10.04.2020 |
El tiempo
viernes. 10.04.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

SINFÍN - GUADALAJARA

Que se decida en La Albericia

  • El Sinfín juega esta noche (21 h.) en guadalajara el partido de ida de la tercera ronda de la Copa Del Rey  
  • Reñones no podrá echar mano de Diego Muñiz, Cristian Postigo ni Alberto Pla
Ander Torriko, superando la defensa del Ciudad Real en la anterior eliminatoria copera. / ALERTA
Ander Torriko, superando la defensa del Ciudad Real en la anterior eliminatoria copera. / ALERTA
Que se decida en La Albericia

La Copa del Rey se ha convertido para el Sinfín en la mejor oportunidad de acabar el año y afrontar el parón liguero desprendiéndose de esas malas sensaciones con las que ha concluido la primera vuelta liguera. Ha acumulado tres derrotas consecutivas que le han dejado con once puntos pero, cuando menos, ahora dispone de un doble partido copero con el que poder llevarse una alegría y, también así, dársela a su afición antes de despedirse de ella hasta el próximo mes de febrero.

Su rival es el Guadalajara. En esta tercera eliminatoria, al contrario que en la anterior, el superviviente se decide a doble partido. Y de nuevo tocará ir a La Mancha. En su debut copero de esta temporada, los hombres de Rodrigo Reñones se la jugaron en Ciudad Real, donde ganaron de manera solvente. Aquel era un rival de inferior categoría. No es algo que vaya a suceder esta vez. El equipo manchego también pelea con el Liberbank Cantabria en Asobal y esta noche jugará en su cancha con la esperanza que da haber dado la talla en ese mismo escenario hace apenas un par de meses.

Fue en liga. Y los hombres de Rodrigo Reñones sumaron un valioso empate que les permitió sumar un siempre rico punto a domicilio. Lo malo es que en esta ocasión no podrá acudir a la cita con sus mejores jugadores porque algunos de ellos se van a tener que quedar en casa por cuestiones laborales. Es lo que ha sucedido cada vez que ha habido que jugar fuera. De este modo, serán Cristian Postigo y Diego Muñiz quienes no puedan tomar parte del encuentro. Sucedió así también en el anterior partido copero contra el Ciudad Real y en el primer partido entre semana del año, que fue ante el Barcelona un martes por la mañana. La diferencia estuvo en el que disputó hace apenas quince días en Puente Genil. Aquel sí era un partido clave que podía marcar el futuro del equipo en la competición y los dos encontraron la manera de estar con los suyos. La semana pasada, el extremo incluso viajó en coche particular para poder estar en Irún. Sin embargo, de nada sirvió en ninguna de las dos ocasiones. De hecho, fue tras el paso por vestuarios de aquel encuentro en tierras cordobesas cuando se inició una preocupante cuesta abajo que le impidió alcanzar el ecuador con una sonrisa en la boca.

No poder contar con Muñiz es siempre un problema. El Sinfín es un equipo que necesita sentirse fuerte y poderoso en la retaguardia y, en ese sentido, el pivote es su mayor baluarte. Sin embargo, su ausencia también significa que el joven Basualdo va a tener su oportunidad. Y eso también es positivo. Se trata de un valor que necesita ser pulido y para eso también precisa de minutos. Y la Copa del Rey puede ser un buen momento para ir acumulando bagaje y experienca. Por su parte, en el puesto de Postigo será Lastra quien pueda disfrutar de la práctica totalidad del partido. Ya lo hizo, por ejemplo, en Ciudad Real y completó un gran encuentro. Tanto es así, que le sirvió para comenzar de inicio en la siguiente jornada liguera.

Quien tampoco acudirá a Guadalajara será Alberto Pla, que suma ya casi un mes de baja por culpa de una fractura en un dedo. Su gran objetivo es poder estar al cien por cien cuando se retome la competición en febrero. De este modo, al jugador cántabro le toca quedarse en casa y, como los aficionados, esperar al viernes para despedir La Albericia. Será entonces, a partir de las ocho de la tarde, cuando se dispute el partido de vuelta. Puede ser un gran día porque el horario, con la Navidad a la vuelta de la esquina, antes de un fin de semana y con las vacaciones escolares recién estrenadas, resulta altamente atractivo. Ese partido lo puede tener todo para que sirva como invitación a ser un fiel del Sinfín pero, para eso, es fundamental que la eliminatoria vuelva de La Mancha con vida.

Esto último quiere decir que los hombres de Rodrigo Reñones deberían tener prohibido volver con una amplia derrota. Es importante recuperar sensaciones y dar continuidad a algunos síntomas que ya se vieron en Irún hace casi una semana para conseguirlo. De hacerlo, se puede esperar de todo para el viernes en La Albericia. La Copa, al final, se puede convertir en un último asidero desde el que poder comerse el turrón con buenas sensaciones y, además, seguir vivo en una competición que, superando una última ronda, ya permite disputar la siempre atractiva final a 8 con la que termina la Copa en los últimos tiempos.

Comentarios