13.04.2021 |
El tiempo
martes. 13.04.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

«Las cinco ligas más bonitas de mi vida las jugué en Pancar para no descender»

Rafael Fuentevilla, en 1987. / José Ángel Hoyos
Rafael Fuentevilla, en 1987. / José Ángel Hoyos
«Las cinco ligas más bonitas de mi vida las jugué en Pancar para no descender»

Toda la familia Fuentevilla era gran aficionada a los bolos. A 10 metros de su casa en Cudón estaba el bar-tienda adosado a la bolera. Por aquellos años solamente existían peñas en Primera y Segunda categoría y con tan sólo 15 años Luis Setién, propietario de una panadería, le abonó 3.000 pesetas para jugar en Oruña. En ese momento se convertía en el primer jugador que a esa edad recibía tal cantidad de dinero y comenzaba a fraguarse la trayectoria deportiva de Rafael Fuentevilla Gutiérrez (Cudón, 4 de julio de 1947): 8 Ligas ganadas, además de 14 Copas, 2 Campeonatos de España de Primera individual y 6 por parejas. Muchas peñas en su recorrido, entre ellas tres etapas en la Bolística, para poner punto final a su carrera en Pancar, influenciado por Benito Fernández Enterría.

PREGUNTA: ¿Háblanos de tu primera etapa en Torrelavega donde juegas seis temporadas?

RESPUESTA: Tenía 18 años cuando llegué para jugar con Fidel Linares, Mier, Poldo, Riaño y Sandi. Al año siguiente llegó Rafael Marcos y dos años más tarde Ventisca, pero no fuimos capaces de ganar una Liga hasta el año 1969. El equipo esa temporada estaba formado por Marcos, Benito Fernández, Alonso de Celada, Ventisca, Mier, y yo. Era mi primera Liga y al año siguiente la volvimos a ganar con Miguel Pérez, Calixto, Linares, Benito y Chuchi.

P: Llegas a Peñacastillo, una de las dos peñas donde has jugado sin poder ganar la Liga.

R: Exacto. Teníamos muy buena partida con Arenal, Ramiro González, Rafael Marcos, Revuelta y yo. Más tarde llegó Escalante, pero no pasamos del tercer puesto.

P: Segunda etapa en la Bolística y ganas otra Liga más.

R: Correcto, teníamos una gran peña con Marcos, Ingelmo, Florentino, Pachín y yo. Estuve dos años en Torrelavega. Tenía en esos momentos 29 años ya.

P: Continuas ganando más Ligas, ahora en Comillas.

R: Vas bien encaminado. Estuve tres temporadas y volví a coincidir con Linares, Marcos, Ventisca, más Pedro Garmilla. Sacamos tan solo un punto a la Peña Textil Santanderina.

P: Tercera etapa en la Bolística, tan solo una temporada antes de recalar en Santa María del Sel.

R: Volvimos a ganar otra Liga más con los mismos compañeros con los que gané la segunda.

P: Y... en Santa María del Sel sí lo ganas todo.

R: Correcto. Ha sido la mejor partida con la que he jugado nunca. Estaba Tete Rodríguez, Miguel García, Florentino Díaz, y yo. Conseguimos el triplete, Liga, Copa, y Campeonato de España de peñas que ganamos 4-3 a Mallavia.

P: Construcciones Rotella a continuación. Llegar y besar el santo. Se había ido Ramón Pelayo, pero se quedan Tete y Florentino, y llegan Benito e Ingelmo para ganar otras dos más.

R: Cierto. Una gran plantilla, pero Mallavia nos lo puso muy difícil y luego Puertas Roper. En mi despedida de la peña ganamos además la Copa Presidente por segundo año consecutivo.

P: Aparece Puertas Roper que había renovado su plantilla. Con otra gran partida como la de El Parque de Maliaño rematas otra Liga más.

R: Eso era en el año 1985. Seis temporadas extraordinarias donde se ganaron muchas Copas también. Allí jugaban enormes talentos como Arenal, Calixto, Linares, y Solar.

P: Influenciado por Benito Fernández Enterría pones rumbo, ni más ni menos, que a Pancar.

