19.09.2020 |
El tiempo
sábado. 19.09.2020
El tiempo
El Diario de Cantabria

El confinamiento de Aranda condiciona la agenda del Sinfín

El conjunto cántabro iba a iniciar su calendario de pretemporada con dos partidos en siete días ante el equipo arandino

Alberto Pla, en un duelo con un rival poco antes de lesionarse la temporada pasada. / alerta
Alberto Pla, en un duelo con un rival poco antes de lesionarse la temporada pasada. / alerta
El confinamiento de Aranda condiciona la agenda del Sinfín

Aranda de Duero va a quedar confinada a partir de hoy. Así lo decretó el Gobierno de Castilla León en la mañana de ayer y lo confirmó por la tarde el juez, por lo que nadie podrá salir ni entrar de la localidad burgalesa durante los próximos catorce días a no ser que lo tenga debidamente justificado. Han pasado a una especie de fase uno de la desescalada y eso va a afectar al Liberbank Cantabria porque sus primeros partidos de pretemporada iban a ser, precisamente, contra el Villa de Aranda, cuya rutina quedará condicionada a partir de hoy por este nuevo confinamiento.

De hecho, el primer duelo entre el Sinfín y el equipo burgalés, que volverá a jugar en Asobal esta próxima temporada, se iba a haber disputado mañana mismo a las siete de la tarde. De hecho, iba a ser en tierras burgalesas, a las que ni siquiera podrá entrar el equipo pilotado por Víctor Montesinos, que ayer mismo tuvo que cambiar su programación. El partido de Aranda iba a ser su debut en el banquillo del conjunto cántabro pero éste tendrá que esperar una semana más a no ser que, a contrarreloj, encuentren un nuevo rival durante el día de hoy al que medirse y con el que poder probarse. Y no es sencillo a estas todavía tempranas fechas de la pretemporada.

Lo malo es que el Villa de Aranda no iba a tardar demasiado en devolver la visita al Sinfín, ya que tenía previsto visitar La Albericia el siguiente fin de semana, concretamente el día catorce. Iba a formar parte del triangular que completaría el Ciudad de Logroño organizado por el club santanderino. El equipo arandino es consciente de que no va a estar y está por ver si el club organizador podrá encontrar otro rival.

Fue el propio club burgalés quien ayer por la tarde, después de que el juez diera por bueno el confinamiento ya decretado por la Junta de Castilla y León, quien envió un comunicado anunciando la suspensión de sus cuatro primeros partidos de pretemporada. Lo hacía por «sentido común» y «responsabilidad». También porque no le quedaba otro remedio. Recordó que dos de esos cuatro partidos eran contra el Sinfín, que un tercero sería contra el Ciudad de Logroño en La Albericia y que el cuarto también tendrá color cántabro, ya que era contra el Balonmano Torrelavega. El club asumió que la crisis sanitaria que, a día de hoy, se está cebando con Aranda, va a condicionar su preparación. «Será algo complicado teniendo en cuenta que no vamos a poder realizar amistosos y que el equipo no podrá realizar entrenamientos convencionales, ya que deberá hacerlo en grupos de diez», apuntó en el comunicado.

300 en las gradas. Por ahora, el Sinfín seguirá entrenando con todo el plantel al completo. Toca madera. Suspendido el amistoso de mañana, tocará pasar página y pensar en el debut en La Albericia, para el que incluso podrá haber público. El club presidido por Servando Revuelta ha preguntado al Gobierno de Cantabria por las condiciones en las que ha de preparar sus partidos con gente en las gradas y le han permitido la entrada de trescientas personas. La decisión que ha tomado el club para ese atractivo triangular que está por ver si se quedará en un amistoso contra el Ciudad de Logroño o encuentran un rival más para mantener el formato, es dar prioridad a los trescientos primeros abonados que se saquen el carné. En el caso de que para entonces no haya sumado el club esos trescientos abonos vendidos, se pondrán entradas en taquilla, pero si es al contrario, no se podrá entrar al pabellón sin abono. Para sacarlo, el club tiene la oficina abierta de lunes a viernes entre las diez y la una por las mañanas y las cinco y las seis por las tardes.

En un principio, el triangular que había programado el Sinfín constaba de tres partidos de cuarenta minutos cada uno. El primero medirá al equipo santanderino con el Ciudad de Logroño el sábado 14 a las cinco de la tarde. El siguiente estaba previsto que lo protagonizaran los dos equipos de fuera a partir de las 18.30 horas mientras que a las ocho de la tarde estaba previsto el duelo entre los hombres de Víctor Montesinos y el Villa de Aranda.

La plantilla del Liberbak Cantabria está a punto de completar sus dos primeras semanas de entrenamiento y por eso consideraba una buena idea haber programado para mañana un primer amistoso. Sin embargo, no podrá romper esa siempre dura rutina estival. Toca seguir avanzando con vistas a ese arranque liguero programado para el dos de septiembre. Los clubes aún están con la incertidumbre respecto a la presencia de aficionados en las gradas. El Sinfín ha tenido una buena pista en esos trescientos que el Gobierno Cántabro le va a permitir que acudan al pabellón de La Albericia. El club intentará que sean algunos más para poder dar acomodo a sus más fieles, que prácticamente doblan ese número, pero sólo la evolución de la pandemia podrá dar una respuesta a ello.

El confinamiento de Aranda condiciona la agenda del Sinfín
Comentarios