24.09.2020 |
El tiempo
jueves. 24.09.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

Rubén Haya: «Antes de la operación llegué incluso a pensar que los bolos se acababan para mi»

Rubén Haya, el pasado sábado en la bolera Mateo Grijuela, antes de comenzar el partido de la Copa Apebol. / José Ramón
Rubén Haya, el pasado sábado en la bolera Mateo Grijuela, antes de comenzar el partido de la Copa Apebol. / José Ramón
Rubén Haya: «Antes de la operación llegué incluso a pensar que los bolos se acababan para mi»

El sábado estrenó su trigésimotercera temporada bolística con motivo de los cuartos de final de la Copa Apebol-Trofeo Hipercor, en el partido que enfrentaba a la Peña Peñacastillo Anievas Mayba frente a San Jorge Ganados Tierra Cántabra. Ya son 27 temporadas en la máxima categoría, donde lo ha ganado todo. Pertenece a la generación de los años 80, aquella que todos los aficionados pronostican que va a ser irrepetible. Tan solo cinco peñas recorridas en todo este largo período de tiempo, normal si tenemos en cuenta que estuvo 22 temporadas (en dos épocas diferentes) en Maliaño, defendiendo los colores de la Peña Puertas Roper. Comenzó en El Tocinero; luego disfrutaron de su juego en el Paraíso del Pas y Hermanos Borbolla Villa de Noja; y ahora, desde el año pasado, es uno de los integrantes de la Peña Peñacastillo Anievas Mayba, que está haciendo historia en los bolos. Rubén Haya Manero para Rubén Haya Manero (Camargo, 9 de enero de 1975) pasó el pasado miércoles por los micrófonos de ‘Radio Studio’ y, por lo tanto, es el protagonista de esta entrevista.

PREGUNTA: ¿Cómo son las sensaciones con las que has comenzado una nueva temporada?

RESPUESTA: Muy buenas, la verdad es que estoy muy contento de como estoy jugando y entrenando.

P: ¿Han desaparecido por completo las molestias que te tuvieron en el dique seco tiempo atrás? 

R: Sí, me encuentro perfectamente de la muñeca, puedo tirar bolas de más peso, tirar mejor de atrás y hacer mejor los movimientos. Estoy muy contento, porque antes de la operación llegué a pensar, incluso, que los bolos se acababan para mi.

P: ¿Háblame de tus comienzos, en el barrio San Miguel?

R: Allí jugábamos a todo, canicas, fútbol, bolos, hockey, etcétera. No había otras actividades como hoy en día. Hacíamos de pinches para sacar unas ‘perrillas’ y jugábamos por inercia sin tener un patrón definido. Más tarde, ya en El Tocinero, Manolo Salmón nos fue perfilando y enseñando a fondo todos los secretos de los bolos.

P: En El Tocinero ya ganabas. Nada menos que cuatro Campeonatos Regionales y uno Nacional.

R: Sí, recuerdo que gané a Víctor Cagigas dos veces, también a Sebi Iturbe por tres bolos en La Carmencita en un Campeonato cadete; y también recuerdo que aquella tarde Sebi jugó de lujo.

P: De ahí... salto al Paraíso del Pas, pero tan solo una temporada.

R: Estando en esa pesa gané el Campeonato de España a Jesús Salmón. Lo necesitaba para tener ficha de Primera. No fue fácil, pero empecé embocando lo que me dio tranquilidad y a partir de ahí jugué muy bien y pude ganar.

P: Ese triunfo te sirvió para fichar por Puertas Roper, ¿no?

R: Sí. Fueron a verme Gerardo Castanedo y Victorino Rodríguez y, al parecer quedaron encantados. La verdad es que había jugado muy bien. Hablamos y en pocos días fiché por la peña de Maliaño. No podía decirles que no. Estaba muy feliz y así empezó una aventura que ha durado muchos años. Me han apoyado en todo, el trato ha sido extraordinario y les estoy muy agradecido

P: Nada menos que 14 temporadas en El Parque, ¿cómo las has vivido?

R: Han sido unos años preciosos, teniendo como compañeros a grandes jugadores de los que he aprendido mucho, de todos; y, además, consiguiendo cantidad de triunfos en Ligas y Copas.

P: Pero... llegó una oferta -¿irresistible?- de Noja.

R: Efectivamente. Tenía ganas de cambiar y además surgieron algunos problemas que no supe resolver, por lo que el interés de Hermanos Borbolla llegó en el momento más oportuno para mí y acabé jugando en Noja tres temporadas. Estuve muy contento, aunque jugué con demasiada presión. Ganamos una Liga y unas cuantas Copas, y me trataron muy bien. Estando allí gané un Campeonato Regional y otro de España.

P: Se habló de muchos ceros entonces.

R: La verdad es que fue una oferta muy buena la que me hicieron.

P: Solo una Liga en Noja.

R: Sí, pero es que Roper tenía un gran ‘peñón’ con Tete Rodríguez, Jesús Salmón, Óscar González y Rubén Rodríguez. Una peña enorme.

P: En Noja tenías de compañero por parejas a Emilio Antonio, es decir, la unión de dos grandes jugadores y a pesar de ello no ganaron nunca.

R: La verdad es que no. Nos ganó una pareja como era la que formaban Jesús y Óscar y ante eso nada que objetar. No había que venirse abajo para nada porque estamos hablando de grandísimos jugadores.

P: Llama también la atención que con Óscar González hayas  ganado tres Campeonatos Regionales, pero ninguno de España.

R: Será porque no nos lo merecíamos.Unas veces no jugamos nada bien, otras había problemas físicos y otras simplemente jugábamos mal. Así de claro.

P: Tenía tan solo 19 años cuando ganó su primer Campeonato de España.

