23.08.2019 |
El tiempo
viernes. 23.08.2019
El tiempo
El Diario de Cantabria

DS BLENDIO

Buen momento para escapar

El DS Blendio quiere cortar esta tarde en Cangas una racha de tres derrotas
consecutivas 

Diego Muñiz, en acciones ofensivas. / J.R.
Diego Muñiz, en acciones ofensivas. / J.R.
Buen momento para escapar

‘Corre, corre, corre, que te van a echar el guante’, cantaban los Leño de boca de Rosendo. Y es lo que debe hacer el DS Blendio para mantener su privilegiada octava plaza porque vienen apretando por detrás. Los perseguidores están con las antorchas encendidas, con hambre e incluso con cierto rencor al ver cómo un recién ascendido con quien no contaba nadie les está restando protagonismo. Las tres derrotas consecutivas que ha encajado el equipo cántabro le han consumido el colchón y hoy comenzará a jugar en la cancha del Cangas sabiendo que el Benidorm está a un solo punto y Anaitasuna y Valladolid a dos. Y no son gente de paz, sino equipos que constantemente miran hacia arriba y quieren apartar bruscamente de ahí a los pilotados por Rodrigo Reñones.

Lo bueno es que hoy parece un buen día para poner un poco de agua de por medio porque dos de esos tres perseguidores han jugado ya su partido correspondiente a la vigésimo tercera jornada del campeonato liguero. Y han perdido. Los pucelanos lo hicieron en su propia cancha ante Logroño (2731) y los navarros hicieron lo propio en Cuenca (32-25). Faltan por jugar los alicantinos, que tampoco lo tendrán fácil porque juegan en Irún. Y de allí no se escapa nadie vivo esta temporada.

Todo esto quiere decir que esta semana puede ser la idónea para recuperar la senda de la victoria y volver a meter alimento en la despensa. Porque es cierto que la primavera ya está aquí, pero al equipo santanderino aún le queda un invierno que superar porque la recta final del campeonato le va a medir con Bidasoa, Granollers, Ademar y Logroño. Y ahí va a ser complicado sumar, lo que quiere decir que necesita escapar de ese aliento que le empezaban a echar encima para no verse a sí mismo con tantas urgencias. Parece mentira hablar de éstas en una temporada tan pletórica, pero cuando uno hace las cosas tan bien, adquiere nuevas obligaciones.

Antes de hacer frente a todos esos grandes equipos anteriormente citados, el DS Blendio visita hoy la cancha del Cangas y el próximo fin de semana recibe al Benidorm. Se antojan buenos partidos para, tras la misión imposible de la semana pasada contra el Barça, volver a sentirse competitivo y recuperar la senda de la victoria. Y deberá salir a jugar con toda la intensidad del mundo porque delante va a haber un equipo con el cuchillo entre los dientes, un equipo que se juega la vida y los hombres de Reñones ya saben el plus que da eso.

Los gallegos marcan ahora mismo la salvación con sólo dos puntos de renta respecto a sus paisanos del Teucro. Quieren escapar de la quema y creen que la visita del DS Blendio puede ser una buena oportunidad para ello. Se viene un encuentro cerrado, con alternativas e intenso, sobre todo, en las defensas. Si el encuentro sigue este guión, podría ser una señal positiva para los santanderinos porque se sienten cómodos en ese contexto. Han ganado muchos partidos así.

Podrá contar el técnico cántabro con todos sus hombres, lo que siempre es de agradecer. El buen hacer del equipo en lo que se lleva desarrollado de curso le está permitiendo al club trabajar con vistas a la próxima temporada con mucho más tiempo del habitual y esta misma semana anunció la renovación de Dimitrievski, que volverá esta tarde a las canchas tras cumplir con sus dos partidos de sanción por la cartulina azul que vio ante Cuenca, mientras que está al caer la de Jorge Silva. La entidad sigue trabajando en su crecimiento y ahora confía en aprovechar la gran dinámica del equipo para terminar entre los ocho primeros y, de esta manera, ahorrarse dos eliminatorias coperas el próximo año y, de paso, convertirse en un verdadero foco de atracción para jugadores que pudieran interesar de cara a la futuro. Porque está claro que el Sinfín no puede competir con muchos otros con dinero, pero sí con proyecto. Y es éste el que quiere apuntalar.

Comentarios