22.09.2020 |
El tiempo
martes. 22.09.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

¡¡Tricampeón!!

Víctor González conquista por tercera vez consecutiva el Campeonato Regional de primera categoría tras una brillantísima final frente a un incombustible Jesús Salmón  

Víctor González levanta los trofeos que le acreditan como campeón regional de Primera categoría 2020. / reguera
Víctor González levanta los trofeos que le acreditan como campeón regional de Primera categoría 2020. / reguera
¡¡Tricampeón!!

Más emoción imposible. En la última mano al pulgar se decidió un  Campeonato Regional de Primera categoría individual absolutamente espectacular. Víctor González se convirtió ayer en tricampeón de Cantabria y, además, de forma consecutiva, algo que hasta ahora no había conseguido Óscar González. Además es el primer jugador que con 26 años ya tiene en su haber tres títulos. Y, además, lo hizo con la tercera mejor marca de la historia (729 bolos).

Pero si matrícula de honor se merece un Víctor González no durante todo el campeonato no ha estado todo lo fino que es costumbre en él, especiamente desde el tiro; sobresaliente hay que dar a Jesús Salmón, que logró un subcampeonato con sabor a título. Como decía Gabriel Cagigas en ‘Sportpublic TV’, «Jesús tiene mucho mérito, porque lleva muchos años en la élite y sigue al más alto nivel, como hoy (por ayer) lo ha demostrado. Es un gran campeón».

Este era el 80 Campeonato Regional de Primera categoría individual. El primero lo ganó Rogelio González ‘El Zurdo de Bielva’ con 46 años imponiéndose a Joaquín Salas, que tenía tan solo 18. Ayer casi se vuelve a repetir la historia. Jesús Salmón estuvo muy cerca con 45 años de vencer al joven Víctor González, pero una fatídica séptima mano truncó la ilusión, el bueno juego y la profesionalidad del camargués, que ‘abrió’ la puerta al de Guarnizo, que no dudó en cruzarla.

Víctor González entró en cuartos de final con 11 bolos de ventaja sobre Jesús Salmón. Ambos fueron los protagonistas absolutos y se jugaron el campeonato a todas las vueltas en el que también la Peña Peñacastillo Anievas Mayba fue la gran triunfadora. Suma y sigue.

Salmón, que ayer jugó decimocuarta final de un Regional -ha ganado siete y perdido siete-, demostró que está en un excelente momento de forma. En cuartos con 148 bolos, cuando José Manuel Lavid le había obligado a 130 para pasarle, se puso a siete de Víctor, que sin acertar desde el tiro hacía 144.

En esta fase, José Manuel Lavid (Andros La Serna), con un pulgar espectacular, no desaprovechó la ocasión y se metió en semifinales, mientras que su compañero Carlos García no tuvo una buena tarde. No le salió nada y con 110 bolos pasó de la cuarta plaza a la séptima final.

Por su parte, Manuel Domínguez (El Pendo Bahía Real) firmó la quinta plaza; Iván Gómez (Riotuerto Sobaos Los Pasiegos), con 128, la sexta; y Alberto Díaz (Hnos. Borbolla Villa de Noja), la octava.

Óscar González y José Manuel Lavid protagonizaban la primera semifinal. Ambos estaban lejos de los dos de cabeza, pero son jugadores suficientemente solvente para poder asaltar la final, aunque no les fue posible, pero no porque ellos no hicieran los deberes, sino porque los jugadores de la Peña Peñacastillo Anievas Mayba no estaban dispuestos a ‘regalar’ nada.

Uno arriba (84-85) a raya alta para Lavid, pero Óscar en la sexta mano tomó la delantera (104-101), sin embargo, de nuevo el pulgar del jugador de Las Fraguas hizo las delicias de los espectadores y con dos extraordinarias últimas manos de 22 y 21 bolos, firmaba 144 que le aseguraban la tercera posición, mandando, además, a 134 a Salmón para superarle (a 123 a Víctor). Por su parte, a Óscar González sus 138 le colocaban en la definitiva cuarta posición.

Llegaban los dos ‘gallos’, que de nuevo brindaban una extraordinaria semifinal, en la que Jesús Salmón, con manos de 20-22-19-21-16-19-17-18 sumaba 152 para ponerse tres por encima de Víctor González, que se quedaba en 142 (19-19-14-20-16-18-23-13). ¡Qué manera de tirar bolos! Juego redondo para el camargués, al que la consejera Marina Lombó definió como «equilibrio personificado»; y cabeza privilegiada para el astillerense.

