01.04.2020 |
El tiempo
miércoles. 01.04.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

EMPRESA

Sniace espera que en juicio por vertidos se tenga en cuenta la "sostenibilidad económica" del Besaya

En el proceso contra los antiguos admnistradores, con Sniace como responsable civil subsidiario, se pide una indemnización de 50 millones

Sniace espera que en juicio por vertidos se tenga en cuenta la "sostenibilidad económica" del Besaya

La presidenta de Sniace, Gema Díaz Real, espera que en el juicio contra el anterior Consejo de Administración de la empresa por delito medioambiental por vertidos al Saja entre 2008 y 2010 --en el que la compañía es responsable civil subsidiario-- se tengan en cuenta "los razonamientos de sostenibilidad económica de la zona" y los "esfuerzos titánicos" de la compañía por asumir la normativa medioambiental.

"Es lo que espera la compañía: que la justicia actúe y sea justa", ha afirmado Díaz Real en una entrevista en Radio Nacional de España, recogida por Europa Press.

El pasado septiembre se conoció que el Juzgado de Instrucción nº 1 de Torrelavega había acordado la apertura del juicio oral contra el antiguo Consejo de Administración de Sniace, encabezado por su expresidente, Blas Mezquita, y contra el exdirector de Operaciones de la misma empresa, José Francisco González Payno, por un delito continuado contra los recursos naturales y el medio ambiente y también contra la propia empresa Sniace S.A. como responsable civil subsidiario, por los vertidos realizados al río Saja-Besaya durante los años 2008 al 2010 por la empresa.

En este proceso, la Abogacía del Estado pide, además de pena de cárcel para los acusados, una indemnización conjunta de más de 50 millones de euros por estos vertidos, una cantidad que, según aseguró la presidenta de Sniace días después de conocerse la apertura de juicio oral, espera que la empresa no tenga que pagar como responsable civil subsidiario.

En la entrevista de RNE retransmitida este domingo, Real ha explicado que en 2006 la nueva normativa exige que Sniace cuente con una Autorización Ambiental Integrada, en virtud de lo que, en 2007, la Administración solicitó a la empresa la puesta en marcha en dos años de una depuradora y que las aguas que evacuaba la empresa fueran conectadas a un colector.

Al respecto, Díaz Real ha explicado que la empresa cumplió con la exigencia de la depuradora y, en 2009, ya contaba con ella tras realizar una inversión de 25 millones de euros.

En cuanto a la evacuación de las aguas a un colector, la presidenta de Sniace ha señalado que durante dos años (de 2008 a 2010) la empresa tuvo la posibilidad de evacuar sus aguas a través de esta instalación porque no existía.

En este sentido, ha defendido que "de ninguna de las maneras" la responsabilidad de ejecutar dicho colector era de la empresa. "Era la Administración la que tenía que haber construido ese colector", ha afirmado en la entrevista.

Por ello, considera que el antiguo Consejo de Administración respondió a las exigencias que le había planteado la Administración "con las herramientas que tenía".

TERRENOS NO PRODUCTIVOS DE SNIACE

Al margen de este juicio, que aún no se ha celebrado, la presidenta de Sniace también ha hablado de otro tema pendiente, como es el futuro de los terrenos no productivos de la empresa.

En este sentido, ha confiado en que la empresa y el Ayuntamiento de Torrelavega puedan alcanzar un acuerdo y espera que sea "pronto".

En cuanto a las negociaciones empresa-Ayuntamiento, Díaz Real ha opinado que la llegada del nuevo alcalde, el regionalista Javier López Estrada, y de ella misma como presidenta de Sniace han llevado esas conversaciones a "otro escenario".

Díaz Real ha negado que la empresa, "en ningún momento", haya buscado un fin especulativo con estos terrenos no productivos y ha asegurado que Sniace no tiene ánimo "perjudicar a la sociedad" torrelaveguense pero exige que la otra parte, esto es el Ayuntamiento, "sea responsable".

El pasado febrero la empresa propuso al Ayuntamiento recalificar los terrenos no productivos de la fábrica para uso comercial a cambio de ceder de forma gratuita los terrenos deportivos del complejo Óscar Freire y el parque junto al río conocido popularmente como 'El patatal'.

Por otra parte, en junio de este año, se conoció que la empresa negociaba con el Gobierno de Cantabria incluir en el Plan Singular de Interés Regional (PSIR) de Las Excavadas 700.000 metros cuadrados de terrenos no productivos.

SNIACE, UNA "BIOFÁBRICA"

Al margen de estos asuntos pendientes, Díaz Real ha reivindicado el giro que ha dado Sniace para convertirse en una "biofábrica" y ha hablado de las distintas líneas de producción que tiene la compañía, con sede en Torrelavega, y las futuras.

Así, por ejemplo, se ha referido a la producción de un tipo de fibra ignífuga, que tiene como principal mercado Estados Unidos pero también Europa, y también otro tipo de fibra para elaborar toallitas húmedas.

Además, ha explicado que Sniace está desarrollando un tipo de fibra que, además de sustituir al plástico se disuelve en el agua, lo que evitará el "colapso" que producen en los colectores este tipo de productos higiénicos. En este sentido, ha avanzado que en mayo de 2020 se prevé empezar a lanzar esta línea.

En cuanto a la situación financiera de la compañía, Díaz Real ha explicado que, después de que la última ampliación de capital de Sniace se cubriera en un 75%, la compañía está buscando financiación para poder completar esa operación, algo que, según ha reconocido, "no está siendo fácil" pero se están "buscando soluciones".

Además, durante la entrevista, la presidenta de Sniace se ha quejado de que la energía es "muy cara" y además "muy fluctuante" y, a su juicio, no existe una seguridad jurídica que, según ha dicho, las empresas necesitan "como el agua".

Díaz Teal se ha quejado del incremento de costes a los que tiene que hacer frente para sufragar los gastos de los derechos de CO2, los cuales, según ha dicho, en los dos últimos años se han incrementado "un 600 por ciento".

Para la presidenta de CEOE, también daña la competitividad de la empresa el hecho de que las reglas de juego en el mercado internacional no sean las mismas.

Comentarios