07.12.2019 |
El tiempo
sábado. 07.12.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

Andros La Serna, algo más que una peña

  • El nuevo club, que jugará en las fraguas, supone la primera presencia de la multinacional francesa en el deporte español 
  • Además del equipo de primera categoría asumirá la gestión de la escuela de valdeiguña
La bolera El Carmen de Las Fraguas será la ‘casa’ de la nueva peña. / ALERTA
La bolera El Carmen de Las Fraguas será la ‘casa’ de la nueva peña. / ALERTA
Andros La Serna, algo más que una peña

Decía el escritor Francisco Quevedo que «ninguna cosa despierta tanto bullicio del pueblo como la verdad». Los bolos llevan unas últimas temporadas convulsas por el tema de los fichajes. Muchas son las voces que apuntan a la necesidad de una reglamentación que evite que en los primeros compases de cada temporada comience ‘el baile’, pero lo cierto es que ‘no se pueden poner puertas al campo’. Esta situación es parte de la profesionalización de un deporte de pueblo, de amigos y porrón. 

Este año la ‘revolución’ ha dado un paso más, porque no solo los ‘viajes’ de los jugadores han sido los protagonistas, sino que la irrupción de un nuevo nombre y un nuevo proyecto ha derramado ‘ríos de tinta’ y un sinfín de comentarios, aunque como reflexiona la escritoria estadounidense Richelle Mead «la más grande y poderosa revolución comienza a menudo silenciosamente».

En el Valle de Iguña ya tiene forma, aunque hasta el 1 de enero de 2020 no será oficial, el nuevo proyecto de la nueva Peña Bolística Andros La Serna, un proyecto que va mucho más allá del equipo que disputará la Liga de Primera categoría con unos jugadores de ‘lujo’ para la ‘segunda’ división del vernáculo deporte y que, sin duda alguna, hará que ésta cobre un mayor protagonismo, al margen de la mayor competencia deportiva y atención por parte de los aficionados.

En la fábrica que la multinacional francesa Grupo Andros  tiene en La Serna de Iguña hace mucho tiempo que entre sus trabajadores hay jugadores de bolos y también aficionados, como es el caso del enlace sindical Ventura Martínez, que tenía la inquietud de crear una peña para dar cabida a estos. «Así nació todo», asegura Julián Terán, director técnico de la fábrica. Martínez insistió y expuso su idea a los directivos, que acogieron con entusiasmo la iniciativa. José Luis Díaz, responsable de Recursos Humanos de Andros España, se puso manos a la obra y presentó un proyecto muy bonito a la dirección de la empresa. Fue tal su fervor que la ‘cúpula’ dio luz verde, consiguiendo un compromiso de al menos 10 años para mantener el proyecto, que en principio era crear un equipo con los trabajadores para comenzar a competir en Tercera categoría. El sueño de Ventura Martínez era ya una realidad, aunque todavía quedaba mucho por hacer.

Pero... una conversación en una reunión privada entre dos buenos amigos -Julián Terán y José Manuel Lavid- provocó un vuelco total a lo que en un principio estaba previsto. Al actual (hasta el 31 de diciembre) jugador de la Peña Hermanos Borbolla Villa de Noja le gustó el proyecto y mostró su disposición a formar parte de él. El Grupo Andros tenía claro que el equipo tenía que estar formado por trabajadores de la fábrica y, principalmente, del Valle de Iguña, porque con esa idea se había ‘vendido’ el proyecto, pero la posibilidad de contar con jugadores de ‘campanillas’ y aspirar a cotas deportivas más altas empezó a ser más atractivo.

La ‘bola’ fue haciéndose más grande. Todo lo que había empezado como una pequeña ilusión empezaba a convertirse en algo importante, a la altura de la notable presencia que el Grupo Andros tiene en el mercado.

José Manuel Lavid supera la entrevista profesional, «que ha sido a lo primero que se han sometido todos los jugadores», según Julián Terán; y, a partir de ahí se abre una realidad diferente; a partir de ahí se ha fraguado el actual proyecto deportivo. Lavid ha sido crucial para la formación del equipo ya confirmado. «La oferta laboral fue acogida por todo ellos con gran satisfacción y me consta que todos están muy contentos en la fábrica, lo mismo que sus compañeros, porque no se hace ninguna distinción, algo que teníamos muy claro que no podía suceder, porque lo primero es la empresa», comenta Terán. El proyecto deportivo fue sobrevenido, aunque es cierto que también se tuvo en cuenta a la hora de la contratación, pero «no fue lo más importante, porque hemos tenido la posibilidad de incorporar a algún otro jugador de calidad, pero su formación laboral no era la adecuada para nosotros».