R: Todo el mundo me llamaba loco. Era mi ocaso de los bolos, tenía 45 años de edad, y me hice cargo de unos críos estupendos, pero que estaban muy verdes. Jugamos Antonio Núñez, Benito Fernández, Cortabitarte, Pin, que era de Alles, y yo. Y no descendimos nunca.

P: No es nada frecuente que tras cinco concursos en un Nacional por parejas, haya un empate. ¿Qué sucedió en Pontejos?

R: Quedamos empatados Tete y yo con Ortiz y Arenal, y hubo que desempatar a cuatro tiradas. En el desempate ganamos y fue mi tercer campeonato de España consecutivo con él.

P: Fidel Linares quería llevarte siempre a la peña donde jugaba. Muchos años juntos, grandes amigos, pero en Potes no tuviste piedad.

R: (Ríe) En Potes gané mi primer Campeonato de España. En la sexta mano le sacaba un bolo, pero en la séptima embocó con lo cual me obligaba mucho. Y respondí con una gran tirada de 26 bolos a bolos que me dieron el título.

P: Siempre te gustó mucho El Sardinero y desde aquella tarde mucho más.

R: Ya lo creo. Mi segundo campeonato se lo gané a otro buen amigo como Ingelmo en el antiguo campo del Racing. Con televisión en directo, por primera vez, por lo que toda España lo pudo ver. Fue una final muy igualada, pero en semifinales tenía que embocar y hacer bolos. Tiré las dos primeras bolas de la última mano a bolos, y con la tercera emboqué, hice 31 bolos, y me metí en la final. En ésta, la clave estuvo en una tirada de 21 bolos, que hizo que me distanciase mucho.

P: 71 concursos de Primera ganados, pero tu diversión estaba fuera de la bolera.

R: Deseaba que llegara San Antonio, San Juan, San Mateo, pero lo que quería era ir a la romería, allí lo pasaba en grande. Si además ganaba mejor, pero nunca me preocupó.

P: Lo has ganado casi todo, sin embargo tienes una espinita clavada.

R: Sí, no ganar La Patrona. Todos los demás los he ganado al menos una vez.

P: Hablas y no acabas de Pancar ¿por qué?

R: Te lo explico. Las cinco ligas más bonitas de mi vida deportiva las jugué en Pancar para no descender. Ver la ilusión de aquellos chavales hizo que me volcara con ellos.

P: Jugador querido donde los haya, sin lugar a dudas no cambias por nada del mundo esas distinciones otorgadas como Orujero Mayor, Moisés de Oro y Premio Pico Peñamellera.

R: Eso seguro. Son otorgadas por gente que en muchos casos no tienen nada que ver con los bolos, mitad deporte, mitad social. Me he sentido muy querido siempre, es lo que me llevo de los bolos. Quiero que me recuerden, pero no porque haya jugado más o menos bien a los bolos.

P: A Fuentevilla le vieron en una ocasión por la Gran Vía madrileña con un saco de bolas al hombro.

R: Seguro que sí. Alguna vez fuimos en tren, toda la noche jugando a las cartas, y con las bolas al hombro buscando hotel por todo Madrid.

P: Fichas con Rotella, tu pareja va a ser Tete Rodríguez y ¿qué te dicen?

R: Con éste no se puede perder, así que a ponerse las pilas. A partir de ese día adquirí un compromiso muy grande y fue determinante para que ganara mis dos Campeonatos de España. No hacía más que decirme a mí mismo que con ese compañero no podía perder nunca.

P: Y empezaste a comprobar cada día que era muy raro que fallara bola.

R: Ni te lo cuento. He vivido increíbles jugadas, birles desde cualquier sitio, enorme el Tete.

P: Inauguración de la bolera de Ramonín Isabel en San Vicente, fiesta nocturna hasta las 5 de la mañana, estabas hecho polvo y tenías que jugar a las 10 de la mañana en Puente San Miguel ¿qué pasó?

R: Que gané el Memorial Marcelino Botín para mi sorpresa, porque no había dormido nada, nada.

P: Campeonato de España en Santillana del Mar con la presencia de Samaranch y Elola, anulan una bola a Marcos, metes las bolas al saco y te vas.

R: Marcos no movía el pie jamás, era injusto, y me fui de la bolera, pero unos aficionados y la presidencia me convencieron para volver.

«Las cinco ligas más bonitas de mi vida las jugué en Pancar para no descender»
Comentarios