20.02.2020 |
El tiempo
jueves. 20.02.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

JESÚS SALMÓN

«Detrás de todos mis triunfos hay millones de horas de entrenamiento»

Jesús Salmón, capitán de la Peña Peñacastillo.
Jesús Salmón, capitán de la Peña Peñacastillo.
«Detrás de todos mis triunfos hay millones de horas de entrenamiento»

Cuando España se disponía a acoger los recordados Juegos Olímpicos de Barcelona-92 y la Exposición Universal en Sevilla, un jovencísimo (17 años) Jesús Salmón (1 de diciembre de 1974) debutaba con la Peña Construcciones Rotella en la máxima categoría. Hasta llegar a ese momento miles de bolas lanzadas y bolos derribados, porque a Salmón le salieron los dientes en la bolera familiar, donde su padre ‘metió en vena’ el vernáculo deporte tanto a él como su hermano Pachi. Se van a cumplir 28 años y el camargués sigue en la élite del bolo palma, ampliando temporada tras temporada su más que dilatado palmarés. Guarda como ‘oro en paño’ las enseñanzas de su progenitor y nunca olvida los consejos que le dio Juan José Ingelmo, al que él define como ‘caballero de los bolos’, lo mismo que se podría decir de él: ‘un señor’, que vive con pasión este deporte, que se lo ha dado «todo» y en el que ni en sus mejores sueños pensó que iba a llegar tan lejos. Seguirá no hasta que el cuerpo aguante -aunque también-, sino «mientras me divierta».

El camargués no quedó del todo satisfecho de su última temporada, según manifestó en ‘Radio Studio’. Acostumbrado a ganarlo todo, ser tercero en el circuito de bolos, y de puntos, no fue lo suficientemente satisfactorio para él, a pesar de ser tercero en el Campeonato de España individual, séptimo en el Regional y haber ganado seis concursos; a pesar de ser campeón regional y subcampeón de España de peñas por parejas, junto a Víctor González; y a pesar de conquistar los cinco títulos posibles, es decir, Liga, Torneo Presidente del Gobierno de Cantabria, Copa FEB, Copa Apebol-Trofeo Hipercor y Supercopa, con la Peña Peñacastillo Anievas Mayba. Tan solo se escapó el Nacional de peñas por parejas. 

Acaba de iniciar la pretemporada con la peña santanderina, con la que cumplirá su segundo año y donde dice estar muy contento, tanto con los compañeros como con los directivos y aficionados.

PREGUNTA: Comienza una larga temporada de nuevo, ¿lo haces con la misma ilusión de siempre o no?

RESPUESTA: Después de tres meses de parón es normal que al principio cueste un poco, pero eso solo sucede los primeros días.  el primer día. Ilusión la de siempre, porque me gusta es ir a la bolera a jugar; me divierte, me lo paso bien con los compañeros y disfruto. El día que no disfrute, se acabaron los bolos.

P: En enero, ¿dos o tres días de entrenamiento semanales?

R: Prefiero dos veces a la semana, hay otros jugadores que prefieren tres. De esta forma puedes recuperarte mejor de alguna posible contractura. Por ejemplo, en marzo, que la temperatura es mejor, prefiero tres veces.

P: Temporada de ensueño la última. Lo has ganado todo, pero no era la primera vez que lo hacías, ¿no?

R: Sí, la verdad es que tanto a nivel de peña, como de relaciones con los compañeros, directivos, etcétera, ha sido impresionante. No es la primera vez que he vivido esto. Cuando no se jugaba la Copa Apebol, ni la Supercopa, gané las tres competiciones restantes, Liga, Torneo Presidente, y Copa Federación Española, con Puertas Roper, en dos ocasiones, con Construcciones Rotella, y con Hermanos Borbolla.

P: Solamente faltó el Campeonato de España de Peñas por parejas, junto a Víctor González. Por cierto, uno de los aplausos más importantes que te llevaste en la Semana Bolística fue cuando ‘colaste’ tres bolas blancas al pulgar, y seguidamente le dices algo al oído a tu compañero. ¿Cuáles fueron tus palabras?

R: Que lo sentía mucho, que no sabía que me estaba pasando en ese momento. Que era incapaz de pensar y de reaccionar y que esperaba mejorar. Mi cabeza era un embudo en ese momento y menos mal que luego fui levantándome y acabar jugando mejor.

