22.07.2019 |
El tiempo
lunes. 22.07.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

Lastra culmina la apuesta por la continuidad del DS Blendio

Con la del joven extremo izquierdo cántabro, el sinfín da por cerrado el capítulo de renovaciones y deja el plantel perfilado

Carlos Lastra. / Ángela Rojo
Carlos Lastra. / Ángela Rojo
Lastra culmina la apuesta por la continuidad del DS Blendio

El Sinfín cree en los proyectos a medio y largo plazo. En el fondo, quien conoce el club sabe bien que funciona como una familia y es algo que traslada al propio vestuario, donde consiguen que los jugadores se sientan parte de un proyecto que avanza con ellos. Por eso la entidad santanderina no es de los que levanta un edificio nuevo cada verano con un buen número de salidas y de llegadas, sino que realiza los retoques justos. En el caso de esta temporada, lo hace con el objetivo de crecer y de mejorar. Por eso va a haber una continuidad casi absoluta entre los integrantes del plantel. En algunos casos ha sido complicado amarrarles porque lo bien que lo hicieron el curso pasado vestidos de negro les hizo tener muchos pretendientes, pero esa vinculación de la que se hablaba más arriba acaba siendo un plus que los jugadores ponen en la balanza a la hora de tomar una decisión.

El último en decir sí a la oferta de renovación ha sido Carlos Lastra, que completará una tercera temporada vestido de negro aportando con su juego desde el extremo izquierdo. Se trata de un jugador aún muy joven, de sólo veinte años, en cuyo margen de crecimiento creen tanto su entrenador Rodrigo Reñones como el director deportivo del club, Servando Revuelta hijo. Por eso seguirá en casa un año más. Y desde la entidad santanderina aseguran que será la última renovación.

Esto quiere decir que la plantilla queda con Mijuskovic y Salvarrey como porteros. Como pivotes, la continuidad es absoluta con Muñiz, Herrero Lon y el joven Basualdo. Para el puesto de central, Reñones seguirá contando con Nacho Valles aunque ahí también podrán jugar los laterales Torriko y Albert Pla. A esa primera línea también seguirán perteneciendo Valverde, Jorge Silva, Dimitrievski y el recién fichado Nicolás Zungiri. Por último, en el extremo izquierdo se alternarán Postigo y Lastra y en el derecho Ángel Iglesias y el retornado a casa Álex Barco. Así, los únicos que no continuarán respecto al equipo que logró ser la revelación de la primera mitad de la temporada pasada serán los porteros Villamarín y Samuel, además de Nikolai y Héctor Sola. Como se puede apreciar, la apuesta por la continuidad y por un bloque bien reconocible es absoluta.

Lastra, que culminó la campaña pasada con nueve goles, llegó al DS Blendio hace dos años, cuando el equipo se preparaba para saltar a pelear a la División de Honor Plata. «Ese año me ayudó a coger experiencia para poder afrontar el reto de militar en la liga Asobal y sin los minutos que tuve aquella temporada se me habría hecho más complicado jugar los partidos de este curso pasado», reconoce el cántabro. Su primera temporada entre los mejores del panorama estatal la cataloga como «fantástica», especialmente en lo colectivo. «Debemos poner en valor el trabajo de todo el equipo durante prácticamente toda la primera vuelta y en determinados momentos de la segunda, como la victoria frente al Ademar León para despedir el año en casa», apunta, señalando además que, «a pesar de que los resultados en algunos casos no han acompañado, el equipo siempre ha dado la cara, lo que es seña de identidad del grupo».

En lo individual, se queda «con los partidos en los que pudo aportar al equipo y ser una pieza más del grupo, pero también es importante saber qué errores se han cometido para no repetirlos». De esa experiencia espera haber aprendido y seguir haciéndolo en el seno del Sinfín, con el objetivo de «ir aportando cada vez más al equipo para poder ayudar a los compañeros, ser de mayor valor para la plantilla y poder continuar en este proyecto en el futuro».

Sobre el nuevo curso en la máxima categoría, Lastra confía en que el equipo pueda mantener «el nivel de competitividad que tuvo este año, que siga siendo una piña y que la gente que venga al pabellón se sienta identificada con el trabajo y nuestro esfuerzo que vea sobre la pista». Todo ello, sin perder de vista lo que realmente hace que un equipo mantenga su posición en la máxima categoría: los puntos. «Espero que acompañen los resultados, ya que tanto la afición, como el cuerpo técnico y la directiva se merecen que el equipo siga disfrutando de otro año en Asobal», asegura.

Comentarios