01.08.2021 |
El tiempo

HERRERO LON

«Todo salió a pedir de boca»

Herrero Lon, que recibió los galardones de máximo goleador y mejor jugador de la Copa Asobal, reconoce que lo sucedido fue «inesperado» l «Jugamos desinhibidos, tranquilos y con mucha ilusión», afirma el pivote, que seguirá en activo
Herrero Lon y Nacho Valles, tras la final contra el Barça. / hardy
Herrero Lon y Nacho Valles, tras la final contra el Barça. / hardy
«Todo salió a pedir de boca»

Ni el guionista más optimista podría haber escrito un fin de semana así. Es verdad que, ya puestos, podía haber ganado el Sinfín la final, pero una cosa es hacer un milagro de vez en cuando y otra bien diferente es pedir lo imposible. Por eso el equipo santanderino celebró el subcampeonato como si fuera un campeonato. Festejó a lo grande haber sorprendido al poderoso Bidasoa el día anterior, haber dado la cara frente al Barça y, para colmo, haberse llevado todos los trofeos individuales.

Lo cierto es que no se podía haber pedido más a la Copa Asobal. Por eso la resaca no pudo ser más plácida. Herrero Lon no sólo recibió el premio al máximo goleador del campeonato, sino también el de mejor jugador. Lo cierto es que rayó la perfección, si es que ésta existe, al haber anotado doce goles en doce intentos en los dos partidos. El pivote santanderino recibió así un galardón que, a sus 44 años, tiene un sabor especial y le anima a seguir al pie del cañón.

Él se ve físicamente apto, su entrenador le quiere ahí y su rendimiento sobre la línea de seis metros sigue siendo notable, por lo que no encuentra razones para echarse a un lado. El veterano jugador cántabro reconoció ayer, cuando fue solicitado por todas las radios y todos los medios, haber vivido el fin de semana como algo «inesperado», ya que salieron dos «buenos partidos tanto a nivel colectivo como individual». En los micrófonos de Onda Cero, confesó que ni siquiera tenían demasiadas esperanzas de estar en toda una final contra el Barcelona al tener que cruzarse antes con «un equipo como el Bidasoa, que venía de hacer una temporada fantástica». Pero saltó la sorpresa: «Jugamos desinhibidos, tranquilos y con mucha ilusión. Después nos empezaron a salir las cosas, la gente se fue animando y así disfrutas mucho».

El Sinfín no sólo sacó máximo partido a jugar en casa, sino también a hacerlo con más ilusión que nadie y sin ninguna presión, ya que lo lógico y normal era perder contra Bidasoa y poner así fin a su historia. Sin embargo, al equipo santanderino les salió el sábado, como recordó Lon, «un partido fantástico». Ganaron al Bidasoa y se metieron en el lío de tener que afrontar otro partido de enorme exigencia en 24 horas. No sabían hasta dónde iban a llegar pero, a pesar de la predecible derrota, concluyeron con la certeza de que todo había salido «a pedir de boca, con un ambiente fantástico y recuperando las sensaciones de tener público en la grada, algo que se echó mucho de menos esta temporada».

Herrero Lon, que recibió los galardones de máximo goleador y mejor jugador de la Copa Asobal, reconoce que lo sucedido fue «inesperado» l «Jugamos desinhibidos, tranquilos y con mucha ilusión», afirma el pivote, que seguirá en activo En el equipo santanderino saben bien lo que hay y eran conscientes de que no había esperanzas de victoria ante un equipo cuya plantilla cuesta treinta veces más que la suya. «Pensar en ganar era una utopía porque son unos jugadores con un ritmo de competición que, además, estaba preparándose para lo que les viene encima», recordó Lon.

Y eso que les viene encima es la Final Four de la Liga de Campeones. Ganar era «impensable» y por eso afrontaron el encuentro con el gran objetivo de «crearles dificultades en cada acción, competirles y conseguir que no consiguieran ese ritmo de partido en el que, en un minuto, te pueden hacer tres goles por caer en pérdidas y demás», explicó el veterano pivote. Por eso la idea fue «limitar las pérdidas y evitar que corrieran porque tienen jugadores de un nivel físico y técnico de primerísimo nivel».