P: Eso ocurría en agosto, pero antes la Peña Peñacastillo Anievas Mayba pasó por muchos apuros para ganar la Liga, sobremanera en la primera vuelta. ¿Demasiados tropiezos?

R: Sí, es cierto. Pero el caso es que el juego no era malo. Las peñas contrarias sabían como jugarnos. Hoy en día todo el mundo tira bien de 20 metros, a la mano y al pulgar; y cuando, además, aciertan con el emboque, nada se puede hacer.

P: ¿La entrada de Eusebio Iturbe en lugar de José Manuel González fue decisiva?

R: No voy a descubrir ahora a Sebi Iturbe, es un grandísimo jugador que siempre está preparado para salir a jugar, y además hacerlo formidable. Es un veterano curtido en mil batallas, que aporta la dosis de tranquilidad y calma que se necesita.

P: Hubo momentos de intranquilidad y de caras largas. Por ejemplo, cuando os ganó en casa J. Cuesta.

R: No, aquel día los emboques fueron decisivos. Recuerdo que en un chico les habíamos mandado a ganar a 50 bolos e Isaac López embocó de 20. Son cosas que pasan y hay que contar con ellas. Además embocaron varias veces más y nosotros no acertamos.

P: Hablamos de Copas. Se ganaron todas, pero sufriendo mucho en casi todas.

R: Sí. Recuerdo la que se jugó en Torrelavega ante Ribamontán, que nos iba ganando todo el partido. Nosotros no jugamos bien ese día, eso es todo. Ellos lo hicieron  muy bien por cierto y al final se vinieron abajo en el desempate. Contra Sobarzo nos costó ganarles mucho y es que son Peñas con jugadores muy buenos.

P: ¿Gusta jugar en ese ambiente de la Carmelo Sierra?

R: Muchísimo. Me encanta jugar cuando la bolera está repleta de aficionados, con los colores de su peña. Es el ambiente de las grandes tardes de bolos.

P: Prefiere que le estén observando 4.000 ojos cuando juega, o 2.000 cuando tiene un micro en la mano y tiene que dirigirse al público de la Gala del Deporte de Cántabro, como ocurrió días pasados en el Palacio de Festivales.

R: Evidentemente, lo primero. En la bolera se perfectamente lo que tengo que hacer, me resultan familiares todos los pasos que doy, los movimientos, etcétera. Con el micro, no estoy tan familiarizado, y puedo meter la pata en cualquier momento.

P: En el momento estelar de la temporada, el Campeonato Regional en Roiz, no te fueron bien las cosas. Al final, séptimo.

R: No jugué nada bien y no le puedo echar la culpa a la mala suerte. Jugué mal, sin paliativos, porque no hubo ‘disculpas’ como bolas quedas, ni nada por el estilo

P: En el otro momento cumbre, Campeonato de España, al final, tercero.

R:  Sí, pero no he quedado conforme. En general, no estoy satisfecho de mi temporada, a pesar de que pueda parecer incomprensible por todo lo que he ganado con el equipo, pero me refiero individualmente.

P: Quedar tercero en el Campeonato de España, ganar seis concursos, quedar segundo en La Portilla, El Mozuco, San Vicente, Noriega y San Mateo; y ser tercero en los Circuitos de Bolos... ¿no me digas que todo esto y más no es para sacar un sobresaliente?

R: Creo que he podido hacerlo mejor en general, por eso no estoy satisfecho, soy muy exigente conmigo mismo, pero ya de nada sirve quejarse, lo acepto tal cual.

P: 13 concursos y una media de 137 bolos dice bien a las claras que no hay síntomas de decadencia por el momento.

R: La verdad es que me encuentro muy bien y espero continuar por la misma senda.

P: ¿Le falta algo por ganar o no?

R: Creo que no, pero tampoco soy un jugador que esté todos los días comprobando mi palmarés. Nunca me ha preocupado, vivo el día a día de los bolos, y no miro hacia atrás.

P: ¿Cuál es la bolera talismán para Jesús Salmón?

R: La Severino Prieto. Allí he ganado la mayoría de las cosas importantes de mi vida deportiva.

P: ¿Y la maldita?

R: No tengo ninguna maldita. Si acaso la de Peñacastillo (sonríe). No acabo de encontrarme bien en ella y desconozco cual será la causa.

P: ¿Cuál ha sido tuvo el rival más duro, al que te costó más ganar?