Comenzaba de nuevo el Campeonato, aunque se llevaban ya 32 manos, pero tres bolos de diferencia no son nada entre estos ‘pedazo’ de jugadores. Quedaba las ocho definitivas y ni uno ni otro defraudaron. Se conocen bien. Se fueron marcando, a pesar de que cada uno estaba perfectamente concentrado en lo que tenía que hacer. Respiraban profundamente, observaban con atención la posición de las bolas en los birles y apuntaban con certeza desde el tiro.

Primera mano (17-17) y el campeonato seguía favorable a Jesús Salmón (596-599); en la segunda (16-19), el camargués aumenta a seis su ventaja (612-618), pero en la tercera (19-13) de nuevo igualdad (631-631). A raya alta, Víctor González se pone por delante (22-21/653-652). Comienza de nuevo el campeonato. Quinta mano (19-19) y todo sigue igual (672-671). Gran respuesta de Jesús Salmón en la sexta (16-22) para volver a tomar la delantera (688-693) con cinco arriba. Y... llegó la fatídica séptima mano  (19-11), pinchazo del de Camargo y Víctor, de nuevo líder (707-704). Todo se iba a decidir en la última tirada. Final soñada para cualquier organizador. Tensión y atención hasta el último instante y... la máquina funcionó. Víctor González en el tiro, 11 -acertó en el momento justo- y 11 de birle, total 22. 150 en la final y 729 que iban a valer un campeonato. Jesús Salmón necesitaba 28 para igualar y 29 para ganar. Ahí estaba el emboque y por muy poco casi acierta, pero... seis de tiro, diez de birle, total 16 y 138 en la final para con 720 tener que firmar una medalla de plata, que siempre es ingrata, aunque con el paso del tiempo tiene el valor que se merece. Salmón felicitó a Víctor y ambos recibieron una merecida ovación como los dos grandes campeones que son.

Si el espectáculo bolístico fue de diez, también un sobresaliente merece la organización de este Campeonato Regional, que corrió a cargo de la Peña Riotuerto Sobaos Los Pasiegos. Todo perfectamente cuidado, de forma minuciosa, en esta ocasión con mayor motivo debido a los protocolos sanitarios. Las gradas perfectamente señalizadas y todo lo que repletas permitía el aforo -en los cuartos de final ya se había colgado el cartel de ‘no hay billetes’-; después de cada concurso se desinfectaron los tablones y las sillas en las que se sentaban los diferentes jugadores; hidrogel por todas partes; los cajones del podio perfectamente separados para guardar la distancia de seguridad; y la entrega de premios perfecta, sin apretones de manos, pero codo con codo. Los trofeos fueron portados por los alumnos de la Escuela Manuel García. El himno de Cantabria, en honor al campeón, puso el punto final a este brillante campeonato.

Todos los miembros de la Junta Directiva de la peña de La Cavada y algunos colaboradores trabajaron de forma incansable para conseguir un torneo ‘redondo’. Y... otro diez para el público, que fue identificado al acceder a la bolera, y que apoyo por igual a todos los participantes, brindando muchísimos aplausos.

Mención especial también merece el detalle, como no podía ser menos, que la Peña Riotuerto Sobaos Los Pasiegos al recordar la figura del colegiado local Germán Ruiz Canales, fallecido precisamente cuando el Campeonato Regional se celebraba en su pueblo. «Tributo de honor a uno de los nuestros». «Todos te echamos de menos». Respetuoso minuto de silencio, con todo el público en pie, y gran ovación para recordar a un gran hombre.

También hubo pleno en el palco de autoridades. Miguel Ángel Revilla presidió el torneo, acompañado por la consejera Marina Lombó y el presidente del Parlamento de Cantabria, Joaquín Gómez. Junto a ellos el alcalde de Riotuerto, Alfredo Madrazo; el presidente de la Peña Riotuerto Sobaos Los Pasiegos, José Antonio Abascal; y los presidentes de las Federaciones Cántabra y Española, Serafín Bustamante y José Luis Díaz de Rojas; entre otras personalidades.

¡¡Tricampeón!!
Comentarios