27.02.2020 |
El tiempo
jueves. 27.02.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

TORRELAVEGA - VILLARANDA

Partido prácticamente perfecto del BM Torrelavega

Con una defensa repleta de intensidad y una portería magistral, los de Mozas dejaron al Villa de Aranda en tan solo 15 goles

Nico Colunga lanza desde el extremo. / Saúl Ceballos
Nico Colunga lanza desde el extremo. / Saúl Ceballos
Partido prácticamente perfecto del BM Torrelavega

La sabiduría popular afirma que nunca un mar en calma hizo bueno a un marinero. Con siete jugadores en la grada por lesión y otros dos con problemas físicos sobre la pista, el BM Torrelavega ha demostrado que tiene capacidad para navegar en cualquier agua y ante cualquier adversario. Sobre todo si la singladura transita por un Vicente Trueba convertido desde hace semanas en un fortín casi inexpugnable. Una trampa en la que un trasatlántico como Blasgón y Bodegas Ceres BM Villa de Aranda encalló desde el primer minuto y de la que no encontró forma de escapar.

Con la grada volcada y un ambiente extraordinario, el partido comenzó derrochando intensidad. Naranjas y amarillos saltaron al Trueba dispuestos a dejarse la piel en un partido en el que se ponían en juego mucho más que dos puntos. Ese exceso de ímpetu derivó en algunos errores en el pase pero también en un partido en el que nadie regalaba nada.

Así, tras dos intervenciones consecutivas de Murillo Araújo, Isi Martínez encontró un hueco entre uno y dos para poner el 3-2 en el electrónico. Los Mozas eran un maquina perfectamente engrasada en la que Casanova y Abalos ponían el músculo a una defensa casi perfecta. Cangiani voló a la contra para fusilar a Luis de Vega y hacer el 5-2. El partido estaba en donde querían los locales y Alberto Suárez no tardó en mover piezas. El técnico visitante dio entrada a Javi García para tratar de fijar un poco mejor a la zaga cántabra. Sin embargo, el problema lo tenían atrás. Un Isi Martínez desatado jugaba y hacía jugar para delirio de sus aficionados. El central leonés mando a la red el 6 a 2 y forzó el primer tiempo muerto del choque.

La reacción burgalesa no iba a hacerse esperar. Parcial de 1-4, exclusión de Colunga mediante, y tiempo muerto de Mozas. El choque estaba para evitar pestañear. El receso reordenó las ideas locales y permitió a los naranjas entonarse de nuevo. Un hipermotivado Colunga se echó el equipo a la espalda para dirigir el final de una primera parte vibrante. El central local, que además recuperó dos pelotas cruciales en defensa, logró batir a Luis de Vega para dejar el tanteador en 11-7 tras una primera parte de muchos quilates.

En la reanudación, el BM Torrelavega salió a rematar la faena iniciada en el primer acto. En menos de tres minutos Murillo Araújo detuvo un lanzamiento, Fafa Cangiani marcó una contra y Fabri Casanova asistió a Marc Abalos para poner el 13-7. El Trueba era una fiesta. Sobre todo porque la extraordinaria actitud defensiva local estaba maniatando al ejercito de lanzadores de Blasgón y Bodegas Ceres Villa de Aranda. La zaga naranja no bajó su producción ni con Ábalos excluido durante dos minutos 

Recuperada la igualdad sobre la cancha, Martínez culebreó entre la defensa para provocar que la inferioridad se pasará al bando local. El leonés se está destapando como uno de los jugadores más en forma de la competición. En la acción siguiente, forzó una pena máxima que el mismo mandó al fono del arco. Poco después, logró zafarse de sus marcadores para elevar la renta naranja a seis (15-9) y provocar el tiempo muerto de Suárez. Sirvió para poco. Su equipo apenas sumaba dos goles en 11 minutos ante un adversario que era una máquina de defender y producir juego a una velocidad de vértigo El omnipresente Martínez picó la pelota para que Abalos batiera a un impotente Luis de Vega. El parcial era de 4 a 0 cuando Javi García logró batir a Murillo Araújo por el corto. Fue un espejismo porque el portero brasileño se había convertido en un coloso prácticamente infranqueable. Un minuto después sacó un pie mágico ante un nuevo lanzamiento de García. Su actuación se elevó a cátedra cuando sacó de forma consecutiva otro tiro del pivote visitante.

El rodillo naranja estaba destrozando a un adversario que venía de tres victorias consecutivas y con la vitola de mejor plantilla de la competición. Un Casanova imperial puso el 20-10 en el marcador con una rosca antológica. El chaparrón local amainó ligeramente cuando el lateral argentino fue excluido por tirar al suelo a García.  Suárez adelanto a Matheus de Novais y cambió a 5-1 para tratar de frenar al BM Torrelavega y en parte lo consiguió. Los suyos lograron capear el chaparrón y evitar una derrota aún más amplia.

Sin embargo, nada ni nadie iba a empañar la fiesta de los naranjas. A falta de tres minutos, el Trueba en pie despidió a un Murillo Araújo imperial. Además, David García se estrenó como goleador naranja desde los siete metros y Alex Alonso demostró las hechuras de jugadorazo que tiene. Todo salió perfecto en un día crítico. Y eso es síntoma de que cuando este equipo compite de verdad es muy complicado acabar con él.

Comentarios