13.08.2020 |
El tiempo
jueves. 13.08.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

SUANCES

‘La Dársena’ emprende una nueva aventura de reparto a domicilio

Sabiendo la responsabilidad que conlleva abrir el restaurante y tomando las medias necesarias para transmitir confianza a sus clientes, este establecimiento abre sus puertas para repartir a domicilio

Ana Roiz saca a través de ‘La Ventanuca’ una paella elaborada en el restaurante ’La Dársena’ de Suances. / ALERTA
Ana Roiz saca a través de ‘La Ventanuca’ una paella elaborada en el restaurante ’La Dársena’ de Suances. / ALERTA
‘La Dársena’ emprende una nueva aventura de reparto a domicilio

La Dársena de Suances es un establecimiento situado en la localidad costera de Suances especializado en cocina marinera con un toque de autor. En estos momentos de incertidumbre por causa del coronavirus muchos hosteleros optan por renovarse o morir. A partir del martes este establecimiento con una larga trayectoria, se aventura a un nuevo modelo de servicio, el reparto a domicilio y a recoger, pero sin perder su calidad y ese toque a mar.

Según su propietario, fueron los primeros en cerrar «por responsabilidad social» y ahora desde el martes 12 de mayo «abriremos la terraza con las medidas que ha marcado el Gobierno. Desde la limitación de aforo al 50% en la terraza y las máximas medidas de higiene necesarias para «transmitir confianza al cliente» y «volver a la normalidad poco a poco».

Están «muy contentos» e ilusionados con la iniciativa que han comenzado de reparto a domicilio pues la «respuesta de la gente» ha sido buena. Han tenido «bastantes pedidos» el primer fin de semana y según nos cuenta, sirven en toda la comarca del Besaya, abarcando «el entorno» del restaurante. Siempre atendiendo a la calidad en la elaboración de sus pedidos pues es una de sus prioridades.

En cuanto a lo que ofrecen en su nuevo menú de reparto o a recoger, los arroces son su seña de identidad. Han elaborado una carta reducida pero muy completa, atendiendo al momento que vivimos; con ensalada, mejillones, boquerones, rabas, hojaldres, croquetillas, bocartes, bocadillo de bacalao, vieira rellena, puding de puerros, albongigas, salpicón de marisco, mollejas de lechazo, zamburiñas, maganos de Suances, anchoas, cecina, tartar, sushi y pulpo. Y para los que quieren darse un capricho también ofrecen mariscadas.

Este hostelero lamenta que no esté toda la plantilla, pues «son como una gran familia», llevando muchos años juntos. Esta situación es compleja, pero se tienen que adaptar a lo que está sucediendo en la actualidad. Tiene «preocupación» y ganas de «levantar ERTEs».

En cuanto a las medidas de seguridad y salubridad, están tomando la máxima precaución. Desde la formación de prevención  laboral que han tomado para adecuarse a los nuevos tiempos hasta las medidas de higiene y protección para la realización de su servicio. «Estamos adoptando las medidas que nos están marcando desde el Gobierno, distancia en el trabajo, limpieza de la ropa, utilización de mascarillas, geles, desinfectantes. Que el producto no esté al aire libre y sobre todo, protegiéndonos a nosotros porque así protegeremos a nuestros clientes», afirma.

En cuanto a las medidas de la terraza, «tenemos que cumplir unos parámetros, en cuanto a la separación de las mesas, de dos metros. Poner cubos para cada mesa, no puede haber servilleteros, no puede haber palillero, todo de un solo uso», es decir, medidas de protección y prevención para que el cliente esté seguro. Aunque hay un cierto desasosiego en el sector, pues cree «que estas medidas pueden cambiar en el futuro».

Está convencido de que va a tener clientes, «si somos capaces de transmitir tranquilidad, seguridad y confianza», afirma. Y apela a la responsabilidad de los ciudadanos para cumplir con las restricciones.

También quiere lanzar un mensaje de optimismo en el que nostransmite que hay que colaborar para «recuperar esa normalidad» que teníamos. «Que sepan nuestros clientes que estamos aquí», declara.

Sabe que algunos no podrán abrir, pero desde la responsabilidad y la máxima profesionalidad afirma que «la hostelería de Cantabria está preparada para afrontar estos retos».

Sintiéndolo mucho, el hostelero quiere trasladar un mensaje de «agradecimiento a todos los profesionales que están combatiendo el COVID-19». Sabiendo que ahora viene una crisis económica pero con esfuerzo y lucha se podrá superar. Y por supuesto su «solidaridad a las víctimas y sus familias» pues es «la verdadera tragedia de todo esto».

Carta Ventanuca

‘La Dársena’ emprende una nueva aventura de reparto a domicilio
Comentarios