20.09.2019 |
El tiempo
viernes. 20.09.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

Premio para Rodrigo Reñones

El entrenador del Cantabria Sinfín ha sido nombrado nuevo seleccionador español junior, cargo que podrá combinar sin problemas con su labor en su equipo

Rodrigo Reñones, durante el partido del pasado sábado en La Albericia ante el Bada Huesca. / José Ramón
Rodrigo Reñones, durante el partido del pasado sábado en La Albericia ante el Bada Huesca. / José Ramón
Premio para Rodrigo Reñones

La trayectoria de Rodrigo Reñones al frente del Sinfín no podía pasar desapercibida. Menos aún, para la gente de balonmano. El técnico cántabro se está labrando una gran reputación en el seno de un club modesto que siente como propio y de cuya mano quiere crecer él mismo como profesional del banquillo y esta misma semana ha recibido una noticia que le ha cogido con el pie cambiado pero que ha recibido con una gran ilusión. Se le va a acumular el trabajo, pero es un trabajo que gusta porque ya es el nuevo seleccionador español junior. Desde ya mismo, compaginará ambas tareas, algo que podrá hacer sin problema porque las concentraciones del combinado que va a encabezar coinciden con las de la selección absoluta y, por lo tanto, con los parones de la liga Asobal.

El nombramiento fue hecho oficial en la tarde noche del pasado miércoles. Fue entonces cuando fue aceptada la propuesta de Jordi Ribera, que, además de ser el seleccionador absoluto, es el director técnico de la Federación Española de Balonmano. Reñones no se lo esperaba. Ni siquiera había oído canto de sirena alguno previamente. «Me quedé sorprendido cuando me lo ofrecieron», confiesa. Apenas se lo tuvo que pensar demasiado porque supone un nuevo reto en su carrera que asume con ilusión. Como no podía ser de otra manera, asegura estar «contento por la confianza» que el propio Jordi Ribera ha depositado en él. Algo bueno ha visto durante todos estos años en el banquillo del equipo santanderino, con el que ha disfrutado de dos ascensos a la máxima categoría.

Reñones tendrá que ver ahora aún más balonmano del que ya ve para estudiar a sus oponentes en liga Asobal y conocer al dedillo qué se cuece entre los juveniles del balonmano español. Es algo a lo que no tiene miedo y que acepta con ilusión. Todo lo que gire en torno al balonmano le parece bien. Además, el propio club saldrá beneficiado de tener en su seno a una figura que conocerá perfectamente qué es lo que viene con vistas al futuro en cuanto a jugadores se refiere.

A buen seguro que, a la hora de realizar el ofrecimiento, desde la Federación tuvieron en cuenta la puerta que constantemente mantiene abierta Reñones y el Sinfín a las categorías inferiores. Hay jóvenes y buenos jugadores que han crecido mucho a su lado y que han ido evolucionando hasta asentarse en la máxima categoría. Uno de los últimos ejemplos es el de Basualdo, que el pasado mes ya estuvo concentrado con la selección junior y que está llamado a ser una pieza importante del Sinfín del futuro. Ahora lo que le toca es ir aprendiendo y lo hará de la mano del entrenador santanderino.

Tras la sorpresa inicial, el técnico cántabro asume el reto con «ganas de empezar» y, sobre todo, «mucha ilusión por contribuir a que los jóvenes jugadores del panorama nacional se formen y compitan a un buen nivel». Se trata de un trabajo enfocado, además de a conseguir buenos resultados, «a que en un futuro alcancen la selección absoluta, que, al fin y al cabo, ese es el objetivo de las selecciones de categoría base», afirma. «Nuestra selección absoluta está llamada a pelear por todos los títulos en el balonmano tanto europeo como mundial, por lo que la preparación de base será esencial para que el combinado senior se surta de la calidad de los más jóvenes», concluye Reñones.

Compaginar el trabajo con el Liberbank Cantabria Sinfín y con la selección española junior no supondrá un problema para el responsable de la escuadra santanderina, «puesto que las concentraciones con el combinado nacional coinciden con los parones que sufre la Liga Asobal para las concentraciones de las selecciones absolutas». «Lo que sí tendremos claro es que tanto para mí como para los integrantes de ambos equipos con los que trabajaré, supondrá un mayor esfuerzo para que el trabajo se vea recompensado por los resultados», reconoce.

En el propio Sinfín recibieron con ilusión y orgullo la designación porque, en el fondo, también se trata de un reconocimiento, desde el máximo organismo del balonmano español, del buen trabajo que están realizando. Y es que, es imposible entender la figura de Rodrigo Reñones sin la del propio club que preside Servando Revuelta. De hecho, la vinculación es absoluta y el entrenador nunca ha querido escuchar las múltiples ofertas que ha recibido para desarrollar su carrera fuera de Santander. Ahora podrá hacerlo, pero sin perder sus lazos con la entidad de la que se siente parte.

Comentarios