07.12.2019 |
El tiempo
sábado. 07.12.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

El Sinfín, a un ritmo superior que el del año pasado

Suma siete puntos en otras tantas jornadas cuando la temporada anterior, en la que hizo una enorme primera vuelta, sumaba cinco
Jorge Silva, buscando posición de disparo. / Cubero
Jorge Silva, buscando posición de disparo. / Cubero
El Sinfín, a un ritmo superior que el del año pasado

El Sinfín completó una primera vuelta el pasado curso para la historia. Una primera vuelta que le permitió incluso soñar por pelear por las posiciones europeas durante la segunda mitad de la competición. Después se desinfló, pero hasta bien entrado el campeonato se convirtió en el equipo revelación de la temporada. Se antojaba complicado mejorar esa cosecha de puntos con la que llegó a febrero pero lo cierto es que, al menos hasta la fecha, los hombres de Rodrigo Reñones lo están consiguiendo.

El Liberbank Cantabria ha llegado a la séptima jornada con siete puntos cuando, a estas alturas, el pasado curso sólo tenía cinco. Dispone de dos de ventaja y está ante un desplazamiento a Nava, la cancha de un recién ascendido. Esta cifra de puntos quiere decir que las cosas marchan bien, lo que tiene un mérito especial teniendo en cuenta los problemas con las lesiones que ha arrastrado el conjunto cántabro en este primer cuarto de competición y que confía en ir superando con la pronta recuperación de Lon.

Haber superado ya siete partidos del calendario supone estar a punto de cruzar el ecuador de la primera vuelta. El bando santanderino promedia un punto por jornada, lo que, de seguir así, le llevaría a los treinta, lo cual sería una cifra para enmarcar. Sin embargo, su objetivo no es tan alto. De hecho, su entrenador no es de los que se pone techos. Nunca nadie le oirá decir que la meta a alcanzar es la permanencia porque su intención es comprobar hasta dónde es capaz de llegar su equipo yendo jornada a jornada. Por ahora, está en una cómoda séptima plaza (está abonado al siete) que le permite estar más cerca de los de arriba que de los de abajo.

El Liberbank Cantabria comenzó la temporada ganando en casa al Bada Huesca de manera clara (27-22). De hecho, ha sido su victoria más cómoda hasta la fecha porque tampoco ha tenido muchas más. Las otras dos también han sido en La Albericia, donde, por ahora, sólo ha hincado la rodilla ante el Granollers. A partir de ahí, ha ganado también a Puerto Sagunto y el pasado sábado a Cangas. A parte de esos seis puntos, arañó un empate en Guadalajara que, durante un puñado de segundos, tuvo la certeza de que iban a ser dos.

Sobre todo, el equipo cántabro está cimentando su buen hacer en casa. Y es ahí donde hay un gran paralelismo con la primera vuelta del curso pasado, cuando logró construir un gran fortín en el pabellón de La Albericia. Tanto es así, que sólo perdió en la primera jornada, a la que llegó sin el punto de forma necesario. De hecho, le costó arrancar aunque, cuando lo hizo, incluso consiguió superar en Santander a buena parte de los que terminarían ocupando la parte alta de la tabla. Es algo que, por ahora, está por ver que vaya a conseguir también en el presente curso. Se viene ahora una fase del calendario donde podrá ponerse a prueba en ese sentido.

La campaña pasada, el equipo de Reñones comenzó sumando un empate en la cancha del Teucro. Después, perdió en casa contra Puente Genil y a domicilio contra el Huesca. Su primera victoria llegaría en la cuarta jornada ganando 30-25 al Alcobendas. Después, perdió en Cuenca, ganó al Atlético Valladolid (33-32) y cumplió como pudo con la más molesta que ilusionante visita a la cancha del Barcelona (43-19).

Los exámenes más complicados le van a llegar al Sinfín tras la visita a Nava y, por lo tanto, tras cruzar el ecuador de la primera vuelta. Después, deberá afrontar un segundo partido a domicilio consecutivo y lo hará contra quien se ha convertido en uno de los grandes y actual segundo clasificado, que es el Cuenca. La semana siguiente tocará recibir al Ademar para visitar después Barcelona. Por lo tanto, hará frente a tres jornadas consecutivas en las que será harto complicado sumar.

Los hombres de Reñones no tienen jornada esta semana por los compromisos internacionales de la selecciones que provocan un parón liguero. Esto, sumado al hecho de tener que afrontar dos desplazamientos consecutivos, provocará que no vuelva a haber partido en La Albericia hasta el próximo 16 de noviembre. Habrá pasado prácticamente un mes desde la última vez que jugó ante su gente. Habrá que ver si para entonces, como ahora, sigue manteniendo o incluso mejorando el ritmo de puntuación que mantenía el curso pasado a estas alturas.

loading...
Comentarios