieron productos previamente adquiridos con tales vales en una fiesta particular que celebraron en un camping de Valderredible, por importe de 270 euros.

DENUNCIA DE IU. Esta causa deriva de la denuncia del concejal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Camargo, Jorge Crespo, que puso en conocimiento del juez varios hechos relacionados con los dos investigados y su papel como voluntarios en el banco de alimentos.

La citada denuncia dio lugar ana investigación interna del Consistorio y tres procedimientos: uno relacionado con la recaudación de una fiesta solidaria celebrada en Punta Parayas, que terminó por sobreseerse; otro que se siguió por delito leve por la venta de unos palés del banco de alimentos y que culminó con una sentencia absolutoria; y el tercero, relacionado con el uso irregular de los vales de comida, al que se refiere esta causa y que será enjuiciado en abril, por un tribunal del jurado en la Audiencia Provincial de Cantabria.

Supuestamente "se quedó para si misma 30 vales" del banco de alimentos
Comentarios