Con el equipo ya formado (José Manuel Lavid, Carlos García, Jaime Ríos, Pedro Gutiérrez, Pablo Lavín y Alfredo Aja) surgió la posibilidad de jugar en otra categoría superior a la inicial idea de ‘salir’ en Tercera. Siempre con el asesoramiento de la Federación Cántabra de Bolos comenzaron los contactos con diferentes personas de cara a estudiar las posibilidades, llegando finalmente a un acuerdo con la actual Peña San Felices. Cumpliendo la normativa (Ley del Deporte) y asumiendo los compromisos adquiridos por los anteriores gestores, se procede a la creación de la Peña Andros La Serna y a la constitución de la nueva Junta Directiva, que está presidida por Javier Hernández Iruretagoyena, director de la fábrica Andros La Serna. Junto a él 14 directivos, todos trabajadores del Grupo Andros, que se han repartido las tareas, es decir, que cada uno será responsable de las diferentes áreas de actuación.

Con la peña, los jugadores y la categoría en la que se va a competir (ocupará la plaza de San Felices en Primera tras el descenso de ésta de División de Honor) resuelta, queda ahora por saber dónde se va jugar.

La empresa lo tenía claro. Solo podía ser en Las Fraguas, porque ante todo éste es un proyecto del valle. Fructíferas conversaciones  y total apoyo por parte del Ayuntamiento de Arenas de Iguña, que preside Pablo Gómez, y de la Junta Vecinal de Las Fraguas al conocer el proyecto. La bolera El Carmen era la elegida, pero también ésta tiene que estar a altura, es decir, que los responsables de la nueva peña expresan la necesidad de acometer algún arreglo para adecuarse a las necesidades del nuevo y ambicioso proyecto.

Óscar Carral, director de proyectos de Andros, colabora con los responsables del ayuntamiento para la creación de las líneas de trabajo, encaminadas a la construcción de un graderío, diferentes arreglos en el corro y mejora de los accesos, principalmente. Ahora la ‘pelota’ está en el tejado del Ayuntamiento, que debe cumplir los plazos legales para acometer las obras, que Julián Terán confía en que estén acabadas para el inicio de la competición liguera.

Con la aparición de esta nueva peña se ha hablado mucho también sobre la posibilidad de la construcción de una bolera cubierta, pero desde Andros se desmiente esta noticia. «Nosotros no tenemos nada que ver con este tema. Nunca hemos dicho que fuésemos a construir una bolera cubierta. Sabemos que el alcalde de Arenas de Iguña lleva mucho tiempo detrás de ese proyecto, conjuntamente con la mancomunidad del Valle de Iguña, pero, insisto, en ningún caso Andros ha valorado por su cuenta la construcción de una bolera cubierta», asegura Julián Terán.

En Primera categoría no existe la obligatoriedad de jugar en el día los partidos en caso de lluvia, es decir, que los encuentros se pueden aplazar, aunque la peña de Iguña ya ha mantenido contactos con alguna otra peña, que sí cuenta con bolera cubierta de cara a poder utilizar esa instalación tanto para los entrenamientos invernales como para los partidos en caso de una prolongada mala climatología. 

Por el momento y no sabemos hasta cuando, la opción de Los Corrales de Buelna sigue siendo, una vez más, una quimera.

Por último, decíamos al principio que Andros La Serna es algo más que una proyecto de élite. Esta empresa siempre ha tenido clara su implicación con la sociedad y en este caso no iba a ser diferente, por eso, también asumirán la gestión de la Escuela del Valle de Iguña, con dos fines claros: conseguir que cada vez más jóvenes se acerquen a los bolos y dar vida a la bolera de Valdeiguña, que seguirá siendo la sede de la escuela. Manuel Pelayo será el responsable a partir de ahora y se llamará Escuela de Bolos Andros La Serna ‘Jandro Gutiérrez’, en homenaje a uno de los hombres importantes de los bolos en el valle.

Alejandro Gutiérrez Fernández creó la Escuela de Las Fraguas en 1994 y estuvo de monitor hasta 2009. Fue un luchador infatigable por el mantenimiento de los bolos en esta localidad, prestando especial atención a los niños. En agosto de 2004 recibió de manos de Fernando Diestro, entonces presidente de la FCB, la Insignia de Oro de la Federación Cántabra en reconocimiento a su labor.

Así se fraguó y así es el nuevo proyecto que se incorpora a la ‘familia’ bolística. 

El Grupo Andros ha elegido el bolo palma para hacer su primera incursión deportiva en España, algo sin duda muy importante para el vernáculo deporte de Cantabria, que se pone al nivel del rugby y los rallyes, especialidades por las que la multinacional apuesta en Francia.

El Grupo de Alimentación Andros representa a una empresa familiar francesa líder mundial en el procesamiento de frutas y productos lácteos, cuenta con más de 25 fábricas repartidas por todo el mundo, sus productos y marcas se comercializan en más de 100 países. 

El Grupo Andros España cuenta con dos fábricas, una de ellas en La Serna de Iguña, con 250 empleados, especializada en la elaboración de yogures, y la otra en Granada, especializada en postres lácteos, siendo la marca Dhul una de sus ‘estrellas’.

loading...
Comentarios