19.11.2019 |
El tiempo
martes. 19.11.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

El Sinfín debuta en Copa con Basualdo como único pivote

El equipo santanderino se juega el pase a la tercera ronda en Ciudad Real, a donde no viajaron Lon, Muñizy Postigo

Nacho Vallés, lanzando desde la primera línea. / J.R.
Nacho Vallés, lanzando desde la primera línea. / J.R.
El Sinfín debuta en Copa con Basualdo como único pivote

La Copa del Rey siempre es diferente. Tiene un sabor especial. No hay tantas obligaciones ni tanta trascendencia sobre la cancha porque, sobre todo, mandan las ilusiones. Más aún, a estas alturas de la competición, cuando llegar a la ‘Final four’ aún se ve muy lejos y todavía no han entrado en juego los equipos que sí tienen grandes aspiraciones. En el caso del Sinfín, acude a Ciudad Real con el gen competitivo intacto porque no hay quien se lo quite pero sabedor de que su verdadera biografía la escribe cada fin de semana.

El equipo de Rodrigo Reñones se va a jugar el pase en una cancha mítica que ha vivido muchas glorias gracias al balonmano pero que ahora vive otra realidad. En el fondo, está escribiendo un relato similar al de La Albericia, que pasó de jugar copas de Europa a no jugar nada y, al final, disfrutar de un nuevo proyecto como el Sinfín. En Ciudad Real, donde, como en Santander, también disfrutaron del mejor Talant Dujshebaev, también han comenzado de cero con un nuevo proyecto al que, por ahora, también le está costando escapar de la categoría de plata. En su día también le costó al club de Servando Revuelta, que primero se tuvo que asentar hasta que fue capaz de dar el gran salto. Por ahora, ya llevan dos playoffs de ascenso consecutivos pinchando en hueso. En la primera de ellas, coincidió con su rival de hoy, que, de hecho, fue quien se llevó el gato al agua.

En un principio, debería notarse la diferencia entre un equipo que compite en Asobal y otro que lo hace en División de Honor Plata. Sin embargo, hay otros factores que pueden igualar la balanza. En primer lugar, está el hecho de que los manchegos jueguen en casa, por lo que se ahorran un desplazamiento y las dificultades laborales que han encontrado los jugadores del conjunto cántabro. Y es que, a la ya conocida baja de Herrero Lon, que aún se está recuperando de la rotura de fibras en la que profundizó en el partido ante el Granollers, se suma las de Diego Muñiz y Postigo. Y la del primero de ellos es la que en más problemas mete a su entrenador porque, de esta manera, se acumulan las bajas de sus dos pivotes. 

Herrero Lon suele ser quien ejerce de pivote ofensivo y Diego Muñiz quien ejerce ese rol en defensa. Ambos son dos baluartes en cada una de sus facetas pero el segundo ha venido multiplicándose y actuando en las dos áreas. Y es así como el equipo cántabro logró la victoria en casa ante Puerto Sagunto y como dio verdadera guerra al potente Ciudad de Logroño durante 45 minutos. Sin embargo, hoy tampoco estará él.

A Reñones, por lo tanto, no le queda más remedio que jugársela con el joven Basualdo, internacional con la selección española junior y una de las principales perlas que tiene por pulir la cantera del Sinfín, ya que él sigue jugando habitualmente con el filial cada vez que tiene posibilidad de hacerlo por mucho que vaya convocado con el primer equipo y dispute incluso unos minutos con el mismo. Hoy le tocará asumir una mayor responsabilidad y bueno es que el gran paso lo dé ante un equipo de una categoría inferior para no tener que pegarse con pivotes de Asobal. En algo se tiene que notar.

Con todo, es difícil pensar que el joven jugador cántabro vaya a cargar con la responsabilidad durante todo el partido, por lo que a Reñones le tocará buscar alguna solución añadida. Ha habido precedentes similares en los que ha apostado por jugar con Álex Barco en el centro del área en ataque. Es una opción que gana enteros teniendo en cuenta que Ángel Iglesias ya cuenta con el alta desde la semana pasada y que podrá ocupar el extremo derecho. En el izquierdo, ante la ausencia de Postigo, será el joven Lastra quien tenga una buena oportunidad de enseñar todas sus virtudes a Reñones en juego real.

La Copa es un objetivo secundario pero Rodrigo Reñones no entrega ningún partido ni ninguna competición. Le toca jugársela a domicilio y, de ganar, podría traer el torneo copero a La Albericia, lo que siempre resultaría un premio para su gente. Afrontar el partido con las limitaciones con las que lo harán supone un reto que superar y a buen seguro que así se lo plantearán. Delante van a tener a un rival extra motivado no sólo por jugar en casa, sino por tener delante a un equipo de la máxima categoría. En el Quijote Arena están deseosos de volver a vivir buen balonmano y volver a ver a algunos de los mejores jugadores a nivel continental y, hasta el día que logren el ascenso, se antoja una buena oportunidad la Copa.

El conjunto manchego parte como uno de los favoritos a luchar por el ascenso aunque, por ahora, no han comenzado tan bien como esperaban. De hecho, suman cuatro puntos en otros tantos partidos que se corresponden con las dos victorias cosechadas en sus partidos como local. En casa ganan y fuera pierden. Así ha sido hasta ahora. Y hoy juegan ante su gente, por lo que la dificultad de la empresa parece clara. La parte positiva para los aficionados del Liberbank Cantabria es que, a pesar de que su equipo jugará muy lejos, podrán seguirlo por el canal de Youtube del Ciudad Real. Esto demuestra que, aunque está en División de Honor B, el club manchego ya tiene, antes incluso de lograr su gran objetivo, una estructura de categoría superior.

Comentarios