26.08.2019 |
El tiempo
lunes. 26.08.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

SINFÍN

Héctor Solá se despide mañana

El extremo ha comunicado al Sinfín que abandona la práctica del balonmano y que, por lo tanto, no continuará la próxima temporada. Se despedirá ante Ademar de León en La Albericia

Héctor Solá, en pleno lanzamiento. / Luis A. Trapero
Héctor Solá, en pleno lanzamiento. / Luis A. Trapero
Héctor Solá se despide mañana

No todo son renovaciones en el DS Blendio. Los hay que no entraban en los planes del cuerpo técnico, los hay que sí pero que han decidido aceptar alguna de las propuestas que tenían encima de la mesa y los hay que, directamente, tienen que dejar el balonmano. Aunque sólo tengan 26 años. Es el caso de Héctor Solá, que no seguirá vestido de negro la próxima temporada porque, directamente, va a dejar la práctica del balonmano por incompatibilidades personales y, sobre todo, profesionales.

De este modo, el equipo santanderino se queda sin uno de sus extremos derechos, por lo que tendrá que acudir al mercado para reforzarse. Antes, al jugador cántabro aún le queda disfrutar de sus dos últimos partidos como profesional y, sobre todo, de la posibilidad de despedirse mañana de la afición. A partir de las cuatro de la tarde, los hombres de Reñones reciben al Ademar en La Albericia y allí Solá, al igual que Samuel, tendrá la posibilidad de decir adiós a una hinchada con la que ha compartido dos temporadas.

En el caso de Solá es diferente al del portero porque ha jugado en el Sinfín en dos etapas diferentes y tiene un mayor arraigo por su condición de cántabro y jugador prácticamente de la casa. Comenzó su andadura en el equipo juvenil, desde el que pasó al equipo filial de Segunda División territorial. Fue entonces cuando se truncó esa primera e incipiente etapa por culpa de unos problemas en el hombro que le obligaron a pasar por el quirófano y que frenaron una trayectoria que cotizaba al alza.

Lo bueno fue que el joven extremo lo siguió intentando para volver a la práctica del balonmano años después. Y lo hizo en las filas del Balonmano Santoña, donde firmó una enorme temporada que llamó la atención de los técnicos del equipo capitalino, que le reclutaron la temporada pasada para formar parte de su proyecto en División de Honor Plata. Se ha asentado vestido de negro y firmando dos temporadas muy positivas con el ascenso primero y la solvente permanencia en liga Asobal, en la que ha podido debutar, después.

Admite el extremo cántabro que mantenía «una espina clavada» desde hace tiempo que, durante estas dos temporadas, ha conseguido quitarse. «Estoy muy agradecido a este club, al cuerpo técnico y a la directiva por haber confiado en mí y por haberme dado esta oportunidad», explicó el jugador cántabro.

Héctor Solá llegará a la penúltima jornada liguera, la última en La Albericia, con un total de 23 goles anotados en su primera aventura en la Asobal en 43 lanzamientos, lo que le otorga un 53% de acierto. Como sus compañeros, pondrá todo de su mano para, cuando menos, despedirse de su afición con una victoria y cortando una racha de nueve derrotas consecutivas que van camino de impedir despedir una gran temporada con un mal sabor de boca. Lo malo es que el rival que habrá delante no suele hacer prisioneros, pero torres más altas han caído este año en La Albericia.

Comentarios