03.12.2020 |
El tiempo
jueves. 03.12.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

El Sinfín se aferra a la heroica para hacer historia

Este mediodía recibe al Balonmano Benidorm, al que tiene que ganar por nueve goles para clasificarse para la fase final de la Copa Del Rey

Basualdo, defendiendo durante el partido de ida. / lof
Basualdo, defendiendo durante el partido de ida. / lof
El Sinfín se aferra a la heroica para hacer historia

Si ya de por sí clasificarse para la fase final de la Copa del Rey supondría un hito histórico para el Balonmano Sinfín, conseguirlo después de haber perdido por ocho goles (29-21) en el partido de ida sería mucho más que eso. Convertiría el partido de este mediodía en un capítulo para el recuerdo que nadie querría haberse perdido. Por esa razón, aunque el objetivo se antoja ciertamente complicado, será mejor pasarse por el pabellón de La Albericia para, en el caso de gesta, poder decir aquello de ‘yo estuve allí’.

No se esperaba el equipo de Rodrigo Reñones un correctivo como el que sufrió el pasado jueves. Su intención fue volver con la eliminatoria viva para que se jugara de verdad en La Albericia pero se le han complicado las cosas al máximo. Ese resultado y, además, haberse quedado en los 21 tantos, le va a obligar a ganar por nueve goles. Son las cuentas claras que tiene que tener en mente. Y lo primero que ha de hacer es creérselo porque, de no hacerlo, no tendrá nada que hacer. El precedente más claro que tiene es la visita del Benidorm a Santander en liga y entonces los cántabros ganaron por cinco goles. Hoy no sería suficiente, pero tampoco es mala manera de dar un primer paso.

Aunque el Liberbank Cantabria tiene que ganar por nueve, debe tener claro que el primer paso estará en la defensa. Sólo sintiéndose fuerte atrás atacará con la ambición de dar la vuelta a la eliminatoria. En ese sentido, Reñones recupera a un hombre clave como Diego Muñiz, que no pudo jugar el partido de ida por cuestiones laborales. Hay que bajar la persiana de la portería y estar finos arriba, correr y marcar goles fáciles a la mínima que se acierte en defensa o bajo palos. Parece claro que el equipo santanderino necesita un partido casi perfecto.

El encuentro se disputa a una hora extraña, pero puede ser un buen plan acudir al pabellón a dar un empujón al equipo. Porque el calor de la grada va a resultar fundamental para que los hombres de Reñones se lo crean primero y lo intenten después. Como las cosas vayan bien desde un principio, se puede ir generando un caldo de cultivo que puede sacar de los nervios a un Balonmano Benidorm que, además, ya sabe lo que es perder cuantiosas ventajas a estas alturas de la competición.

Y es que, en las últimas temporadas, el Benidorm dejó escapar la posibilidad de clasificarse para la fase final tras ver cómo los rivales, Teucro y Bidasoa, le remontaban en el partido de vuelta las amplias diferencias logradas en la ida, mientras el pasado año quedó fuera por el valor de los goles en pista contraria. Ha dado muchas veces en el palo y por eso ansía en que este año sea por fin el bueno. Cuentan con una ventaja envidiable pero Fernando Latorre, el entrenador del bando alicantino, es consciente de que sus jugadores no pueden confiarse. «Nos queda un partido a vida o muerte y vamos a ver si somos capaces de aguantarlo», comentó el entrenador, quien se mostró satisfecho del paso adelante que han dado algunos de sus jugadores tras la lesión del cubano Jorge Pabán, máximo goleador del equipo. «Al no contar con un zurdo tenemos menos recursos, por lo que hay que hacer las cosas más sencillas», indicó Latorre, quien pronosticó un partido de vuelta «complicadísimo» en el que el Benidorm debe saber «jugar con el marcador y la diferencia». El cubano Ángel Rivero y el pivote Gonzalo Porras, ambos en periodo de recuperación, también son bajas para este encuentro. Por parte del Sinfín, la única ausencia será la de Alberto Pla.

El Sinfín se aferra a la heroica para hacer historia
Comentarios