22.10.2019 |
El tiempo
martes. 22.10.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

Gran acogida en el encuentro entre conservacionismo y animalismo

Foto de familia de los patrocinadores, organizadores e invitados al encuentro. / ALERTA
Foto de familia de los patrocinadores, organizadores e invitados al encuentro. / ALERTA
Gran acogida en el encuentro entre conservacionismo y animalismo

Evitar el sufrimiento animal como aspiración ética, acciones sustentadas en la ciencia y consideración de cada contexto social (rural y urbano) para determinar dichas acciones, fueron los principales puntos de acuerdo alcanzados a lo largo de la Jornada que reunió el sábado 5 de octubre a representantes de primer nivel de organizaciones conservacionistas y animalistas de ámbito nacional. 

Con este encuentro, que tuvo lugar en el Edificio Multiusos ‘Sergio García’ de La Lechera, la Federación DEAN, en colaboración con el Ayuntamiento de Torrelavega, ha querido contribuir a la búsqueda de consensos entre estos dos colectivos, que cuentan con un importante y creciente apoyo social.

Organizada por la Federación de Protectoras de Animales DEAN y las concejalías de Dinamización Poblacional, Plan Estratégico, TIC y Mercado Nacional de Ganados, y la de Medio Ambiente, Salud Pública e Infraestructura Verde, la jornada, se centró en un encuentro pionero para identificar puntos comunes y alcanzar consensos.

Entre muchos asuntos, se analizaron las diferentes realidades del medio rural y urbano, ante lo que Odile Rodríguez de la Fuente pidió «no generalizar, ni acusar al medio rural, en donde se encuentra la producción primaria, de la que vive la ciudad», y en el que «su concepción de la vida y de la muerte a veces no es el misma que la de los urbanitas». Alberto Díez llamó a apoyar al medio rural quién señaló que «el movimiento animalista está a favor del medio rural. Es el modelo de ganadería intensiva el que lo está haciendo desaparecer», y alertó ante la que llamó «segunda intensificación.  Vamos a tener productos baratos de alto bienestar animal producidos de manera intensiva». También fue común la exigencia de más voluntad política para afrontar los «urgentes» problemas ambientales.

Comentarios