18.10.2019 |
El tiempo
viernes. 18.10.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

Primer viaje para el Sinfín

  • El equipo cántabro juega en la cancha del Atlético Valladolid, que viene de perder contra un recién ascendido  
  • Rodrigo Reñones tendrá a todos los hombres a su disposición
Diego Muñiz, pivote del Cantabria, en el partido de hace siete días en La Albericia. / José Ramón
Diego Muñiz, pivote del Cantabria, en el partido de hace siete días en La Albericia. / José Ramón
Primer viaje para el Sinfín

La mejor manera de afrontar el primer desplazamiento de la temporada es habiendo ganado los dos primeros puntos que se pusieron en juego en casa. Eso sucedió hace siete días. Hoy al Sinfín le toca coger el autobús para jugar en territorio hostil pero no se tendrá que ir muy lejos. El primer viaje no será un golpe agotador en forma de horas y horas de autocar porque le toca ir a Valladolid. No se puede quejar. Y se medirá a un rival que afronta su primer partido como local de la peor manera posible, que es habiendo perdido en la primera jornada en la cancha de un recién ascendido. La historia acaba de empezar, pero eso ya incorpora una cierta dosis de presión. Y todo suma.

El Atlético Valladolid perdió la semana pasada contra Nava por dos goles y por eso estará un poco más obligado de lo normal a las primeras de cambio. Más aún, cuando se mide a un Sinfín que, de marcharse con todo el botín de Huerta del Rey, ya se alejará cuatro puntos del equipo pucelano. E ir sumando víveres a la despensa por mucho que aún estemos en el segundo capítulo de una historia que tiene treinta es siempre positivo. Por eso nadie puede dudar de que los hombres de Reñones van a salir a jugar con el cuchillo entre los dientes.

Ambos equipos se conocen bien. No sólo porque se han cruzado en numerosas ocasiones en los últimos años, sino también porque se vieron las caras en pretemporada. De hecho, fue el primer amistoso de los hombres de Reñones, que sucumbieron con contundencia. Los dos saben que la historia de entonces no se parecerá nada a la de hoy, pero sí sirve para que la carpeta de apuntes esté repleta.

Tanto vallisoletanos como santanderinos han mantenido una cierta continuidad en sus proyectos en los últimos tiempos, pero este verano ha habido cambios en la capital castellana. Han perdido a alguno de sus mejores hombres y también a su entrenador, que se fue a entrenar a todo un campeón de Europa. Algo bueno habrá hecho para conseguirlo. En cuanto a los jugadores, a buen seguro que echarán en falta, y más aún en estos primeros compases de curso, a Héctor González y a Abel Serdío. Este último ha fichado por el Barça, lo cual ya da muestras del nivel del que estamos hablando. Para intentar que estas dos bajas se noten lo menos posible, se han hecho con los servicios de Patrianova, Dourte y Clauido Ramos, que proceden del Benfica, el PSG y el Balonmano La Rioja, respectivamente. En el banquillo, el puesto de Pisonero lo ha ocupado Óscar Ollero. Se trata de un hombre de la casa, que durante un buen tiempo ha sido ayudante de su antecesor en el cargo y que ahora está ante su gran oportunidad de saltar a primer plano.

La primera experiencia de Ollero no resultó positiva y hoy estará ante su presentación oficial frente a una afición que a buen seguro le mirará con lupa. Lo hará con la baja de Miguel Camino y con la duda de Jorge Serrano y Roberto Turrado. Quien sí estará será el otro Camino, Diego, que lleva tiempo siendo la auténtica referencia del conjunto pucelano y siempre una de las principales armas ofensivas de su equipo. Lo bueno es que los jugadores del Sinfín le conocen bien. La matrícula está más que tomada.

gran semana. Lo cierto es que ha sido una gran semana para el Sinfín no sólo por haber comenzado con buen pie la temporada, sino porque hace apenas dos días fue nombrado seleccionador español junior su entrenador, Rodrigo Reñones. Es todo un reconocimiento a la labor de este último pero también al crecimiento que está desarrollando el propio club. Es una evolución que no quiere detener, por lo que ambiciona mejorar aún sus prestaciones respecto al curso pasado. Y para eso hay que mostrarse también temible como visitante.

El técnico santanderino podrá contar con todos sus hombres. La plantilla goza de salud, libró bien la siempre intensa y peligrosa pretemporada y ha comenzado con todos sus hombres a bordo y entonados. Hay que aprovechar este amago de dinámica positiva para subirse a una buena ola que le permita jugar sin presión para enseñar todo su mejor balonmano. Delante habrá un rival un tanto tensionado ya por su primer tropiezo y porque es consciente de que hoy necesita quedarse con los puntos porque se le viene encima un calendario tremendamente exigente.

El Atlético Valladolid, que el curso pasado puso freno a la gran evolución que venía mostrando en los últimos años, es consciente de que delante se va a encontrar dificultades. «Preveo un partido complicado», comentó ayer su entrenador Óscar Ollero. «Sinfín tiene un ataque directo muy bueno, un gran lanzamiento exterior, algo que a veces se nos atraganta porque no tenemos una defensa profunda. Si conseguimos parar todo esto tendremos mucho ganado. Debemos hacer un partido con nuestras virtudes, con pocas perdidas de balón, para poder sacar el partido», añadió el técnico pucelano, que afirmó que aún queda tiempo para terminar de acoplar bien a los recién llegados.

Mientras, el capitán del equipo, el anteriormente mencionado Diego Camino, recordó que ambos equipos se conocen «de la pretemporada, de otras temporadas anteriores y de otras divisiones». En concreto, destacó que Reñones dispone de «una plantilla con mucha continuidad» y que, en definitiva, es un equipo «que juega muy bien, con un estilo de balonmano que sabe sacar mucho provecho, muy estable y sin errores». «Será un partido complicado con un juego que se nos atraganta bastante. Debemos intentar imponer nuestro estilo y marcar el ritmo más beneficioso para nosotros», añadió. En manos del Sinfín está intentar que suceda todo lo contrario para quedarse con dos puntos que le sabrían a oro. El desenlace de la historia, en el pabellón Huerta del Rey a partir de las siete.

Comentarios