R: A Tete Rodríguez era casi imposible ganarle. Era una máquina de tiro y de birle, con unas facultades físicas impresionantes.

P: Con 17 años fichas por Construcciones Rotella, donde jugarás con Tete Rodríguez, Rodrigo Núñez, Agustín Fernández y Juan José Ingelmo, ¿cómo lo viviste? ¿Temor, miedo, incertidumbre...?

R: Y... Florentino. La verdad es que bien. Era el más joven, pero me apoyaron muchísimo todos. Solo había una opción o me salían bien las cosas o me estrellaba. Para mi fortuna, sucedió lo primero

P: Por cierto, hace seis meses fallecía Pepe Ingelmo, ¿cómo le recuerdas?

R: Para mi siempre fue un referente, dentro y fuera de la bolera. Le estaré eternamente agradecido por todo su apoyo, por sus consejos, que aún hoy en día tengo en cuenta. Un caballero de los bolos sin lugar a duda.

P: Con 18 años ganas tu primer Campeonato de España.

R: Ese momento lo tendré grabado en mi cabeza toda la vida. Ha sido, de todos, el mejor sin duda. El abrazo que me dio mi padre es imposible de olvidar nunca. Luego he tenido más momentos preciosos, pero me quedo con ese.

P: Y con 43 años el último. 25 años después. ¿Quiere esto decir que eres incombustible?

R: Me costó ganarlo mucho. La última bola de cinco bolos desde el tiro fue la clave.

P: Si te dicen allá por el año 1985 que ibas a ganar todo lo que ha ganado, ¿qué hubieras dicho? 

R: Les hubiera llamado locos, lógicamente. Impensable, está claro.

P: ¿Se nace siendo estrella de los bolos, o se consigue a base de esfuerzo, perseverancia, entrenamiento...?

R: Detrás de todos estos triunfos, hay millones de horas de entrenamientos, competiciones, partidos, concursos, etcétera. Pero esto no ocurre solamente en bolos, sino que cualquier deporte requiere tener unas condiciones físicas determinadas y luego horas y horas de dedicación.

P: ¿Qué tiene que pasar para que Jesús Salmón juegue mañana en otra peña, que no sea Peñacastillo?

R: Ni me lo planteo por el momento. Lo que tenga que suceder pasará cuando tenga que pasar. De momento estoy supercontento donde estoy. No me quita el sueño.

P: Allá por el mes de mayo de 2018, se anunciaba que Jesús Salmón jugaría las próximas tres temporadas en Peñacastillo. A partir de ese momento Hermanos Borbolla entró en barrena (8 derrotas). ¿ Tuvo algo que ver tu marcha en todo ello?

R: De verdad que no. Nada de malas relaciones con compañeros, directivos, etcétera. No jugamos nada bien muchos partidos, éramos favoritos, pero no se dieron las condiciones precisas. Los primeros en sentirlo fuimos los jugadores.

P: ¿En vísperas de un campeonato importante duermes bien?

R: Sí, no tengo problemas.

P: ¿Qué consejo darías a las jóvenes promesas?

R: Que tengan bien abiertos los ojos, que escuchen, que se fijen bien en los demás. Se aprende de cualquiera. Que sean receptivos a cualquier mensaje relacionado con los bolos. Que no se den por vencidos nunca. Que luchen por lo que buscan sin dejarse derrotar.

P: La explosión Víctor González. ¿Puede llegar a ser el dominador de la próxima década?

R: Tiene todas las condiciones para ello. Poderío físico, afición, clase, etcétera. Pero hay que tener muy en cuenta, que lo difícil no es llegar sino mantenerse. Y mantenerse muchos años a un mismo nivel es muy complicado y difícil.

P: La temporada pasada todo lo han ganado entre Víctor González, Óscar González, Jesús Salmón, José Manuel Lavid y Carlos García. El ‘pastel’ repartido entre cinco jugadores. ¿Qué opinas?

R: Esto no quiere decir que la próxima no aparezcan otros jugadores distintos. Hay muy buenos jugadores en la actualidad, y pueden ganar unos cuantos más.

P: ¿Qué te han dado los bolos hasta el día de hoy?

R: Todo. Mi familia viene de ese mundo, mis mejores amigos, grandísimos momentos vividos, ha merecido la pena esta travesía larga y espero que siga así mucho más tiempo aún.

Comentarios