17.10.2019 |
El tiempo
jueves. 17.10.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

El Sinfín cae en Valladolid

Un jugador del Sinfín intenta superar la defensa del Valladolid. / LOF
Un jugador del Sinfín intenta superar la defensa del Valladolid. / LOF
El Sinfín cae en Valladolid

El Recoletas Atlético Valladolid sumó su primera victoria de la temporada merced a su gran defensa, perfectamente sellada con un Carlos Calle que hizo 19 paradas, y dejó sin opciones a un Cantabria que no pudo sacar un as de la manga ante un rival muy seguro.

El cuadro local salió muy centrado, con las ideas claras sobre lo que tenía que hacer en defensa, y totalmente enchufado en el plano ofensivo, lo que sorprendió al equipo cántabro, incapaz de superar la barrera levantada por los vallisoletanos, brillantemente culminada en Carlos Calle. El dominio del juego y, por ende, del marcador fue para los de Óscar Ollero, que establecieron un parcial de 4-0 en los diez primeros minutos que obligó al técnico del equipo visitante, Rodrigo Reñones, a solicitar un tiempo muerto, tras el que hizo diversos cambios.

Su objetivo era frenar el rápido ritmo impuesto por los vallisoletanos, pero estos mantuvieron la intensidad defensiva y una buena circulación de balón, lo que les permitió aumentar la renta hasta los seis goles (7-1) ante un Cantabria al que le suponía un gran esfuerzo superar la muralla levantada por el Recoletas.

Esa presión defensiva de los locales se tradujo en más exclusiones, pero, ni con superioridad, los cántabros fueron capaces de hallar resquicios en la defensa local y las diferencias se mantuvieran en los seis goles al descanso (15-9).

El partido continuó por los mismos derroteros tras la reanudación, con un Recoletas muy serio en la faceta defensiva y con las ideas claras en ataque, ante un Cantabria incapaz de encontrar alternativas para sorprender a su rival.

Cuando parecía que el partido estaba resuelto, el Cantabria apretó el acelerador y supo aprovechar los errores que cometieron los locales, con Torriko como baluarte, para iniciar la remontada (25-22) a falta de seis minutos para el final.

Óscar Ollero tuvo que pedir un receso para reorganizar el juego e impedir que los cántabros siguieran con su dinámica positiva, y esa llamada de atención tuvo su recompensa, ya que sus jugadores volvieron a recuperar su mejor versión para amarrar el choque y sumar los dos primeros puntos a su casillero.

Comentarios