11.05.2021 |
El tiempo
martes. 11.05.2021
El tiempo
El Diario de Cantabria

Cinco equipos y tres premios

Sinfín pugna con Nava, Cangas, Guadalajara y Puerto Sagunto por evitar las dos plazas de descenso que quedarían por asignar | El sábado puede borrar al último de ellos de la lista

El Sinfín está ante un partido clave el próximo sábado. / Hardy
El Sinfín está ante un partido clave el próximo sábado. / Hardy
Cinco equipos y tres premios

Cuando el Sinfín echó sus particulares cuentas, consideró que la salvación podría estar en los veinte o en los veintidós puntos. Hoy en día, es más complicado realizar esta afirmación porque todos están corriendo mucho y resulta complicado adivinar hasta dónde va a haber que escalar para mantener la cabeza fuera del agua. En el fondo, es la primera vez que la Asobal tiene 18 equipos y también la primera vez que descienden cuatro a la vez, por lo que no había precedentes a los que aferrarse. Lo cierto es que el equipo santanderino tiene 18 puntos en los 28 partidos que ya ha jugado, cifra que en buena parte de las temporadas habría servido para celebrar la permanencia, pero hoy en día no está en disposición aún de poner el champán a enfriar. Le quedan todavía seis partidos por delante en los que todavía ha de sumar un buen puñado de puntos porque por detrás vienen apretando.

Lo bueno es que el calendario de los hombres de negro es quizá el mejor de todos los que están metidos en su propia guerra. Echando un vistazo a la clasificación, parece evidente desde hace ya un tiempo que hay cinco equipos peleando por huir de las dos plazas de descenso que aún quedarían por asignar. Se antoja poco probable que Cisne, que tiene nueve puntos, o que Villa de Aranda, que tiene diez, vayan a protagonizar una gran remontada final que les permita salvarse, por lo que es el siguiente vagón del tren el que sigue metido de lleno en la pelea por la permanencia.

Quienes están sumidos en ella son Puerto Sagunto, que tiene catorce puntos; Cangas, que tiene 16; Guadalajara, que tiene 17, el Sinfín, que tiene 18, y el Nava, que tiene 19. Los dos primeros tienen, a su vez, un partido menos, por lo que la situación está bastante igualada. Por delante ya no hay nadie metido en el ajo porque el siguiente clasificado, el undécimo, es el Balonmano Benidorm, que tiene ya 25 puntos. Con él no se puede contar y, por lo tanto, todo es cosa de cinco equipos, una pequeña liga entre ellos en la que tres tendrán premio y dos serán castigados.

El Sinfín parte en segundo lugar. Sólo tiene al Nava por delante de él pero el equipo salmantino va a entrar en una fase del calendario complicada, una que el equipo santanderino ya ha dejado atrás. Debe medirse, de manera consecutiva, a Cuenca, Granollers y Ademar, rivales contra los que es muy complicado sumar. A continuación, tendrá dos duelos directos ante Cangas y Puerto Sagunto que seguramente tenga marcados en rojo al entender que debe ser ahí donde ha de ganarse la permanencia. El curso lo cerrará recibiendo a Anaitasuna.

Teniendo esto en cuenta, lo que suceda el próximo fin de semana puede resultar clave para las aspiraciones santanderinas. El equipo pilotado por Víctor Montesinos recibe a Puerto Sagunto, de quien se puede separar definitivamente porque se puede alejar a seis puntos de él, por lo que el Sinfín estaría en disposición de borrarle de su pelea particular. Siendo conscientes, además, de que Nava tiene que visitar Cuenca, una victoria del Sinfín le podría situar ya por delante y en cabeza de esta pequeña liga de cinco. Y, lo que es aún más importante, con veinte puntos en el casillero, que es una cifra que le debería dejar a las puertas de la teórica salvación.

buen calendario. Esos veinte puntos tendrían un especial valor teniendo en cuenta que al Sinfín todavía le queda jugar contra los dos últimos clasificados, esos equipos que, en el fondo, ya se saben sin opciones. Debe visitar al Cisne y recibir en la última jornada al Villa de Aranda. En medio, tiene partidos contra buenos pero, a su vez, equipos ante los que se puede dar la sorpresa. El duelo más complicado que le queda es la visita a Huesca, que está firmando una notable temporada en la que está peleando por la tercera plaza, además de tener pendiente la visita a Benidorm y la de Anaitasuna a La Albericia.

El Guadalajara, que es el equipo que tiene un punto menos que el Sinfín, también está pendiente de atravesar esa fase del calendario en la que ha de medirse de manera consecutiva a Cuenca, Granollers y Ademar. Antes, este mismo fin de semana incluso ha de visitar la cancha de Puente Genil, que actualmente es octavo en la tabla con 31 puntos, por lo que le resultará complicado volver con puntos. Es, quizá, quien tiene el calendario más complicado porque puede llegar a las dos últimas jornadas metido en serios problemas. Ahí, afrontará duelos que hoy se considerarían directos (habrá que ver si para entonces lo siguen siendo) ante Cangas a domicilio y Puerto Sagunto en casa.

Cangas ha de jugar aún un partido más, situación que se va a acentuar en los próximos días porque ha tenido que aplazar sus dos próximos partidos al detectar un positivo en su plantilla que le ha obligado a parar y a confinarse. A buen seguro que eso no le vendrá bien y hará complicado que dé la sorpresa ante los dos duros rivales con los que retomará la competición a partir del cinco de mayo, que serán el Huesca a domicilio y el Balonmano Logroño en casa. Eso le hará concentrar partidos en pocos días sabedor de que, sobre todo, se la jugará en los duelos directos que le restan ante Puerto Sagunto y Nava de manera consecutiva y como visitante y contra Guadalajara en casa. Este último encuentro corresponderá a la penúltima jornada pero, en el fondo, será la última porque la despedida y cierre será en la cancha del Barcelona, donde, en la práctica, es imposible conseguir algo positivo.

Puerto Sagunto es quien parte en peor situación pero tiene a su favor que le queda jugar contra los otros cuatro equipos de esa pequeña liga de cinco que están peleando por mantenerse con vida. Tiene en su mano una serie de duelos directos en los que, si hiciera pleno, estaría en disposición de dar la vuelta al panorama. El primero de ellos lo tiene este mismo sábado porque visita el pabellón de La Albericia. Hoy tiene al Sinfín a cuatro puntos pero el sábado por la noche podría coger el autobús de vuelta a casa a sólo dos puntos y, además, con un partido menos. De ahí que sea tan importante lo que suceda en la capital cántabra este fin de semana. Los hombres de negro tienen en su mano no sólo consolidar su buen rendimiento como locales, algo que se echó de menos durante los primeros meses de la competición, sino también ganar un tercer partido consecutivo en casa tras hacer lo propio ante Cangas y Ademar. Conseguirlo sería permitirse el lujo de despreocuparse de un rival.

Además de contra el Sinfín, el equipo valenciano también ha de recibir a Cangas y a Nava y visitar Guadalajara en la última jornada. El resto de partidos que le quedan por jugar se antojan complicados porque ha de visitar Pamplona tras pasar por Santander (está ante dos desplazamientos consecutivos), recibir a Huesca y jugar en Logroño. De ahí que deba tomarse los cuatro partidos contra los equipos ante los que pretende pelear la salvación como auténticas finales. De hacer pleno, llegaría a los 22 puntos que, en el mejor de los casos, quizá podrían ser suficientes para salvarse. Ahí puso el listón el Sinfín en su día y el tiempo dirá si acertaron o no.

Cinco equipos y tres premios
Comentarios