Todo pasaba por que ellos no se sintieran cómodos ni en uno de esos «partidos de entrenamiento en los que suelen convertir los partidos de liga». Y se puede decir que lo consiguieron. La final de la Copa Asobal sirvió para despedir una temporada que calificó de «muy buena», con unos «resultados fantásticos» aunque también con la «sensación de poder haber sumado más puntos» en jornadas que se decidieron en la última acción. «Podíamos haber llegado a las cinco o seis ultimas jornadas con mucha más tranquilidad pero la dinámica ha sido muy buena y, sobre todo, en los partidos importantes el equipo ha dado el do de pecho y ha conseguido la victoria», explicó el jugador santanderino.

Tiene 44 años pero mantiene intacta la ilusión por seguir jugando. El sabor de boca que le ha dejado la temporada es inmejorable pero ya tenía tomada la decisión antes de la Copa. Ahora descansará unas semanas pero tiene claro que en seguida tendrá que activarse de nuevo porque, a su edad, cuesta más poner la maquinaria en orden. De este modo, anunció que durante el verano trabajaría «el aspecto físico para estar lo mejor posible» cuando se inicie el nuevo curso. A partir de ahí, sólo pedirá que las lesiones le respeten.

Ahí está la clave para, en la medida de lo posible, «intentar ayudar y sumar en lo que pueda al equipo». El club ya tiene prácticamente cerrada la plantilla y quienes forman la columna vertebral del equipo son conscientes de su rol: «Necesitamos que la gente que viene de fuera aporte lo que necesitamos y que los de casa sumemos en diferentes apartados para conseguir un equipo que dé la sensación de compacto y equilibrado en todos los aspectos para que no se escape nada, ya que en el momento que surge una laguna, se cae el castillo de naipes».

Quien ya no estará el próximo curso será Nacho Valles. Herrero Lon no le puede dedicar mas piropos. «Es un jugador que no sólo te da lo que te da en el campo, sino que es un tío que se echa al equipo a las espaldas y que hace jugar al equipo», apuntó. Considera que también él hizo «un fin de semana fantástico» y que también se podría haber merecido el MVP. «Te aporta muchas cosas dentro del equipo porque tiene un carisma especial, lo que da al grupo algo con un valor incalculable», añadió. Le desea que le vaya bien en Benidorm, «que disfrute y llegue a lo más alto posible», porque considera que tiene argumentos de sobra para jugar en equipos de «superior nivel».

Nacho Valles vaticina un gran futuro al Sinfín

Para Nacho Valles, la Copa Asobal fue la despedida y cierre de su trayectoria en el Sinfín. Y el broche final no pudo ser mejor. Y es que, en su opinión, haber «competido» y haber dejado «al Barça en 33 goles» fue «un éxito». «Los porteros estuvieron muy bien, la defensa muy seria y tuvimos pocas pérdidas de balón, que era la premisa con la que salimos porque, de lo contrario, te cogen distancia muy rápido en el marcador», lo que hace que los partidos se acaben demasiado deprisa. Y el Sinfín no quería se terminara, sino que quería disfrutar. «Ha sido un éxito», valoró el central madrileño, que se lleva de Santander «buenos recuerdos de estos cuatro años». «Estar todos juntos, pudiendo disfrutar tras un año tan difícil de una final contra el Barça que competimos bien y con nuestro público...

No se puede pedir más», resumió el nuevo central del Benidorm. Puso en valor la buena piña que han formado en el vestuario porque, como recordó, al final, a lo largo de todo un año, pasan «un montón de horas juntos y ese buen trato entre todos hace que todo sea mucho más ameno y agradable». A la afición de Santander le pidió que «disfrute de este equipo y que se animen a acudir a La Albericia porque estos jugadores siempre van a luchar y trabajar y dentro de poco van a llegar a un nivel bastante alto».

«Todo salió a pedir de boca»
Comentarios