09.04.2020 |
El tiempo
jueves. 09.04.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

SINFIN

Reñones ya tiene al segundo portero que estaba buscando

El Sinfín ficha hasta fin de curso a Elcio Carvalho, joven cancerbero de cabo verde que llega procedente de la liga portuguesa

Reñones posa con su nuevo portero. / BM Sinfín
Reñones posa con su nuevo portero. / BM Sinfín
Reñones ya tiene al segundo portero que estaba buscando

El Sinfín alcanzó el parón liguero de casi dos meses con el prioritario objetivo de reforzar su portería. Y lo ha conseguido. Ha tardado, pero cuando mañana mismo se retome la competición liguera, Rodrigo Reñones por fin podrá contar con dos guardametas profesionales para afrontar el partido. El club cántabro ha fichado a uno sobre la bocina, a escasas horas de que arranque la competición liguera y dos días después de la dolorosa eliminación copera contra el Balonmano Benidorm. Elcio Carvalho, que es como se llama, ha llegado tarde pero ha llegado, que es lo importante.

El club santanderino ha ido al país vecino en busca del portero que ansiaba para sumar competencia a su portería. Es joven porque sólo tiene 23 años y es alto como lo suelen ser los porteros de balonmano. Mide 194 centímetros y pesa 104 kilos. Es natural de Cabo Verde pero ha llegado a Santander procedente de la liga portuguesa y, en concreto, del Juvetude Desportiva do Lis, para ponerse a las órdenes de Rodrigo Reñones hasta finales de mayo, que es cuando se bajará el telón del curso.

En el Sinfín eran conscientes de que estaban cojos. Nunca han tenido la posibilidad de disfrutar de una plantilla larga y siempre han tenido puestos donde cualquier baja se notaba mucho más que en otras. No solía ser la portería porque se trata de un puesto fundamental, ya que no hay equipo que funcione bien si no dispone de un buen portero. El curso pasado, Reñones llegó a contar hasta con tres guardametas, ya que a Samuel y Villamarín, que fueron los que habían logrado el ascenso, se les sumó Salvarrey. En principio, sólo este último iba a continuar esta campaña y por eso el club ató a Mijuskovic durante el pasado verano. Confiaba en tener cubierto el puesto con esta pareja pero poco antes de iniciarse la competición, sufrieron la baja del cántabro, por lo que se quedó solo el montenegrino.

Si pareció extraño contar con tres porteros el curso pasado, más aún lo fue contar sólo con uno. Para compensarlo, ha habido siempre algún joven valor de la cantera en el banquillo, pero apenas ha sido para jugar en Copa y sólo minutos sueltos en liga, ya que lo contrario habría corrido el peligro de resultar precipitado, ya que aún no están preparados para llevar esa carga. De este modo, Reñones nunca ha tenido la opción de cambiar de portero cuando Mijuskovic no estaba acertado para intentar cambiar el rumbo de un partido. Es una herramienta que ha echado de menos porque, además, el montenegrino tampoco ha rendido al nivel esperado.

De este modo, con la llegada de Carvalho, el club confía no sólo en sumar una alternativa más bajo palos, sino en apretar también a Mijuskovic para que intente llegar a su mejor nivel. Era un refuerzo fundamental de cara a la segunda vuelta y cuya necesidad ya quedó patente durante la eliminatoria copera, en la que el guadameta montenegrino siguió sin rendir a su mejor nivel. El plantel queda ahora más cerrado y parte con mayores garantías al reto que se le presenta en la segunda vuelta, que, por encima de todo, es no repetir las firmadas en sus dos últimas campañas en la máxima categoría.

El Sinfín siempre ha ido de más a menos y ya sabe que no puede repetir una inercia así. Para eso, ha de empezar a sumar desde ya para ahuyentar cualquier duda porque el primer partido que se le presenta será ante el colista de la categoría, un Bada Huesca del que conseguiría alejarse casi definitivamente si es capaz de ganarle. El partido se ha adelantado al día de mañana a partir de las ocho y media de la tarde. Para entonces, el técnico cántabro ya podrá contar de su nuevo portero porque éste, de hecho, ya entrenó a sus órdenes el martes por la tarde. Al no ser un jugador de campo, tampoco necesita conocerse todo el recetario táctico. Llega al balonmano español con ganas de hacerse un hueco y eso se consigue con buenas actuaciones como las que espera ofrecer a partir de mañana.

El equipo santanderino jugará habiendo superado ya la incógnita que ofrece siempre el primer partido tras el largo parón invernal, ya que ha disputado ya dos partidos, que son los correspondientes a la eliminatoria de Copa que perdió contra el Balonmano Benidorm. Fuera de casa perdió por ocho goles y ahí tiene un buen aviso de la necesidad de salir enchufado mañana en Huesca, ya que de nuevo jugará como visitante.

Comentarios