08.07.2020 |
El tiempo
miércoles. 08.07.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Apebol y Federación Cántabra se reúnen para perfilar el calendario

La concejala de deportes del Ayuntamiento de santander asegura que Las boleras descubiertas del Complejo Ruth Beitia están a disposición de los equipos que lo soliciten

En la bolera Mateo Grijuela, el IMD ha colocado jaboneras de gel hidroalcohólico. / ALERTA
En la bolera Mateo Grijuela, el IMD ha colocado jaboneras de gel hidroalcohólico. / ALERTA
Apebol y Federación Cántabra se reúnen para perfilar el calendario

Fernando Soroa, candidato a la presidencia de la Asociación de Peñas de Bolos, acompañado por los miembros de la actual Junta Directiva, José Manuel González, Gerardo Castanedo y José Antonio Abascal, por parte de Apebol, y Serafín Bustamante, presidente de la Federación Cántabra de Bolos, mantendrán hoy una reunión con el fin de perfilar el calendario de la máxima categoría de cara al inicio de la competición, que si la situación sanitaria en Cantabria por la pandemia de la COVID-19 se mantiene en la buena línea que presenta en los últimos días, es muy posible que pueda arrancar en un mes.

Apebol tiene la intención de iniciar la Liga de División de Honor el último fin de semana de junio, es decir, el día 27, para acabar el 24 de octubre. Habrá partidos todos los fines de semana y ocho jornadas dobles.

Por contra, la Federación quiere ser un poco más prudente y tener un margen por si las fases de desescalada no se cumplen como ahora mismo están previstas. De ahí que opine que la fecha para el inicio de las Ligas, de todas las categorías y todas las modalidades, sea el 4 de julio, finalizando la Apebol el 31 de octubre y el resto unas semanas antes.

En las fases del Torneo Presidente del Gobierno de Cantabria ambas instituciones parece que en principio están de acuerdo, es decir, que las eliminatorias serían 7 de julio, 21 de julio, 4 de agosto, 18 de agosto, 1 de septiembre y 8 de septiembre (final).

La FCB había señalado el 15 de septiembre, Día de la Bien Aparecida, patrona de Cantabria y por lo tanto festivo, para celebrar el Campeonato Regional de Primera, mientras que el Campeonato de España también de la máxima categoría para el Puente de El Pilar, es decir, en octubre, pero esto sí que no gusta nada en la Apebol, que considera que los Campeonatos deben celebrarse en verano y, por supuesto, no en una sola jornada. Además, situarlos en octubre puede ser peligroso, si como los expertos apuntan en esa fecha puede producirse un repunte del coronavirus.

De esta forma, la Asociación de Peñas sitúa el Campeonato Regional de peñas por parejas de Primera los días 24 y 25 de julio, mientras que los días 7 y 8 de agosto se celebraría el individual, colocando el Nacional en los días 26, 27 y 28 de agosto y ya para el mes de septiembre, sin fecha prefijada por el momento, el Campeonato de España de peñas por parejas.

Apebol tampoco tiene prevista fechas ni para la Copa Federación Española ni para la Copa Apebol-Trofeo Hipercor, aunque sobre esta última ya se han barajado algunas.

A pesar de que no era lo que tenía previsto, la Federación al parecer no ve mal situar los campeonatos en agosto, porque este año el calendario estará más desahogado, debido a la ausencia de Circuitos, pero será el presidente el que tenga que pronunciarse hoy al respecto, si bien, será la Asamblea la que tenga la última palabra.

Por otro lado, la concejala de Deporte del Ayuntamiento de Santander, María Luisa Sanjuán, ha mostrado su satisfacción por la vuelta a la actividad de las boleras municipales. «Estamos a las puertas del inicio de la Liga Apebol, por lo que una vez que hemos entrado en la Fase 2, hemos puesto en marcha nuestras boleras para que las peñas puedan entrenar». El martes la Peña Peñacastillo Anievas Mayba volvió a sus entrenamientos en la bolera municipal Mateo Grijuela, «siguiendo la línea marcada desde el Instituto Municipal de Deportes de abrir las instalaciones de forma progresiva en base a primero garantizar la seguridad y, posteriormente facilitar aquellas disciplinas deportivas cuyas competiciones estén próximas a su reanudación».

Así, en la Mateo Grijuela se han habilitado las medidas sanitarias pertinentes para retomar la actividad deportiva, instalando jaboneras con geles hidroalcohólicos, alfombras de desinfección en los accesos y consensuando las medidas a adoptar por los deportistas en base a los protocolos marcado por las Federaciones Española y Cántabra de Bolos. Previamente se ha realizado una desinfección en las instalaciones y un acondicionamiento también en la propia bolera que requería de alguna mejora por el desuso.

Además, según ha señalado Sanjuán, se están realizando también mejoras y mantenimiento en la bolera cubierta Marcelino Ortiz Tercilla de Cueto y se han limpiado y acondicionado las boleras al aire libre situadas dentro del Complejo Deportivo Ruth Beitia. En concreto las del Complejo Deportivo se ponen a disposición de las peñas de la ciudad «por si no pueden acceder a su bolera habitual al no poder garantizar las medidas de control de aforo o de carácter sanitario que marcan los protocolos».

Además de en Santander, el pasado martes también volvieron a sus boleras cubiertas las peñas Camargo Bahía Real, que entró en El Parque de Maliaño y Riotuerto Sobaos Los Pasiegos, que lo hizo en La Encina de La Cavada. El resto de peñas, tanto de la máxima categoría como de otras, están entrenando en otros recintos deportivos con los protocolos que ha marcado tanto el Ministerio de Sanidad como el Consejo Superior de Deportes, consistentes en que tanto en el tiro como en el birle solo podrá permanecer dentro del cutío un solo jugador. Los jugadores realizarán sus tiradas de uno en uno, debiendo cada jugador abandonar el terreno de juego cuando haya acabado de tirar sus bolas, dirigiéndose al birle pero siempre por fuera de los tablones y manteniendo la distancia mínima interpersonal de dos metros.

Cuando hayan concluido de tirar sus bolas todos los jugadores, comenzarán de uno en uno, a birlar, debiendo permanecer el resto fuera del terreno de juego y manteniendo también la distancia mínima interpersonal de dos metros.

Los jugadores solo podrán utilizar sus propias bolas, pudiendo birlar desde la posición que deseen, y si en el lugar elegido para realizar el birle estuvieran situadas las bolas de otro jugador, podrán retirarlas exclusivamente con el pie, pero nunca tocarlas con las manos.

En ningún caso los jugadores que están realizando el entrenamiento podrán ni plantar ni tocar los bolos, siendo el armador el que se encargue de esa función.

Apebol y Federación Cántabra se reúnen para perfilar el calendario
Comentarios