16.06.2021 |
El tiempo
miércoles. 16.06.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

ESPECIAL AYUNTAMIENTOS

«Ha sido un año muy doloroso y que nos ha puesto a prueba»

«Aunque en Reocín la incidencia de la Covid19 no ha sido tan grave como en otros lugares, hemos sufrido como todos un año muy doloroso, por la pérdida de vidas, por el sufrimiento de muchas familias, por las consecuencias económicas…»

El Alcalde de Reocín, Pablo Diestro. / ALERTA
El Alcalde de Reocín, Pablo Diestro. / ALERTA
«Ha sido un año muy doloroso y que nos ha puesto a prueba»

«Todos los calificativos se quedan cortos para describir un año que nos ha sacudido, que ha sacudido al mundo». Con estas palabras Pablo Diestro, alcalde de Reocín, valoraba en nuestra entrevista un año 2020 que termina con datos muy duros para el municipio en particular y la comunidad cántabra en general.

P.- ¿Qué virtud destacaría de los vecinos del municipio durante estos meses de pandemia?

R.- Estoy muy orgulloso de los vecinos de Reocín. Han sido solidarios y generosos; durante los momentos más duros del confinamiento se volcaron con todas las iniciativas solidarias que surgieron y apoyaron a quienes luchaban en primera línea contra el virus y mantenían servicios esenciales. Ahora, cuando además de solidaridad hace falta responsabilidad para frenar los contagios, también están respondiendo de forma ejemplar.

Debemos quedarnos con lo positivo: la solidaridad y fortaleza que ha sacado de nosotros.

P.- ¿Cómo se enfrentó el equipo de gobierno a las primeras noticias sobre este virus y como desarrolló sus habilidades a posteriori?

R.- Los momentos más duros fueron quizá al inicio de la pandemia, cuando desconocíamos a qué nos estábamos enfrentando. Los ayuntamientos, como administración más cercana a los ciudadanos, tuvimos que resolver sobre la marcha todo tipo de situaciones con nuestros escasos recursos, porque nuestros vecinos nos necesitaban y no había tiempo que perder. En Reocín, el equipo de gobierno nos pusimos al servicio de los vecinos y encontramos total colaboración del personal municipal, voluntarios, colectivos, ciudadanos... También del resto de grupos de la Corporación, porque en esos meses no hubo colores políticos, solo responsabilidad y conciencia de la gravedad de la situación. No debemos perder esa generosidad de saber sumar esfuerzos.

P.- ¿Qué tipo de ayudas sociales, laborales o fiscales ha lanzado su ayuntamiento durante estos meses?

R.- Acabamos de publicar la segunda convocatoria de ayudas extraordinarias a empresas y autónomos. Durante el confinamiento y el primer estado de alarma ayudamos todo lo que nos permitían los recursos municipales y una vez entramos en la denominada ‘nueva normalidad’ habilitamos ayudas económicas extraordinarias con la dotación máxima que legalmente podíamos para quienes peor lo están pasando: familias que por la pandemia perdieron el trabajo o sufrieron ERTES, autónomos, pymes y comercios. Además, las ayudas a familias se dieron en vales para gastar en establecimientos del municipio y que así el dinero llegara al comercio local. Pero seguiremos ayudando y el ejemplo es esta nueva convocatoria para empresas y autónomos.

Y no han sido solo ayudas directas. Hemos flexibilizado las condiciones para que la hostelería pudiera ampliar terrazas sin pagar las tasas y nos hemos preocupado de otros sectores también castigados por la pandemia. Con los profesionales de la música nos reunimos y diseñamos una serie de actuaciones que, garantizando la seguridad, les permitiera trabajar al menos un poco. Lo mismo pasó con las fiestas, fueron una versión mínima y adaptada a la situación, pero pensábamos en quienes directa e indirectamente viven de ellas y en dinamizar hostelería y comercio.

En cuanto a las ayudas fiscales, hemos bajado nuevamente el tipo impositivo del IBI, un impuesto que siempre es una preocupación para los ciudadanos, y hemos aprobado una exención de las tasas por instalación de terrazas, conscientes de que la hostelería lo está pasando muy mal. No es momento de aumentar la presión fiscal y sí de facilitar las cosas a los vecinos, por eso el próximo año se podrá fraccionar el pago del IBI y habrá bonificaciones.   

P.- ¿Qué proyectos han podido realizar a pesar de la pandemia y cuáles son sus principales objetivos de futuro?

R.- Sin duda nuestro logro más importante ha sido la cancelación total de la deuda bancaria. Al llegar a la Alcaldía la pasada legislatura nos encontramos una deuda que rondaba los tres millones de euros y lastraba inversiones y proyectos. Poco a poco la fuimos amortizando hasta llegar en noviembre al momento histórico de cancelar la deuda que restaba y tener unas cuentas saneadas que nos permitirán aumentar el techo de gasto y el nivel de inversión.

Además, en el primer pleno que pudimos celebrar tras la pandemia se adjudicó el contrato para la renovación del alumbrado público del municipio, que supondrá una inversión de 1,3 millones sin coste adicional para el Ayuntamiento que mejorará la iluminación existente ahorrando costes y llevará alumbrado público a pueblos y barrios que ahora no lo tienen.

A pesar del confinami nto y las dificultades derivadas de la pandemia hemos sacado adelante actuaciones importantes, como la mejora del saneamiento en el municipio, la renovación de la calle Piteros Mediavilla, el avance del carril bici o la ludoteca de verano para las familias que más que nunca necesitaban conciliar.

OBJETIVOS

Uno de los objetivos de nuestro equipo es solucionar el problema de las inundaciones es prioritario, porque muchos de nuestros vecinos llevan años mirando al río con angustia. Este año entrante verán soluciones. La guardería municipal es otro de nuestros objetivos inmediatos.

La pandemia hace difícil planificar porque la situación cambia constantemente, pero tenemos muchos proyectos importantes que saldrán adelante el próximo año y continuaremos mejorando la calidad de vida de nuestros vecinos. La cancelación de la deuda nos abre nuevas posibilidades de inversión y, como siempre, seguiremos reivindicando ante otras administraciones actuaciones para Reocín.

MENSAJE NAVIDEÑO

«2020 ha sido un año diferente y las Navidades son también diferentes. Nos van a poner a prueba y nos exigen responsabilidad, generosidad y solidaridad. Después de un año tan duro más que nunca desearíamos celebrar las fiestas con familiares y amigos, pero estas Navidades sabemos que el mejor regalo, la mayor prueba de cariño que podemos ofrecer a nuestros seres queridos es ser responsables y respetar todas las medidas para protegerlos y protegernos. Por eso le pido a los vecinos de Reocín un esfuerzo más, porque de nosotros depende que en las próximas fiestas no falte nadie. Miremos con esperanza al 2021.

«Ha sido un año muy doloroso y que nos ha puesto a prueba»
Comentarios