24.09.2020 |
El tiempo
jueves. 24.09.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

SINFIN - BADA HUESCA

En el inicio está la penitencia

El Sinfín ha comenzado tarde y mal los dos últimos partidos, los cuales ha terminado perdiendo por los mismos goles que ha encajado como primer parcial

Zungri, superando a la defensa del Granollers durante los primeros compases del encuentro del pasado sábado. / José Ramón
Zungri, superando a la defensa del Granollers durante los primeros compases del encuentro del pasado sábado. / José Ramón
En el inicio está la penitencia

El Sinfín comenzó la temporada con victoria ante el Bada Huesca, que sigue con cero puntos tras tres partidos disputados, pero no ha vuelto a sumar en las dos siguientes jornadas. Perdió en la cancha del Atlético Valladolid y volvió a perder el sábado pasado contra el Granollers. Esta última derrota fue en casa, lo que duele más porque, al menos por ahora, priva a los hombres de Rodrigo Reñones de construir un fortín en su propia cancha. En ambos encuentros ha ido el equipo santanderino siempre por detrás. No ha dominado un marcador desde que terminó la contienda ante el equipo oscense porque el mayor pecado de estos cuatro puntos que han volado para no volver ha estado localizado, sobre todo, en el tramo inicial de los partidos.

El Liberbank Cantabria nunca se ha venido abajo y siempre ha estado en partido, pero nunca le ha dado para tomar el impulso necesario para empatar la contienda después de un inicio de encuentro especialmente malo. Porque son los malos arranques de partido lo que está lastrando a los hombres de Rodrigo Reñones. Es como si entraran a los mismos con retraso, como si creyeran que el juego empieza a las seis y diez en vez de a la seis en punto.

Es algo que, sobre todo, se vio en la pista del Atlético Valladolid, donde el conjunto cántabro no sólo tardó casi doce minutos en anotar su primer gol, sino que empezó encajando un parcial de 5-0 que ya hace complicado remontar después a poco que el equipo que va por delante mantenga una buena línea. Al final, la derrota fue por seis goles. Mientras, el pasado sábado, el parcial inicial del Granollers fue de 0-3 y, casual o causalmente, la derrota del Sinfín por tres goles.

Con todo, lo que pesa es tener que ir constantemente con el gancho. Si hay una marca que ha identificado al proyecto que lidera Rodrigo Reñones durante todos estos años ha sido la intensidad defensiva. Sin ésta, el equipo se queda en la mitad. Y por eso sabe que no se puede permitir saltar a la cancha regalando minutos. Urge que encuentren la manera de llegar a la hora al partido para corregir esos primeros compases de la contienda que tan caros están saliendo. Es algo que, sobre todo el pasado fin de semana contra el Granollers, el equipo terminó corrigiendo. Logró que el equipo catalán estuviera más de diez minutos sin marcar en el primer tiempo y el técnico cántabro encontró la manera de intensificar la labor defensiva a costa de sacrificar un tanto el ataque. Es lo que hizo, por ejemplo, que Zungri acumulara muchos más minutos de pista que Jorge Silva, a quien ese año le ha surgido un duro competidor por el lateral derecho.

Los hombres de Reñones se han quedado con dos puntos en la zona baja de la clasificación, sólo por detrás de Puerto Sagunto, que tiene uno, y de Puente Genil y Huesca, que aún no han estrenado su casillero. El próximo sábado toca visitar una cancha siempre complicada como la de Guadalajara, donde el Liberbank Cantabria sabe que necesita salir con los cinco sentidos desde el primer momento para no convertir el partido en una carga pesada. Ha de encontrar la manera de encontrar su mejor versión desde que empieza a moverse el balón.

El primer paso podría ser recuperar a los jugadores que ha tenido tocados. Sobre todo, la preocupación se centra en Herrero Lon porque es el único pivote ofensivo que tiene el equipo. El pasado sábado tuvo que ejercer Muñiz los dos roles durante el primer tiempo y eso lo acabó pagando con tres exclusiones que condicionaron al equipo en la recta final de la contienda. A pesar de que la plantilla se ha visto reforzada este año con un sustituto natural para Jorge Silva, lo cierto es que sigue habiendo jugadores cuya ausencia se deja notar sobre la pista. Los dos pivotes son casos muy claros como también lo sería la ausencia de Nacho Valles o  el portero. Son estas las limitaciones con las que ha de jugar un equipo que sabe de partida que juega con menos cartas que otros. Eso no ha sido nunca un problema para resultar competitivo pero siempre que no regale minutos. Eso no se lo puede permitir.

En el inicio está la penitencia
Comentarios