R: Lo recuerdo perfectamente. Gané a Manuel Domínguez, una persona entrañable.

P: Hablamos de su peña actual, Peñacastillo Anievas Mayba, grandes estrellas, pero se las vieron y desearon la temporada pasada, aunque acabaron ganándolo todo.

R: La verdad es que sí. En bolos, como en cualquier deporte cuesta mucho ganar y aunque tenemos una gran plantilla no hemos demostrado esa superioridad que se presumía. Tenemos que intentar ser más regulares.

P: Cuando J. Cuesta les ganó en la Mateo Grijuela en Liga, las caras de los jugadores eran todo un poema.

R: Es que ese partido, en concreto, jugamos bien, pero se dieron unas raras circunstancias, por eso era normal que no tuviésemos la mejor de las sonrisas. Cuando pierdes jugando bien ‘duele’ más.

P: Tuviste la oportunidad de jugar con la anterior generación ¿era mejor que la actual o no?

R: Una de las cosas que más me molestan es oírles hablar con cierto grado de superioridad sobre la actual. Fueron otros momentos, otras boleras, otros jugadores, todo evoluciona, y solo puedo decir que ni era mejor ni peor que la actual, diferente tan solo.

P: De jugar con el ‘rey de los bolos’ (Tete Rodríguez) a jugar con el jugador que domina ahora mismo el ‘cotarro’ (Víctor González), ¿quién es mejor?

R: Tete ha sido un fenómeno, ganaba descansado, sin dormir, sin comer apenas, sin descansar nada, con comidas, con cenas...  así estuvo muchos años, y Víctor acaba de empezar digamos. Lleva solo dos años en la cresta de la ola, se cuida mucho, tiene todas las condiciones para triunfar, pero hay que ser cauto de momento.

P: ¿Te queda algo por ganar?

R: No. El último torneo que me quedaba era el San Mateo de Reinosa y ya lo tengo. Me siento contento por ello y muy orgulloso, por supuesto.

P: Todos los deportes innovan cosas, se renuevan, pero los bolos están bastante anclados en el pasado. Los aficionados dicen que no conocen ningún deporte, en donde haya que esperar cinco horas para conocer el ganador.

R: Es cierto, pero al tratarse de un deporte tradicional es difícil innovar. Lo que la inmensa mayoría quiere no es bueno para los bolos. Yo cambiaría, por ejemplo, que hubiera solo 40 jugadores de Primera y que jugaran la final seis. Se necesitan menos competiciones y de mayor calidad. Lo que no es normal es que Víctor esté jugando todos los días, al final la gente se acaba cansando de ver siempre la misma cara.

P: ¿Tu bolera talismán?

R: No tengo, pero me gustaba mucho la antigua bolera de Rotella y también la de Sierrapando, que es una bolera que siempre está igual de bien.

P: ¿Y la maldita?

R: Tampoco tengo ninguna que odie, pero  por destacar alguna, la de Pesquera.

P: ¿Un rival al que no pudiste ganar nunca?

R: Ninguno. A todos los he ganado alguna vez, aunque puede ser que sean ellos los que me hayan ganado más veces que yo. Pero sí que en alguna ocasión les gané

P: La generación tuya, con Jesús Salmón, Óscar González, los hermanos Rodríguez (Rubén y Emilio Antonio) ¿es irrepetible?

R: Más bien diría que es muy difícil que una generación así vuelva a aparecer, porque nosotros aparte de jugar muy bien, hemos hecho muchos bolos y estos han dado un gran salto de calidad muy importante.

P: ¿Cuál es el mejor jugador que han visto tus ojos?

R: Sin duda, Tete Rodríguez, porque ha ganado en todas las condiciones posibles, pero siempre me gustó mucho también Lucas Arenal, el propio Jesús Salmón, Óscar González es muy bueno, Miliuco y su hermano, lo mismo.

P: ¿Crees que los bolos tendrán vida en el siglo XXII?

P: Pues tengo dudas. El otro día iba a trabajar y de camino al Instituto de Camargo iban todos los chavales con una raqueta de bádminton, se supone que a clase de Educación Física, y se me caía el alma a los pies. En tanto no se tomen cartas en este tema por parte de las instituciones, veo el futuro complicado. No es suficiente con pasar el día en Madera de Ser.

P: ¿Cuál ha sido el mejor momento de tu vida deportiva?

R:  Ha habido muchos, por ejemplo, mi primer Campeonato de España, el último, ganar en Sierrapando el de Segunda, volver a jugar bien tras mi intervención quirúrgica, etcétera.

P: ¿Y el peor?

R: Muchos también. Perder un Campeonato con la última bola, por ejemplo, pero quizás un Campeonato que nos ganaron Tete Rodríguez y Óscar González a Rubén Rodríguez y a mí. Aquella tarde me quedé muy triste.

P: ¿Tu mayor ‘pifia’?

R: Uff, también muchas. Por ejemplo, en Torrelavega la pasada temporada en la final del Torneo Presidente. Quedaban cuatro bolos para ganar con dos bolas, tiré a la panoja y la colé entre calles.

P: ¿Un jugador de bolos?

R: Jesús Salmón.

P: ¿Un dirigente?

R: Gerardo Castanedo.

P: ¿Una Peña?

R: Puertas Roper.

P: ¿El Parque de Maliaño?

R: Mi casa. Allí me acogieron cuando no era nadie y me dieron mucho cariño.

P: ¿Tu mejor jugada?

R: Embocar dos veces seguidas en un Memorial Marcelino Botín para clasificarme, cuando había jugado muy mal.

Rubén Haya: «Antes de la operación llegué incluso a pensar que los bolos se acababan para mi»
Comentarios