29.02.2020 |
El tiempo
sábado. 29.02.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Los grupos políticos, satisfechos con la explicación del equipo de Chipperfield

Reunión con el equipo de Chipperfield. / José Ramón
Reunión con el equipo de Chipperfield. / José Ramón
Los grupos políticos, satisfechos con la explicación del equipo de Chipperfield

Los grupos municipales del Ayuntamiento de Santander han salido satisfechos este martes de la sesión extraordinaria de la Comisión de Desarrollo Sostenible, en la que el equipo del arquitecto David Chipperfield ha explicado de forma «minuciosa» los detalles del Proyecto Pereda. Han sido casi tres horas en las que se ha dado cuenta, a petición del pleno de la Corporación, de la actuación planteada para hacer un museo del edificio del Banco Santander en el Paseo Pereda, en una reunión en la que también han estado técnicos municipales y representantes de la entidad bancaria.

Uno de los asuntos en los que se ha profundizado y que más polémica había suscitado anteriormente es la ocupación de un 35 por ciento del arco, que se ha presentado como la opción más razonable a tenor de la evolución del proyecto para poder albergar los 2.500 metros cuadrados necesarios de espacio expositivo.

La actuación, que conllevará una inversión de 45 millones de euros a cargo del Banco Santander, le obligará además a trasladar la sección de almacenamiento y gestión de archivos al edificio que tiene en Solares. Todos los grupos, que se han mostrado satisfechos con la explicación dada por el equipo de Chipperfield, han apostado por el menor impacto posible en el edificio y en la zona.

El concejal de Fomento, Vivienda y Movilidad Sostenible, el popular César Díaz, cree que se ha justificado «perfectamente» cada actuación. «Ya habíamos dicho que el PP iba a defender con uñas y dientes este proyecto sin medias tintas y hoy todavía la posición es más reforzada si cabe», ha insistido, antes de confiar en la unanimidad de los grupos para impulsar este proyecto.

Además, ha agradecido el esfuerzo de los técnicos municipales, que a su juicio «han sido defensores» del conjunto patrimonial del entorno de Paseo Pereda-Castelar y «han sido capaces de ver esos requisitos museísticos para integrarlos en el edifico». «Santander no puede dejar pasar esta oportunidad, debemos tener altura de miras y ser responsables», ha pedido.

Del mismo modo se ha pronunciado el edil de Urbanismo, Javier Ceruti (Cs), quien cree que ha quedado «clarísima» la necesidad de la ocupación «residual» del arco, puesto que de otro modo iría «en detrimento de la calidad» museística y arquitectónica, ha agregado.

«Es su edificio, es su dinero y es su colección», ha reiterado, antes de añadir que «está más que justificada la defensa a ultranza» que Ciudadanos va a hacer del proyecto para sacarlo adelante. El portavoz regionalista, José María Fuentes-Pila, ha subrayado la «claridad meridiana y a fondo» con la que se ha explicado el proyecto, que ha atravesado, según ha dicho, un «proceso integrador» que ha ido «del conservacionismo a un cambio que mantiene su identidad». Fuentes-Pila, partidario del menor impacto posible en el entorno, ha apuntado que se produce un «dilema de decisiones», puesto que en estos caos «siempre hay algo que perder». «El proyecto tiene una magnitud suficientemente importante como para que la apuesta no venga determinada por un debate final entre arco o museo, que es lo que no puede ser», ha afirmado.

psoe. Por parte del PSOE, Néstor Serrano ha valorado que la comisión haya sido «muy completa» y se haya ofrecido una información «extensa» sobre el proyecto, que ha permitido conocer todas las alternativas desde el inicio hasta ahora. «Defendemos que sea siempre el menor impacto posible, pero se ha planteado que es la mejor solución para tener un gran espacio positivo», ha explicado, antes de apostar por la mayor transparencia posible «buscando el bien de la ciudad y de todos los ciudadanos».

Guillermo Pérez-Cosío (Vox) se ha mostrado muy satisfecho porque las explicaciones han sido «amplias y minuciosas» y, pese a opinar que «no deja de ser un elemento extraño», «una paradoja porque un arco ya no lo va a ser y una solución «muy arriesgada», ha recalcado que es «funcionalmente brillante», al tiempo que ha valorado la inversión y el esfuerzo que va a realizar el Banco Santander.

Por su parte, el concejal de Unidas por Santander, Miguel Saro, cree que «no cabe duda» de que el edificio va a ganar «mucho valor» porque se va a abrir al público, pero también ha llamado a ponderar los distintos intereses que confluyen, puesto que el barrio, que «ya soporta mucha presión de hostelería, perderá luminosidad y vistas». «El juego es cómo conseguir que este proyecto consiga que el Ensanche mejore también», ha añadido.

Comentarios